Es noticia
Menú
La Policía de la Moral no desaparecerá en Irán: "Es una táctica para detener las protestas"
  1. Mundo
El régimen ayatolá no cede ni un ápice

La Policía de la Moral no desaparecerá en Irán: "Es una táctica para detener las protestas"

El fiscal general de Irán insinuó que se eliminaría la Policía de la Moral en el país, pero los activistas apuntan que no hay indicios de que el régimen vaya a tomar esta medida

Foto: El líder supremo de Irán, el ayatolá Jamenei, el 25 de noviembre. (EFE/EPA)
El líder supremo de Irán, el ayatolá Jamenei, el 25 de noviembre. (EFE/EPA)

"Es desinformación que la República Islámica de Irán haya abolido su Policía de la Moral. Es una táctica para detener el levantamiento". La activista y periodista iraní Masih Alinejad publicó este tuit después de que los medios internacionales replicaran las declaraciones del fiscal general, Mohammad Jafar Montazeri, sobre la supuesta abolición del cuerpo encargado de controlar la vestimenta de las mujeres y de asegurarse que utilizan el hiyab.

Horas antes del tuit de la activista iraní, los medios y las redes sociales se hacían eco de lo que podría ser una de las mayores concesiones del Gobierno de Irán desde que empezaron las protestas en septiembre por la muerte de Mahsa Amini. La joven kurda fue arrestada por la Policía de la Moral por llevar mal colocado el velo y murió días después mientras seguía bajo custodia de las autoridades.

Foto:  Un manifestante muestra este miércoles una pancarta de Mahsa Amini durante una protesta enfrente del edificio Reichstag en Berlín. (EFE/Filip Singer)

"La Policía de la Moral ha sido desmantelada por la misma gente que la creó", dijo el fiscal Montazeri. Además, dijo que se relajarían las políticas de vestimenta y que el Parlamento y el poder judicial estarían trabajando para conseguirlo, aunque no dio más detalles sobre los cambios que se implementarían. Las sospechas sobre la veracidad de estas declaraciones llegaron por parte de activistas y analistas porque la Policía de la Moral no está supervisada por el fiscal general y, por lo tanto, hay muchas dudas sobre el poder que puede tener para cambiar su funcionamiento o hasta decidir su supervivencia como cuerpo.

"En primer lugar, la noticia que se publicó no era oficial y luego fue negada por las autoridades oficiales de la República Islámica. La República ha declarado que tras reprimir las protestas, la Policía restablecerá la seguridad moral", explica Ravi, uno de los manifestantes que lleva en las calles desde septiembre y que prefiere mantener su identidad en el anonimato por miedo a las represalias. "Ha mentido durante estos años. Debido a la presión internacional y la resolución de la ONU, querían difundir noticias falsas para distraer al público de la realidad", añadió a El Confidencial.

Foto: Una protesta en Berlín para condenar la muerte de Mahsa Amini. (EFE/Filip Singer)

Algunos informes apuntaban que la Policía de la Moral desapareció prácticamente de las calles desde que estallaron las protestas y que las mujeres habían aprovechado esta ausencia de control para salir a la calle sin hiyab. Sin embargo, otras fuerzas de seguridad, como la milicia Basij, habrían arrestado y golpeado a mujeres que iban con el pelo descubierto, según algunos vídeos publicados en redes sociales.

A pesar del revuelo después de las declaraciones del fiscal general iraní, el Ministerio del Interior y el Consejo Supremo Cultural de la Revolución —los organismos que controlan la Policía de la Moral— no han confirmado ni desmentido la presunta abolición de este cuerpo de seguridad. Medios oficiales sí afirmaron que las palabras del fiscal fueron malinterpretadas, pero la confusión ha provocado una nueva ola de descontento.

No es una protesta, es una revolución

Los activistas llamaron de nuevo a las protestas en los próximos días y señalaron que la Policía de la Moral es uno de los factores del descontento. Pero no es el único. "El problema no es solo el hiyab e incluye problemas ambientales, económicos, falta de libertad de prensa, libertad de expresión, igualdad de derechos, contaminación del aire, represiones masivas, asesinatos en masa y disparos directos", afirma Ravi. Además, señala a este periódico que la principal demanda del pueblo iraní es cambiar el régimen de la República, que no puede ser reformada. El cambio, por lo tanto, debe ser estructural y radical.

En la misma línea se pronunció la abogada por los derechos humanos de las mujeres en Irán, Shadi Sadr, quien escribió en Twitter que eliminar la Policía de la Moral no era una gran noticia porque "el hiyab sigue siendo obligatorio y se hace cumplir por otros medios, como la expulsión de la universidad o la escuela”. Las protestas, subrayó, no terminarán “hasta que el régimen se haya ido".

Por su parte, el analista iraní Arash Azizi señaló en redes sociales que el Gobierno de Irán está dando algunas señales de que pueden cambiar algunas leyes relacionadas con el uso del hiyab, "aunque es muy poco probable que (el ayatolá) Jamenei conceda algo en este frente". Las actividades de la Policía de la Moral podrían suspenderse, pero "la Policía y el poder judicial aún pueden usar muchas otras formas de enjuiciar a quienes no usan el velo", añade.

La Patrulla de Orientación de Irán, el nombre formal para el cuerpo de la moral, se creó en 1990 para castigar cualquier tipo de violación de la sharía, la ley islámica, y los códigos de vestimenta de la República Islámica. A pesar de que durante algunas temporadas han estado menos presentes en la sociedad, el presidente iraní, Ibrahim Raisi, aumentó este verano el número de patrullas en las calles.

Foto: Protestas en Irán por la muerte de Mahsa Amini. (Reuters/WANA)

Una de ellas fue la que arrestó a Mahsa Amini y que se ha convertido en el punto de partido para que miles de personas salgan a las calles para acabar con el régimen. Miles de mujeres, además, se han cortado el pelo en señal de protesta y han quemado sus velos. Las declaraciones sobre una presunta abolición de la Policía de la Moral, detonante de las protestas más desafiantes para el Gobierno iraní, puede ser una estrategia para tentar el terreno. "Podría ser que solo estén probando las aguas para ver cómo lo recibirán los manifestantes", dijo Alex Vatanka, director del programa de Irán en el Instituto de Medio Oriente, a Foreign Policy. "El régimen iraní todavía está en las etapas de pensamiento y planificación. Saben cuáles son los problemas; no saben cuáles deberían ser las soluciones. Les preocupa que si hacen las concesiones equivocadas, este movimiento de protesta se sienta envalentonado", añadió.

Empiezan las huelgas... y las ejecuciones

En las calles, el ambiente sigue siendo de escepticismo y los manifestantes han convocado una huelga de tres días esta semana para aumentar la presión sobre el Gobierno y sobre el poder de los clérigos. El factor económico en las protestas puede ser decisivo, de la misma forma que lo fue para acabar con el sha Mohammad Reza Pahlavi en 1979. Sin embargo, quedan retos pendientes. "Las huelgas generalizadas dependerán de dos factores: la organización y la capacidad de la gente para poder renunciar a sus ingresos. Teniendo en cuenta los niveles de pobreza y los desafíos económicos, es difícil ver huelgas generalizadas en la coyuntura actual", apunta Bijan Khajehpour director gerente de Eurasian Nexus Partners y experto en economía iraní, a El Confidencial.

Khajehpour añadió que uno de los desafíos más importantes es la falta de una visión clara sobre qué pasaría después de una supuesta caída del régimen actual. "Muchas partes interesadas, económicas y de otro tipo, dudan porque ninguna de las fuerzas de oposición ofrece una visión clara", sostiene.

Foto: Protesta tras la muerte de Mahsa Amini en Londres, el 29 de octubre. Henry Nicholls / REUTERS

Mientras continúan las campañas de arrestos y de intimidación en todo el país y ante la confusión por el anuncio relacionado con la Policía de la Moral, la Justicia iraní ha empezado a procesar a los manifestantes que fueron detenidos. Algunos de ellos enfrentan la pena de muerte y el jefe del Poder judicial, Gholamhosein Mohseni, dijo este lunes que se ejecutará "pronto" a alguna de las personas que están acusadas de "corrupción sobre la tierra" y "la guerra contra Dios".

El anuncio del Poder Judicial ha tenido lugar dos semanas después de que Irán confirmara la primera sentencia contra un manifestante desde que se iniciaron las protestas. Esta condena no será la última y pone de relieve la dura respuesta contra las protestas. "Los manifestantes todavía son asesinados o secuestrados en Irán, y son violados en las cárceles", apunta Ravi, el manifestante que prefiere mantener su nombre completo en el anonimato.

Por otro lado, el iraní condena que muchas de las noticias relacionadas con las protestas, por ejemplo, aquellas sobre la huelga de esta semana, nunca llegan a ser virales porque se tuitean en farsi por miedo a las consecuencias. "Si quieres saber algo sobre las huelgas, no lo leas de las autoridades políticas o de la República Islámica. Están tratando de desviar muchas noticias", denuncia el manifestante.

"Es desinformación que la República Islámica de Irán haya abolido su Policía de la Moral. Es una táctica para detener el levantamiento". La activista y periodista iraní Masih Alinejad publicó este tuit después de que los medios internacionales replicaran las declaraciones del fiscal general, Mohammad Jafar Montazeri, sobre la supuesta abolición del cuerpo encargado de controlar la vestimenta de las mujeres y de asegurarse que utilizan el hiyab.

Irán Islam
El redactor recomienda