Brexit: Londres apuesta por un Brexit extraduro: ni mercado único ni unión aduanera. Noticias de Mundo
BARNIER ve "inevitables" barreras al comercio

Londres apuesta por un Brexit 'extraduro': ni mercado único ni unión aduanera

Londres descarta permanecer en la unión aduanera con la UE después del Brexit. Opta así por la opción preferida por los 'tories' euroescépticos, que quieren cortar todos los vínculos con la Unión

Foto: Jean-Claude Juncker y Michel Barnier se reúnen con la primera ministra británica, Theresa May, y el ministro británico para la Salida de la Unión Europea, David Davis, en Bruselas. (EFE)
Jean-Claude Juncker y Michel Barnier se reúnen con la primera ministra británica, Theresa May, y el ministro británico para la Salida de la Unión Europea, David Davis, en Bruselas. (EFE)

Reino Unido descarta permanecer en la unión aduanera con la UE después del Brexit, según fuentes de Downing Street citadas por medios británicos. El Gobierno de Theresa May opta así por la opción preferida por los 'tories' euroescépticos, que quieren cortar todos los vínculos con la Unión. El Partido Conservador está dividido entre los favorables a un Brexit duro —salida del mercado común y la unión aduanera— y quienes apoyan un divorcio con acceso al mercado común y a la unión aduanera, la opción que defiende la mayoría de la Cámara de los Comunes.

Hoy, la 'premier' y su ministro para la salida del Reino Unido de la Unión, David Davis, se han reunido en Londres con el negociador comunitario, Michel Barnier, para abordar el periodo de transición —estimado en dos años— tras la salida del bloque europeo, prevista para el 29 de marzo de 2019. Es la primera vez que los tres se ven cara a cara desde el acuerdo alcanzado a finales del año pasado sobre la primera fase de la negociación del Brexit, centrada en los derechos de los comunitarios, la factura que deberá pagar Londres por su retirada del bloque y la frontera irlandesa.

Barnier ha afirmado que ciertas barreras al intercambio de bienes y servicios serán "inevitables"

Barnier ha afirmado que ciertas barreras al intercambio de bienes y servicios serán "inevitables" cuando el Reino Unido efectúe su salida del bloque, si decide abandonar la unión aduanera y el mercado único comunitarios. "Ha llegado el momento de tomar decisiones", añadió. Por su parte, Davis afirmó que ambos equipos negociadores iniciarán este martes un diálogo "intensivo" para tratar de acordar antes de final de marzo los términos de un periodo de transición de unos dos años tras la retirada oficial del Reino Unido de la UE, el 29 de marzo de 2019. Tras el encuentro de este lunes, habrá otro técnico el martes en Bruselas entre funcionarios británicos y comunitarios para tratar sobre el periodo de transición, cuyo objetivo es ayudar a las empresas a prepararse para la retirada.

Tras el histórico referéndum de junio de 2016, la posibilidad de un Brexit blando estuvo sobre la mesa hasta que la 'premier' May confirmó la salida del mercado único. Ahora, aunque se desconoce qué objetivo persigue Londres para esta nueva fase de negociaciones, en los últimos días había sonado la opción de permanecer en la unión aduanera o replicar el sistema actual bajo otra denominación. Los 'tories' euroescépticos presionan para imponer su visión, pero la mayoría de los Lores y la Cámara de los Comunes apuesta por quedarse en la unión aduanera o crear un sistema similar.

La semana pasada, la UE acordó la postura común para abordar las conversaciones de la fase de transición del Brexit, que Londres consideró está "bien alineada" con los planes del Reino Unido. Las directrices ratificadas por los otros 27 miembros de la UE dan luz verde al negociador jefe de la UE, Michel Barnier, para iniciar las conversaciones con Davis sobre esa transición.

El mes pasado, ambas partes llegaron a un acuerdo sobre la primera fase, por el que garantizarán los derechos de los comunitarios que viven en el Reino Unido, Londres pagará una suma considerable por su salida y la frontera entre Irlanda del Norte y la República de Irlanda seguirá siendo invisible. La semana pasada, May señaló que no quiere conceder derechos de residencia en el Reino Unido a los comunitarios que lleguen en el periodo de transición tras la retirada del país de la UE.

En declaraciones a los medios, May afirmó que tiene que haber una diferencia entre los que entren en el Reino Unido antes del Brexit —el 29 de marzo de 2019— y los que lo hagan después, durante el periodo de transición, que la UE espera termine el 31 de diciembre de 2020, aunque Londres prefiere que sea el 29 de marzo de 2021.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
14 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios