"en tiempos así, la gente busca satisfacción"

Perfumes no, coches de lujo sí: esta vez, los ricos de Argentina sí han notado la crisis

En las áreas comerciales exclusivas de Buenos Aires apenas se ha notado un descenso en las ventas, pero otros sectores de mayor envergadura sí se resienten por el maremoto económico

Foto: People walk by a store that is going out of business in buenos aires
People walk by a store that is going out of business in buenos aires

La inflación va rumbo al 45% anual. La industria, las pymes, el campo y los salarios vienen perdiendo mes a mes y Argentina está al borde de la recesión. Las clases bajas ya han recortado gastos y en las clases medias el bolsillo aprieta, pero hay un oasis en la ciudad donde la vida transcurre igual que siempre. O casi.

Son las 3 de la tarde y en la Avenida Alvear la gente pasea frente a los negocios sin prisas. En esta zona de Buenos Aires, un local a la calle de 500 m2 cuesta 10.000 dólares de alquiler al mes, y los precios son acordes. El empleado de un local de relojes y arte accede a hablar con El Confidencial. "Acá adentro todo sigue igual que el año pasado, la gente a veces manifiesta estar a la expectativa pero el nivel de ventas no disminuyó aunque vendamos en dólares".

En un negocio de famosos bolsos de mano franceses, dos mujeres de cuarenta y una de avanzada edad toman champán mientras la dependienta les enseña “las mil formas de usar un foulard”. En esa atmósfera relajada parece mentira que a pocos minutos de allí se acaba de anunciar que la pobreza ha crecido del 25,7 al 27,3%.

“En Argentina la punta más alta de la pirámide prácticamente no modifica su comportamiento frente a las crisis: hay un primer momento de reacomodamiento, pero pronto vuelven a sus hábitos de consumo”, indica Marcela García, Directora de García & Co Luxury Consulting. “Como decía Cocó Chanel: ‘El lujo empieza cuando terminan las necesidades’. Hay cosas que son fetiche: carteras, zapatos, relojes y perfumes. Estos productos no se resienten frente a la inflación porque en tiempos de crisis la gente busca una satisfacción, quiere hacerse un auto-regalo”, consigna García.

La dependienta de un local de productos de belleza refuerza esa teoría: “Por el nivel de la gente con la que trabajamos, no notamos ninguna merma, a nuestros clientes la subida del dólar no les afecta". También lo refrenda Juan de la Cruz Policella, socio del bar de puros Prado y Neptuno. “El consumo de habanos no se resintió en absoluto por la devaluación. Tampoco el del whisky o el champán de más de 2 años”, explica.

Construcción del edificio de lujo Nordelta en Tigre, al norte de Buenos Aires. (Reuters)
Construcción del edificio de lujo Nordelta en Tigre, al norte de Buenos Aires. (Reuters)

Vehículos caros, inmobilarias y náutica

Sin embargo, no todos los segmentos manifiestan la misma tranquilidad.

Alejandro Elortegui es vendedor de coches de alta gama. “En Argentina los autos están valuados en dólares pero se venden en pesos, entonces si el dólar sube, entre la compra y la reventa se puede terminar perdiendo. Estamos hablando del mercado de usados porque la venta de 0 KM se frenó totalmente”, releva. “A esto se suma otro fenómeno: con el dólar bajo, los autos del primer segmento de alta gama no pagaban un impuesto al lujo, y con la subida pasaron de categoría impositiva”, destaca Elortegui. Así, un Mercedes Benz A200 que el año pasado salía por 40.500 dólares hoy cuesta 45.800, porque aún no se ha actualizado el mínimo imponible.

Una situación similar viven las inmobiliarias. “En los segmentos altos el mercado se frenó porque se especula con una baja del precio. Además, las contraofertas que habitualmente son del -5%, están siendo bastante más agresivas”, consigna Jorge Izrastzoff, socio de la inmobiliaria homónima. Según datos del Consejo de Escribanos de la Ciudad de Buenos Aires, las ventas de inmuebles con créditos hipotecarios se han reducido en un 52% en lo que va del año. “Se producen algunas ventas en los segmentos muy altos y bajos, pero se perdió la brecha de propiedades entre 200.000 y 800.000 dólares, ese segmento está totalmente frenado”, asegura Izrastzoff.

Otros productos y servicios de lujo como la náutica o los viajes caros manifiestan caídas similares. En conclusión, esta vez la crisis ha tocado incluso a las clases altas, que se han quedado a la expectativa de los movimientos del dólar. Y es que prácticamente nadie puede salir indemne de una devaluación del 98%.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios