'Rastreadores de covid': El tercer zarpazo económico
  1. Mundo
El paradigma está cambiando

'Rastreadores de covid': El tercer zarpazo económico

Pablo Pombo se sumerge en la prensa internacional y selecciona los artículos imprescindibles para estar bien informado sobre la pandemia. Una 'newsletter' diaria solo para suscriptores

placeholder Foto: Imagen: Irene de Pablo.
Imagen: Irene de Pablo.

Es histórico el impacto económico de las dos primeras olas de la pandemia. Por su volumen. Por su carga de desigualdad. No somos del todo conscientes de las dos magnitudes. Eso, antes de las nuevas cepas, cuando el proceso de vacunación europea pudo parecer un coser y cantar. Viene el tercer zarpazo. Nos pilla con la esperanza social más escasa y también con la economía entubada a base de ayudas públicas que probablemente habrá que racionar. La deuda. El paradigma está cambiando, a nadie se le ocurre pensar en la austeridad. Por debajo, surgen ideas que antes eran inimaginables. Heterodoxias. Y todavía queda.

Dos datos sobre las dos olas

“La pandemia ha destruido 225 millones de puestos de trabajo en todo el mundo, pero los millonarios se enriquecieron”. La información del 'Washington Post' referencia varios informes recientes.

Primero, el elaborado por la Organización Internacional de Trabajo señala esa cifra y subraya que supone “cuatro veces la destrucción global de empleo generada tras la crisis de 2008 (...) El director de la OIT destacó que la pandemia también había destruido más empleos que la gran depresión de 1929”.

Foto: Los rostros de la desigualdad: una familia de inmigrantes peruanos en España, el grupo más golpeado por la crisis. (Marta Pérez/ EFE)

Y segundo, el firmado por Oxfam, según el cual, “la riqueza combinada de los 10 hombres más ricos del mundo ha aumentado en más de 500.000 millones de dólares desde que comenzó la pandemia. Suficiente para vacunar a todo el planeta y más”.

Economía entubada

“Las quiebras francesas alcanzan su mínimo en 33 años mientras las ayudas estatales enmascaran la realidad”. Bloomberg.

“El número de quiebras y empresas que buscan protección de los acreedores o que entran en suspensión de pagos cayó un 38% en 2020, debido a las medidas tomadas por el Gobierno durante la pandemia para mantener las empresas a flote (...) Esto presagia una ola de incumplimientos durante 2021 y 2022 (...) El número es una anomalía estadística, no una realidad económica, hay empresas débiles que solo están sobreviviendo gracias a la ayuda pública y, cuando esa ayuda se retire, se apagarán (...) Durante este año, el desafío para el Gobierno consistirá en distinguir qué empresas son viables y necesitan ayuda y cuáles no deben recibir ayuda. Esa clasificación está por hacer”.

Foto: Foto: iStock.

Y ahora, viento en contra

“La propagación de variantes más transmisibles y potencialmente más letales del covid-19 podría ralentizar la recuperación económica”. 'Wall Street Journal'.

“Las nuevas variantes plantean dos tipos de amenazas. Primero, que para contrarrestar el riesgo de infección se endurezcan las restricciones a la actividad y que algunas economías vuelvan a entrar en recesión (...) El FMI ha advertido de que un virus generalizado y más contagioso podría convertirse en un 'verdadero viento en contra' para la recuperación económica (...). Segunda amenaza. La posibilidad de una variante resistente a la inmunidad conferida por las vacunas existentes y las infecciones pasadas, que desencadenaría un nuevo ciclo de restricciones y requeriría una nueva ronda de vacunaciones”.

Foto: Foto: Reuters.

Cambio de paradigma

“Fondo Monetario Internacional: repensad las reglas de las finanzas públicas y vivid con una deuda mucho más alta”. 'Financial Times'. “Después de la crisis financiera de hace una década, el FMI recomendó a los países la reducción de deuda. Ahora, el director de Política Fiscal del fondo sostiene que el papel fiscal en el futuro inmediato debería pasar por estimular la economía, ayudar a restaurar el crecimiento económico, reducir el desempleo y vencer al covid-19 (...). La primera prioridad de las vacunaciones tendría que ser la vacunación. La reducción de la deuda pública está mucho más abajo en la lista de prioridades. Los países deberían pensar en 'algún tipo de ancla para la deuda', pero esto solo tendría que aplicarse a largo plazo. Mientras tanto, los dirigentes deberían adoptar una visión holística de la salud de sus finanzas públicas, incluidos los activos del sector público”. Declaraciones de Vitor Gaspar, director de Política Fiscal del FMI: “Hay que tener en cuenta los riesgos de las finanzas públicas y la sostenibilidad de la deuda. Pero se debe reconocer antes que si no se controla la pandemia, los riesgos para la prosperidad y también para la sostenibilidad fiscal serían aún mayores”.

Foto: La vicepresidenta económica, Nadia Calviño. (Efe)

Heterodoxia

“Pagaremos un alto precio si no establecemos la solidaridad entre las víctimas y los ganadores de la pandemia”. Columna en 'Le Monde' del economista Romain Rancière y el financiero Cyril Benoit. Contiene una propuesta que formulada hace solo 12 meses hubiese parecido ciencia ficción.

Diagnóstico. “La crisis del covid-19 es un 'shock' puramente exógeno. Un choque que afecta a sectores económicos que no eran frágiles antes de la pandemia. En principio, la teoría de la destrucción creativa prohibiría que las empresas prometedoras ayudasen a las empresas en declive. Pero esta teoría solo debería aplicarse parcialmente, porque la pandemia está empujando a empresas viables y a cadenas de valor exitosas al borde del colapso”.

Foto: Foto: EFE.

Una receta. “Sugerimos que todas las empresas cuya facturación haya aumentado en más de un 5% en comparación con la media de los tres años anteriores paguen una contribución excepcional. Podría representar un aumento del 15% en la tasa del impuesto de sociedades para empresas que facturasen más de 1.000 millones de euros. Se añadiría una aportación adicional, un segundo aumento del 15%, para las empresas que facturasen más de 3.000 millones. Esos ingresos permitirían establecer una subvención basada en el lucro cesante para las pymes y los autónomos”.

Es histórico el impacto económico de las dos primeras olas de la pandemia. Por su volumen. Por su carga de desigualdad. No somos del todo conscientes de las dos magnitudes. Eso, antes de las nuevas cepas, cuando el proceso de vacunación europea pudo parecer un coser y cantar. Viene el tercer zarpazo. Nos pilla con la esperanza social más escasa y también con la economía entubada a base de ayudas públicas que probablemente habrá que racionar. La deuda. El paradigma está cambiando, a nadie se le ocurre pensar en la austeridad. Por debajo, surgen ideas que antes eran inimaginables. Heterodoxias. Y todavía queda.

Economía Coronavirus
El redactor recomienda