Es noticia
Menú
EEUU y Rusia encaran tensas negociaciones entre ultimátums y acusaciones
  1. Mundo
La escalada de tensión continúa

EEUU y Rusia encaran tensas negociaciones entre ultimátums y acusaciones

El secretario de Estado de EEUU, Antony Blinken, ha dicho que no entregará ninguna respuesta por escrito sobre las garantías de seguridad que exige Rusia para solucionar la crisis

Foto: Una imagen de satélite de un alojamiento de tropas rusas en Yelnya. (Reuters)
Una imagen de satélite de un alojamiento de tropas rusas en Yelnya. (Reuters)

El secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, y su homólogo ruso, Serguéi Lavrov, se reúnen este viernes con las tensiones sobre Ucrania cada vez más encendidas, en medio de 'ultimátums' de Rusia y duras acusaciones de Washington. Rusia ha dado una semana de plazo a Estados Unidos para que responda —por escrito- a sus demandas de seguridad, una suerte de líneas rojas que Moscú ha presentado a la OTAN y a Washington como requisitos indispensables para aceptar zanjar la crisis de Ucrania, después de que el presidente estadounidense, Joe Biden, predijera la noche del jueves una nueva invasión rusa.

En apenas 48 horas, tanto Rusia como EEUU han preparado el terreno para lo que serán unas duras negociaciones —quizás infructuosas— este viernes en Ginebra. El ultimátum para ese "compromiso escrito" de Estados Unidos, después de que Blinken ya adelantara este miércoles la negativa de EEUU, añade una enésima capa de tensión a una situación especialmente volátil en torno a Ucrania. El último ejemplo de la escalada lo ha protagonizado el Departamento del Tesoro estadounidense al anunciar sanciones a cuatro individuos ucranianos, incluidos los diputados Taras Kozak y Oleh Voloshyn, por considerarlos peones de la Inteligencia rusa del Servicio Federal de Seguridad (FBS), que servían a los intereses de Moscú en su intento de desestabilizar Ucrania y planeaban incluso hacerse con el control del Gobierno. Paralelamente, Washington ha anunciado también que ha dado su aprobación a que tres países bálticos de la OTAN, Estonia, Lituania y Letonia, puedan vender armamento letal a Ucrania.

Foto: Vladímir Putin, a lomos de un caballo en una imagen de archivo. (Reuters/Ria Novosti)

¿Qué exige Rusia a Occidente para zanjar la crisis? La línea más roja de Moscú es que la OTAN no continúe su expansión hacia el este, considerada por Putin una amenaza existencial para su país desde hace casi dos décadas, y que quede firmado que Ucrania nunca será un Estado miembro. Además, la OTAN deberá retirar cualquier tipo de tropas o armas situadas en países que entraran en la Alianza después de 1997, cuando Polonia, República Checa y Hungría fueron invitadas a unirse tras la cumbre de Madrid. El acceso de Bulgaria, Estonia, Letona, Lituania, Rumanía, Eslovaquia y Eslovenia en 2004 supuso la mayor ampliación de la historia de la OTAN y un punto de no retorno para Putin. "Tenemos derecho a preguntar: ¿contra quién va dirigida esta expansión?", dijo el mandatario en un discurso en la Conferencia de Seguridad de Múnich en 2007.

El ultimátum ruso responde a la predicción del presidente estadounidense, Joe Biden, de que Rusia va a invadir Ucrania, según aseguró creer en su discurso de primer aniversario en el cargo. Quizá no una invasión en toda regla, pero Biden pareció dar por hecha al menos una "incursión menor". Si la invasión se produce, "será un desastre para Rusia" y "[Putin] no ha visto nunca sanciones como las que he prometido que se impondrán si se mueve" hacia el interior de la frontera ucraniana. Esas sanciones podrían incluir sacar a Rusia del sistema de datos bancarios 'swift' (clave para las transferencias monetarias), según han asegurado algunas fuentes del partido demócrata.

Biden aseguró además que ya han enviado unos 600 millones de dólares en equipamiento de defensa a sus aliados en Kiev. Mientras tanto, las tropas amasadas en la frontera no dejan de aumentar y Rusia ha anunciado que realizará ejercicios militares con la Bielorrusia de Alexander Lukashenko en la segunda semana de febrero, pero niega que se vaya a producir una invasión de Ucrania.

Foto: El presidente ucraniano, Volodymyr Zelensky, visita el frente con fuerzas prorusas en la región de Donetsk. (EFE/Servicio de prensa de la presidencia ucraniana)

El presidente de Ucrania, Voldímir Zelenski, agradeció a EEUU su apoyo tras la visita de Blinken a Kiev este miércoles y afirmó estar convencido de que "no habrá una decisión sobre Ucrania sin Ucrania". Sin embargo, tras las palabras de Biden, Zelenski ha reaccionado en Twitter con crítica velada: "Queremos recordar a las grandes potencias que no hay incursiones menores ni naciones pequeñas. Al igual que no hay bajas menores ni dolor pequeño por la pérdida de seres queridos. Digo esto como presidente de una gran potencia". Biden se ha visto obligado a aclarar que cualquier tipo de incursión rusa en territorio ucraniano será considerado "una invasión" y tendrá una "respuesta severa".

¿Habrá respuesta a Rusia? ¿Servirá como excusa?

El portavoz de la presidencia rusa, Peskov, ha señalado que observa "una determinada disposición de debatir determinados asuntos" por parte de EEUU y la OTAN. Algo positivo, "pero el asunto radica en que esta disposición a debatir determinados temas no se extiende a los que son de fundamental importancia para nosotros", ha agregado. Peskov se ha referido de nuevo al ingreso de Ucrania en la OTAN como el mejor ejemplo: según asegura Rusia sobre las promesas de EEUU, se habla de posponerlo, no de una negativa a su entrada más adelante.

Fotografías de satélite muestran el gran despliegue militar ruso en la frontera

"Podremos obtener las respuestas a estas preguntas en los documentos escritos que esperamos en los próximos días", ha continuado Peskov. Numerosos analistas han señalado desde el momento en que Rusia filtró su lista de demandas que se trata de una estratagema para poder justificar una invasión, ya que EEUU y la OTAN han señalado desde el primer momento que no piensan aceptarlas. Otra muestra del tira y afloja diplomático es que Peskov no haya descartado la posibilidad de que el presidente de Rusia, Vladimir Putin, sostenga una conversación telefónica con su homólogo estadounidense, Joe Biden, después de que Moscú reciba las respuestas solicitadas. "Consideramos que una conversación como esta es bienvenida en cualquier caso, es útil para ambos Estados", ha aseverado.

"El tiempo importa. Hemos dicho que esperamos recibir esto en los próximos días, no tiene que ser obligatoriamente mañana"

El portavoz del Kremlin ha asegurado que la declaración del presidente de EEUU, Joe Biden, sobre una posible invasión de Ucrania y el desastre que supondría para Rusia pueden contribuir a la "desestabilización de la situación" y "crear falsas esperanzas" entre algunos representantes del Gobierno ucraniano. En última instancia, ha observado Peskov, Ucrania podría reaccionar ante este tipo de declaraciones "reanudando la guerra civil" en el Donbás. De nuevo, los expertos militares y regionales han avisado de que cualquier movimiento de la parte ucraniana podría servir como excusa para que Rusia invadiera a su vecino. EEUU ha llegado incluso a afirmar que Rusia está tratando de fabricar el pretexto necesario para llevar a cabo la operación.

"Sanciones masivas" de la UE

Europa no ha conseguido mostrar una postura unánime hasta ahora, como sucede a menudo en materias de política exterior cuando juegan los intereses de los 27 Estados miembros. En su intervención en el Parlamento Europeo con motivo del inicio de la Presidencia del Consejo de la UE de Francia el pasado miércoles, el presidente Emmanuel Macron afirmó que "es necesario que los europeos conduzcan su propio diálogo" y realicen una propuesta europea "para construir un nuevo orden de seguridad y estabilidad". Para el líder francés, Europa debería ponerse de acuerdo en primer lugar, trasladar su posición a EEUU y, por último, proponer una negociación a Rusia.

Alemania, por su parte, se debate entre mantener la postura abierta y cercana a Rusia de Merkel o dar un giro hacia la confrontación, que podría incluir el uso del gasoducto Nord Stream II como una carta a jugar en la negociación. Si en algo coinciden la mayoría de líderes europeos, es en la necesidad de mantener abiertos los canales de diálogo con Moscú.

Foto: El alto representante Josep Borrell, durante la rueda de prensa posterior a la reunión delos ministros de Defensa europeos. (EFE/Christophe Petit Tesson)

Pese a haber quedado apartada de la mesa de negociación en favor de EEUU y la OTAN, la Unión Europea ha advertido a Rusia de que responderá con "sanciones masivas" a una posible invasión de Ucrania. Tanto la presidenta de la Comisión, Ursula von der Leyen, como el alto representante europeo para Asuntos Exteriores, Josep Borrell, han intentado que la Unión Europea tenga un mensaje claro y una sola voz en el asunto: "Esperamos que el ataque no suceda, pero si pasa, estamos preparados", ha asegurado Von der Leyen en su intervención por videoconferencia en el foro económico de Davos. "Queremos este diálogo (...). Pero si la situación se deteriora, si hay más ataques a la integridad territorial de Ucrania, responderemos con sanciones económicas y financieras masivas", ha recalcado la conservadora alemana.

Borrell ha declarado que “cualquier tipo de agresión” de Rusia contra Ucrania tendrá altos costes para Moscú. “Trabajamos con los aliados para estar preparados para aplicar una respuesta que puede ser muy costosa para Rusia si hay cualquier tipo de agresión contra Ucrania. Así que la advertencia del presidente Biden va en la misma dirección en la que hemos estado trabajando en los últimos días”, ha indicado Borrell. "Hay una gran amenaza en la frontera ucraniana y nos la tomamos muy en serio", ha concluido.

El secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, y su homólogo ruso, Serguéi Lavrov, se reúnen este viernes con las tensiones sobre Ucrania cada vez más encendidas, en medio de 'ultimátums' de Rusia y duras acusaciones de Washington. Rusia ha dado una semana de plazo a Estados Unidos para que responda —por escrito- a sus demandas de seguridad, una suerte de líneas rojas que Moscú ha presentado a la OTAN y a Washington como requisitos indispensables para aceptar zanjar la crisis de Ucrania, después de que el presidente estadounidense, Joe Biden, predijera la noche del jueves una nueva invasión rusa.

OTAN Estados Unidos (EEUU) Ucrania Noticias de Rusia Crisis EEUU-Rusia Vladimir Putin
El redactor recomienda