FUERA DEL MERCADO ÚNICO “LA VIDA SERÁ DIFERENTE”

Baño de realidad: May admite que UK no logrará todo lo que pretende con el Brexit

Nunca antes May había sido tan realista. La 'premier' admite que Londres no puede conseguir todo lo que pretende en las negociaciones del Brexit. La UE quiere más detalles

Foto:  Theresa May expresa su posición de cara a la próxima fase de las negociaciones del brexit durante un acto en la Mansion House en Londres. (EFE)
Theresa May expresa su posición de cara a la próxima fase de las negociaciones del "brexit" durante un acto en la Mansion House en Londres. (EFE)

No hubo medidas concretas ni soluciones para evitar la frontera dura en la isla de Irlanda, principal escollo en las negociaciones del Brexit. Pero la novedad vino en el tono y en el reconocimiento claro, por primera vez, de que no se podrá conseguir todo lo que Londres pretende. “La vida será diferente”, aseguró este viernes Theresa May en un esperado discurso sobre su hoja de ruta en las negociaciones con Bruselas.

La cita había creado gran expectación. Seguía la estela de las intervenciones del año pasado en Lancaster House y Florencia. En la primera, la líder 'tory' anunció que el país abandonaría también el mercado único. En la segunda, que, tras la separación, habría un periodo transitorio. De ahí que, en esta ocasión, se esperara también algún gran titular. Sobre todo, teniendo en cuenta que al otro lado del canal ya han publicado su primer borrador sobre el acuerdo de salida y la oposición laborista ha dejado de jugar al despiste mostrándose a favor de la permanencia en una unión aduanera.

May, sin embargo, no contraatacó con un plan detallado. La 'premier' se limitó a plantear cinco objetivos que, de nuevo, volvieron a emplear un lenguaje bastante generalista: respeto por el resultado del referéndum de junio de 2016, que el nuevo acuerdo entre Londres y Bruselas no fracase, que el pacto preserve los empleos y la seguridad, que respete al Reino Unido como país tolerante y moderno y que asegure la unidad del país.

Aun así, la líder 'tory' se mostró más realista que nunca. Aseguró que “el acceso a los mercados será más restrictivo”; respecto a la City, señaló que no pretenden pedir “pasaportes” financieros, porque entienden que eso “corresponde al mercado único”; y, a diferencia del escenario idílico que presenta el ala más euroescéptica de su partido, advirtió que vienen tiempos “realmente complicados donde habrá altos y bajos”. “Como en todas las negociaciones, no se conseguirá todo lo que uno quiere”, recalcó.

Aunque en un principio, la 'premier' planeaba realizar una referencia a “compromisos vinculantes” para reflejar las reglas comunitarias en algunos sectores británicos, los párrafos tuvieron que ser descartados por las divisiones en el Gabinete donde, tras la última reunión del jueves, los ministros no logran aún acercar posturas.

775132134. LONDRES (REINO UNIDO), 02 03 2018.- La primera ministra británica, Theresa May, expresa su posición de cara a la próxima fase de las negociaciones del 'brexit' durante un acto en la Mansion House en Londres, Reino Unido, hoy, 2 de marzo de 2018. May admitió hoy que el Reino Unido entra en un 'momento crucial' de las negociaciones del 'brexit' y aseguró que el acuerdo que se alcance con la UE 'debe respetar el resultado del referéndum' de 2016, en el que los británicos votaron por el 'brexit', y se mostró confiada de conseguir un pacto porque es de 'interés' de ambas partes. EFE  Chris J. Ratcliffe   Pool
775132134. LONDRES (REINO UNIDO), 02 03 2018.- La primera ministra británica, Theresa May, expresa su posición de cara a la próxima fase de las negociaciones del 'brexit' durante un acto en la Mansion House en Londres, Reino Unido, hoy, 2 de marzo de 2018. May admitió hoy que el Reino Unido entra en un 'momento crucial' de las negociaciones del 'brexit' y aseguró que el acuerdo que se alcance con la UE 'debe respetar el resultado del referéndum' de 2016, en el que los británicos votaron por el 'brexit', y se mostró confiada de conseguir un pacto porque es de 'interés' de ambas partes. EFE Chris J. Ratcliffe Pool

El 'Chancellor' Philip Hammond y Greg Clark, responsable de Negocios, consideraban que la frase era necesaria para proporcionar a las empresas algo de certidumbre. Pero los 'brexiteers' como David Davis, ministro del Brexit, y Boris Johnson, Exteriores, argumentaron que las palabras implicaban que el Reino Unido aceptaba el marco legal de la UE en esas áreas.

Con todo, May sí mostró su intención de mantener al país dentro de algunas agencias europeas -como la del medicamento, aviación o productos químicos- y una vez más volvió a repetir que los actuales pactos con Noruega y Canadá no pueden servir de modelo. “Queremos el acuerdo más amplio y profundo posible, cubriendo más sectores y cooperando más que cualquier otro acuerdo de libre comercio que exista actualmente en el mundo”, señaló. “Creo que eso se puede lograr porque redunda en interés de la UE, así como también en el nuestro, y porque partimos en un mismo punto de salida en el que ahora ambos tenemos las mismas leyes y normas. En lugar de tener que acercar dos sistemas diferentes, el reto será gestionar la relación una vez que seamos dos sistemas legales diferentes”, matizó.

El discurso estaba previsto realizarse en Newcastle, donde se votó por el Brexit. Pero finalmente tuvo que reubicarse en la Mansion House de Londres debido al temporal de nieve. Las bajas temperaturas que se viven el país podrían servir como metáfora a la fría respuesta que se espera en Bruselas. Al otro lado del canal se valoró positivamente el tono de la intervención. Pero desde hace tiempo, la UE viene pidiendo detalles y May, en este sentido, no cumplió expectativas.

En la cumbre comunitaria del próximo 22 de marzo, ambas partes deberían llegar a un pacto sobre el periodo de transición. Sin embargo, ni siquiera se han puesto aún de acuerdo sobre cuándo terminará esta fase.

El tiempo se agota

Así mismo, tampoco hay avances sobre la cuestión irlandesa. El pasado mes de diciembre, Londres y Bruselas acordaron no imponer una frontera dura en la isla en el pacto con el que se finalizó la fase de divorcio para pasar a hablar de relaciones comerciales. Sin embargo, aquello fue tan sólo una declaración de intenciones y ahora que hay materializarlo en un marco legal, Downing Street sigue sin ofrecer soluciones concretas.

En el borrador sobre el acuerdo de salida publicado este miércoles, la UE propone que Irlanda del Norte forme, junto con la República de Irlanda, un área regulatoria común. La provincia británica se quedaría, por tanto, dentro de la unión aduanera y la frontera se “movería” al mar de Irlanda.

May recalcó este viernes de nuevo que no aceptará ninguna proposición que ponga en peligro “la integridad del país”. Pero Michel Barnier, negociador jefe de la Comisión Europea, asegura que, hasta la fecha, “nadie ha propuesto un plan más inteligente”. Por su parte, Donald Tusk, presidente del Consejo Europeo, advirtió este jueves a la 'premier' en una reunión celebrada en el Número 10 que “no puede haber comercio sin fricciones fuera de la unión aduanera y el mercado único”.

En definitiva, el tiempo se agota. Y si la 'premier' quiere cumplir su promesa de sacar al país el 29 de marzo de 2019, debe cambiar algo más que el tono.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios