enmienda al proyecto de ley sobre comercio

¿Alianza entre 'tories' rebeldes y Corbyn? UK, cada vez más cerca de la unión aduanera

Jeremy Corbyn apuesta por renegociar un acuerdo aduanero con Europa que es, esencialmente, el actual. Si los laboristas se suman a los 'tories' pro-UE, la apuesta es firme

Foto: Un manifestante enarbola las banderas de la UE y la Union Jack durante la visita del negociador europeo Michel Barnier a Londres, el pasado 5 de febrero de 2018. (Reuters)
Un manifestante enarbola las banderas de la UE y la Union Jack durante la visita del negociador europeo Michel Barnier a Londres, el pasado 5 de febrero de 2018. (Reuters)

El Brexit no es sólo una negociación entre el Reino Unido y la Unión Europea. El complicado divorcio tiene diferentes frentes abiertos. Por un lado, la guerra civil que se vive cada día en las filas tories. Por otro, el papel determinante de Westminster, donde el Gobierno no tiene mayoría absoluta. De ahí la importancia del discurso pronunciado este lunes por Jeremy Corbyn, líder laborista. Tras meses de un estudiado mutismo, el veterano político se ha mostrado a favor de que el país permanezca en una unión aduanera con el bloque.

Las palabras de un dirigente de la oposición cuyo papel en el debate europeo siempre ha sido tibio y poco creíble no deberían tener, a priori, demasiado peso. Sin embargo, si su mensaje abre ahora la posibilidad de un apoyo a los conservadores rebeldes en una votación clave en la Cámara de los Comunes la cosa cambia, porque estaríamos hablando de un Brexit muy distinto.

La premier Theresa May quiere sacar al país del mercado único –para controlar la inmigración- y la unión aduanera –para poder negociar libremente acuerdos con terceros países-. Sin embargo, la conservadora pro-UE Anna Soubry (apoyada por otros diputados laboristas como Chuka Umunna) ha presentado una enmienda al proyecto de ley del Gobierno sobre comercio, para que el Reino Unido permanezca en una unión aduanera. La débil mayoría de May tan sólo se sustenta en 13 asientos, por lo que sólo haría falta la votación de siete tories rebeldes y los laboristas para sacarla adelante.

El líder del Partido Laborista Jeremy Corbyn tras su discurso en el Centro Nacional de Diseño del transporte, en la Universidad de Coventry, esta mañana. (Reuters)
El líder del Partido Laborista Jeremy Corbyn tras su discurso en el Centro Nacional de Diseño del transporte, en la Universidad de Coventry, esta mañana. (Reuters)

El proyecto de ley no será debatido en la Cámara de los Comunes hasta que finalice el próximo receso parlamentario de Semana Santa. Aunque, consciente de que existen altas posibilidades de derrota, el Gobierno podría aplazar el voto hasta después de las elecciones locales de mayo, donde se espera que el Partido Conservador coseche malos resultados. El escenario se pone realmente interesante.

La postura de la oposición laborista respecto al Brexit siempre ha sido bastante confusa. Durante la campaña previa al referéndum de junio de 2016, Corbyn fue criticado por realizar una defensa poco entusiasta sobre la permanencia. No es un secreto que el veterano político pertenece a esa izquierda británica que tradicionalmente recela de la UE. Bien es cierto que el 90% de los diputados laboristas y dos de cada tres votantes laboristas apostaron por quedarse en el bloque. Con todo, la minoría de los laboristas euroescépticos viven en feudos claves para la formación por lo que el Brexit siempre ha supuesto una cuestión difícil de abordar.

El Ulster, moneda de cambio

En el discurso de este lunes, Corbyn ha defendido que “buscará negociar una nueva unión aduanera completa entre el Reino Unido y la UE para garantizar que no haya aranceles con Europa y para evitar una frontera dura en Irlanda del Norte”, lo que básicamente, según fuentes del partido, significa replicar la unión aduanera actual. “Todos los países geográficamente cercanos a la UE, sin ser un estado miembro de la UE, ya sea Turquía, Suiza o Noruega, tienen algún tipo de relación estrecha con la UE, algunas más ventajosos que otros. El Reino Unido necesitará una relación hecha a medida”, matizó. En este sentido, Corbyn asegura que el país podría quedarse en determinados organismos y programas comunitarios, como el Erasmus, consciente de la importancia que jugó el voto de los jóvenes tanto para su liderazgo como para su partido en las últimas elecciones generales.

A sign from Border Communities Against Brexit is seen on the borderline between County Cavan in Ireland and County Fermanagh in Northern Ireland near Woodford, Ireland, November 30, 2017. REUTERS Clodagh Kilcoyne
A sign from Border Communities Against Brexit is seen on the borderline between County Cavan in Ireland and County Fermanagh in Northern Ireland near Woodford, Ireland, November 30, 2017. REUTERS Clodagh Kilcoyne

Por otra parte, la alusión del líder laborista al escenario irlandés tiene especialmente este lunes gran importancia, ya que Simon Coveney, ministro de Exteriores de la república se reúne con el negociador comunitario Michel Barnier. Bruselas publicará este miércoles el borrador sobre el acuerdo final de salida del Reino Unido. Y, según Financial Times, el texto no recoge el compromiso crucial que May hizo a los unionistas norirlandeses del DUP, sin cuyo apoyo no puede gobernar, al haber perdido la mayoría absoluta en junio.

El periódico salmón asegura que la Comisión Europea propondrá que Irlanda del Norte permanezca bajo el régimen regulatorio de la UE para evitar una frontera dura en la isla. El pasado mes de diciembre, cuando Londres y Bruselas alcanzaron finalmente un pacto que logró cerrar la primera fase de negociaciones, May, presionada por el DUP, prometió que el Reino Unido no desarrollaría “nuevas barreras regulatorias” con la provincia. Sin embargo, Bruselas sugiere que la región acepte una serie de normas aduaneras y del mercado único.

En definitiva, el camino se antoja complicado, porque ya no es sólo la postura del Gobierno la que cuenta, sino la de un Parlamento británico donde la permanencia en la unión aduanera parece ser ahora la opción más respaldada. El actual panorama dificulta las cosas a May, quien este viernes ofrecerá un esperado discurso sobre el Brexit de cara a la cumbre comunitaria de marzo, donde Londres y Bruselas deberían pactar el periodo de transición que existirá tras el divorcio.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios