cuatro veces más solicitudes que en 2007

Brexit, efecto rebote: se duplican los británicos que piden otro pasaporte de la UE

Aunque se suponía que una de las razones del 'divorcio' es que muchos ciudadanos del Reino Unido no se sentían cómodos con el bloque, aparentemente no es el caso de bastantes de ellos

Foto: Un pasaporte británico sobre una bandera europea. (Reuters)
Un pasaporte británico sobre una bandera europea. (Reuters)

Se suponía que el objetivo principal del Brexit era cortar los lazos con la UE y reducir el número de inmigrantes comunitarios que, hoy por hoy, pueden seguir cruzando la frontera libremente. Se suponía que los británicos votaron por el divorcio porque nunca se sintieron especialmente cómodos en el bloque y querían recuperar su soberanía. Y, sin embargo, en 2016, el mismo año en el que tuvo lugar el histórico plebiscito, el número de británicos que adoptaron la ciudadanía de otro país del club que ahora quieren abandonar se duplicó con respecto al año anterior. En concreto, las solicitudes en Alemania se cuadriplicaron.

Según el último informe publicado esta semana por la agencia estadística europea Eurostat, 6.555 británicos adquirieron la ciudadanía en otro de los estados del bloque en 2016 -un 165% más que en 2015- comparado con el aumento del 30% de las personas que obtuvieron la ciudadanía británica. De aquellos que lograron el pasaporte comunitario, 2.702 se “convirtieron” en alemanes, un aumento del 355%. Desde Eurostat han declinado realizar comentarios, por lo que no queda claro cuántos ciudadanos del Reino Unido solicitaron su nuevo estatus justo después de la votación que tuvo lugar el 23 de junio, donde el 51,9% frente al 48,1% voto por el Brexit.

Respecto a la elección alemana tiene mucho que ver el hecho de que el proceso sea mucho más corto que en otros estados miembros. Lleva solo unos meses, en comparación con el año o más de trámites necesarios en otros países como Francia, donde solo 517 británicos se convirtieron en ciudadanos en 2016, un aumento del 38%. Por su parte, en Bélgica, donde miles de británicos tienen empleos en la sede de la UE, se otorgaron pasaportes a 506 británicos, cuatro veces más que en 2015.

Los datos de Eurostat muestran una tendencia en constante aumento de los británicos que se han convertido en ciudadanos de otros estados de la UE en la última década (la cifra de 2016 es cuatro veces mayor que la de 2007). Por otra parte, reflejan además la preocupación del aproximadamente un millón de británicos que viven actualmente repartidos por el bloque y que, al igual que los tres millones de comunitarios que viven en el Reino Unido, no saben exactamente cuál va a ser su situación dentro de un año, cuando el 29 de marzo de 2019, el país de Shakespeare abandone oficialmente la UE.

Una jubilada británica en La Cala de Mijas, Málaga, en noviembre de 2016. (Reuters)
Una jubilada británica en La Cala de Mijas, Málaga, en noviembre de 2016. (Reuters)

La interpretación euroescéptica

En el Reino Unido, sin embargo, la prensa más euroescéptica, como The Telegraph, ha valorado las cifras desde una perspectiva muy distinta. El rotativo advierte que casi un millón de personas obtuvieron la ciudadanía de algún país miembro de la UE, “dándoles el derecho a vivir y trabajar en el Reino Unido”.

Aproximadamente 995.000 personas adquirieron el pasaporte comunitario en el año del referéndum del Brexit, un aumento significativo respecto a 2015, cuando la cifra se situó en 841.000. En términos absolutos, España lideró el ranking -concediendo a 36.600 personas más la ciudadanía respecto 2015-, seguido del Reino Unido (31.400), Italia (23.600), Grecia (19.300) y Suecia ( 12.300).

En concreto, el número total de personas que obtuvieron la ciudadanía británica supuso un aumento de casi 30% respecto al año anterior. “Es probable que las últimas estadísticas publicadas por Eurostat reactiven las peticiones para que el Gobierno adopte nuevas reglas fronterizas después del Brexit”, recalca el rotativo euroescéptico, que señala que “marroquíes, albaneses e indios son los tres grupos más grandes que adquirieron la ciudadanía de la UE”.

La premier Theresa May asegura que, tras el Brexit, el objetivo será reducir la migración neta anual –la diferencia entre los que llegan con los que se van- por debajo de los 100.000. Se trata de una promesa que los tories llevan poniendo en su manifiesto desde 2010 y que nunca han cumplido.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios