los grupos pro-ue coordinan su estrategia

La campaña que busca (y tiene posibilidades de) revertir el Brexit

Los grupos para detener el Brexit estaban muy descoordinados. Pero en los últimos meses han establecido una estrategia común. Son optimistas y están convenciendo a la calle

Foto: Manifestantes pro Unión Europea protestan en Londres, Reino Unido, el 29 de marzo del 2018. (EFE)
Manifestantes pro Unión Europea protestan en Londres, Reino Unido, el 29 de marzo del 2018. (EFE)

Uno no tiene todos los días la oportunidad de conocer a “Super Girl UE”. Ataviada con su super traje de heroína, Madeleina Kay no pasaba desapercibida este domingo en Camden Town. No le faltaba detalle: la “S” rodeada de las estrellas de la UE sobre el corpiño color azul comunitario, la falda roja y, por supuesto, la capa. ¿Conseguirá con sus superpoderes detener el Brexit? La joven cantautora de 24 años era una de los miles de personas que guardaba cola en el excéntrico barrio londinense para poder entrar en Electric Ballroom, la legendaria sala de conciertos abierta en los años 30.

La fila de gente ocupaba varios bloques y no había un patrón definido: jóvenes, mayores, jubilados, trajeados con mocasines, gafapasta con vaqueros rotos… en definitiva, una hilera bastante heterogénea que, poco a poco, conseguía llegar a las puertas de un edificio situado en pleno bullicio de negocios de comida rápida, tatuajes, 'piercings' y atuendos para todos los gustos.

Este fue el escenario elegido por el lobby pro-UE para presentar “People's Vote” (el voto del pueblo), una campaña para la que se ha recaudado 1 millón de libras, que pide que sean los ciudadanos los que voten el acuerdo final del Brexit que el Gobierno británico negocie con Bruselas. “Queríamos que fuera un sitio especial, no una sala cerca de Westminster donde acudiera solo gente con corbata”, comenta Barney, uno de los organizadores.

Los diferentes grupos creados en el último año para detener el divorcio con el bloque estaban muy descoordinados. Sin embargo, en los últimos meses, han establecido una estrategia común e incluso comparten una misma oficina en Millbank Tower donde trabajan actualmente alrededor de 40 personas a tiempo completo. Es ahora cuando comienza la cuenta atrás. Según el calendario previsto, el Reino Unido abandonará el bloque el 29 de marzo de 2019. Pero, antes de firmar la separación, Westminster deberá votar el acuerdo final de salida que se negocie con Bruselas y es en este punto donde los grupos pro-UE ven posibilidades de revertir el Brexit.

Manifestación pro-UE para pedir que los ciudadanos voten el acuerdo final del Brexit, en Edimburgo. (Reuters)
Manifestación pro-UE para pedir que los ciudadanos voten el acuerdo final del Brexit, en Edimburgo. (Reuters)

“Somos demócratas y respetamos el resultado del referéndum de 2016. Pero la gente tiene derecho a votar los términos de esta salida y, si no le convence, tiene también todo el derecho a cambiar de opinión y decidir quedarse”, asegura Thomas Cole, de Open Britain, organización respaldada por el influyente lord laborista Peter Mandelson.

El evento fue convocado por nueve grupos: Britain for Europe, For our Future’s Sake, Healthier in the EU, In Facts, Our Future Our Choice, Scientists for EU, European Movement UK, Wales for Europe y Open Britain. Pero es esta última la que está liderando la estrategia y la que guarda especiales contactos en Westminster.

El sábado se organizaron 350 actos en todo el país y la agenda para los próximos meses promete una actividad frenética. “Lo de este domingo es sólo el principio”, dice uno de los voluntarios.

Llama la atención, sin embargo, que no haya ni rastro de Best for Britain, el grupo al que el influyente multimillonario George Soros ha donado más de 400.000 libras para financiar un supuesto complot contra el Gobierno de Theresa May. “Les dijimos desde el principio si querían formar parte, pero no aceptaron. Tienes que preguntar a ellos los motivos”, dice uno de los organizadores del evento.

La sala, con capacidad para 1.200 personas estaba llena, a pesar de que a los asistentes no se les comunicó la ubicación exacta hasta dos días antes por motivos de seguridad. Determinados sectores, e incluso algunos tabloides, no tienen reparos en llamar “enemigos del pueblo” a aquellos que quieren seguir vinculados con el bloque.

A las puertas del evento había algunas personas con pancartas de protesta, pero no hubo ningún tipo de enfrentamiento. Paul, jubilado, portaba el eslogan “Remain Lost” (Permanecer perdido). “Yo en el referéndum de 1975 voté para que el Reino Unido se quedara en la UE, pero porque pensaba que se trataba de un acuerdo económico. Ahora se ha ido de las manos y es una institución antidemocrática donde nos gobiernan personas que ni siquiera elegimos. Claro que estoy a favor de la cooperación internacional, pero no de la UE”, señala.

Entre los políticos que asistieron a la cita en el Electric Ballroom estaban la 'tory' rebelde Anna Soubry y el laborista Chuka Umunna, al frente de The All-Party Parliamentary Group (APPG). Formado por diputados pro-UE de diferentes partidos, el grupo no está poniendo especialmente fáciles las cosas a Theresa May, quien gobierna en minoría.

Fue Soubry quien presentó la enmienda a la llamada “Ley del Brexit” para que el Reino Unido se quede dentro de la unión aduanera. El Ejecutivo quiere trasladar ahora al marco británico la actual normativa comunitaria. La ley está en pleno debate en Westminster, que este lunes retoma su actividad tras dos semanas de receso estival. Pero May quiere evitar a toda costa esta votación, consciente de las altas posibilidades de derrota, después de que el líder de la oposición Jeremy Corbyn se haya mostrado a favor de mantener al país dentro de la unión aduanera.

El hecho de que estos grupos pro UE cuenten con el apoyo público de estos diputados es significativo. Aunque lo realmente importante es quienes están detrás: Tony Blair, John Major y Nick Clegg. Todos ellos guardan un vínculo especial con Open Britain y llevan meses manteniendo distintas reuniones a ambos lados del Canal de la Mancha defendiendo el mismo discurso: el Brexit es aún reversible.

No son los únicos. Hay otro influyente grupo, European Movement, que está presidido por Stephen Dorrell (que fue miembro del gabinete de Gobierno de Major), y cuenta con Ken Clarke (en su día también ministro con Major) y el reputado 'tory' Lord Heseltine como figuras clave detrás de escena.

Fuentes de Westminster consultadas por El Confidencial se muestran optimistas respecto a las posibilidades que existen de revertir el Brexit. Los parlamentarios juegan un papel crucial. Pero en la calle también hay que crear un "momentum". Según la última encuesta de YouGov, el 44% del electorado quiere un referéndum sobre el acuerdo final del Brexit, el 36% se muestra en contra y el 19% está indeciso. Por otra parte, el 5% de aquellos que votaron por el Brexit votaría ahora por la permanencia mientras que el 6% que votaron por la permanencia votaría ahora por la salida.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios