por no seguir las normas de comportamiento

De ligar en internet a bailar la 'Macarena': los enemigos públicos de Arabia Saudí

Es uno de los países con normas de comportamiento más estrictas: está prohibido que las mujeres conduzcan, hombres y mujeres no pueden verse si no existen lazos familiares...

Foto: Celebración del Eid al-fitr en Arabia Saudí. (EFE)
Celebración del Eid al-fitr en Arabia Saudí. (EFE)

Un joven de 14 años está a punto de cruzar la carretera por un paso de peatones, mientras los vehículos esperan a que se encienda el disco verde del semáforo. Lleva unos cascos puestos y, en medio de la carretera, se gira, sonríe y empieza el 'show'. La 'Macarena' de Los del Río es una canción que sigue de moda, quizá más en el extranjero que en España, pero en cualquier caso, sigue siendo uno de los éxitos más escuchados en todo el mundo. ¿Quién le iba a decir a este adolescente que bailar este famoso tema le iba a dar un buen susto?

No se conoce su nombre: solo su edad, 14 años, y el país donde se le ocurrió ponerse a bailar en plena calle: Arabia Saudí. Por ello, acabó siendo detenido. En el reino saudí, donde se profesa la corriente ideológica del islam suní más radical —el wahabismo—, las autoridades se encargan de reprimir metódicamente toda actividad que se desvíe de la moral permitida y exigida por Riad. Así, Arabia Saudí se ha coronado como uno de los países con normas de comportamiento de las más estrictas del mundo.

Y de los locales y calles de esta estricta monarquía tan exigente y con tan pocas concesiones, han ido surgiendo pequeños 'héroes' para algunos que se han convertido, como poco, en enemigos públicos del reino saudí, en valientes que se han atrevido a desafiar las inflexibles leyes de un país que tiene, entre otras múltiples prohibiciones, una norma que obliga a todas las mujeres a ir cubiertas —con 'abaya' y velo—, a todos los hombres a llevar pantalones largos y a ambos a no mezclarse entre sí si no existe entre ellos un vínculo familiar. Él, este adolescente sin nombre conocido, es uno de ellos. Pero hay muchos más:

1. Abu Sin, promotor de la "indecencia"

El caso de Abu Sin se remonta a 2016. Abu Sin es un 'youtuber' de 19 años cuya fama creció después de que las autoridades saudíes supieran que estaba flirteando con una estadounidense de 21 años, Christina Crocket, a través de la plataforma de videollamadas YouNow. A finales de septiembre, este joven, cuyo apodo significa 'sin dientes', fue detenido. El portavoz de la policía de la capital, Riad, el coronel Fawaz al Mayman, aseguró a 'Saudi Gazette' que su detención respondía a una "violación de los valores de la religión y la decencia".

A principios de octubre, el joven Abu Sin fue liberado bajo fianza después de 10 días detenido. Al Mayman señaló entonces que el muchacho había violado el artículo 6 de la Ley de Seguridad e Información del reino, que prohíbe "la producción de contenido perjudicial para el orden público, la decencia pública y los valores religiosos". Por este delito, el joven se enfrenta a una pena de hasta cinco años de prisión y a una multa de hasta tres millones de riales —más de 600.000 euros—. Eso sí, en su última conversación publicada, ella se tapó el pelo.

2. Bandar y Abdulramán, detenidos por abrazar

Bandar al Swed se acaba de licenciar en Gestión de Recursos Humanos por la Universidad Imán Mohamed bin Saúd, en Riad, sabe inglés, le gusta viajar y busca trabajo. Tiene más de 100.000 seguidores en Twitter, red social en la que es extremadamente activo. Y hace unos años, estuvo detenido. Su delito fue ofrecer y dar abrazos en la calle. Con un cartel de 'free hug', Bandar creyó que la campaña de los abrazos gratis era una iniciativa que podría llevar a su país, así que salió a la calle a ofrecer abrazos a desconocidos, iniciativa que grabó y que fue extensamente reproducida en todo el mundo. Abdulramán al Jayal, de 21 años, decidió seguir sus pasos y, una semana después, también salió a abrazar gratis a desconocidos en la calle.

Las autoridades saudíes los detuvieron a los dos y se incautaron de sus pancartas: dos trozos de cartón en los que se leía, únicamente, 'Abrazos gratis'. Según la Comisión de Promoción de las Virtudes y Prevención del Vicio, los dos violaron las leyes locales al llevar a cabo "prácticas exóticas". Este organismo fue objeto de numerosas críticas en 2002 al impedir que unas estudiantes de un colegio en llamas salieran del edificio porque no llevaban puesta la 'ayaba' obligatoria: 15 niñas perdieron la vida.

3. 'Dab', el baile que incita a consumir drogas

Actor saudí haciendo 'dab dance'. (YouTube)
Actor saudí haciendo 'dab dance'. (YouTube)

Desde que el jugador del Manchester Paul Pogba lo convirtió en una moda —ya en sus tiempos de la Juventus—, el 'dab dance' se ha convertido en todo un símbolo: políticos, cantantes... todo el mundo se ha colocado en esa extraña postura en la que, con la cabeza ladeada hacia abajo, uno levanta un brazo y un codo como si se tapara el rostro. Este es el gesto que, espontáneamente, decidió hacer Abdallah al Shahani, actor y presentador de televisión saudí, durante un festival de música en la ciudad de Taif, en la provincia de La Meca.

En inglés, 'dabbing' significa hacer un toque, pero coloquialmente también se usa para hacer referencia a un modo de consumir hachís o marihuana utilizando una herramienta similar a una pipa de agua. Quizá por esto el Comité Nacional de Lucha contra el Consumo de Drogas, de iniciativa estatal, considera que es un baile que incita al consumo de estupefacientes y lo ha definido como una "peligrosa tendencia", advirtiendo a aquellos que fomenten este movimiento en actos públicos o en redes sociales con severas consecuencias.

Al Shahani, que fue detenido por ello, se disculpó en Twitter por este movimiento: "Que la paz sea con vosotros. Y mi más sincera disculpa hacia nuestro querido reino por el acto, espontáneo e involuntario, que hice en el festival de Taif".

El conocido escritor saudí Abdo Khal publicó poco después un artículo de opinión en 'Saudi Gazette' en el que apoyaba la reprimenda de Riad al artista. "Me puse contento cuando vi que las autoridades pertinentes detuvieron a otro artista que hizo el 'dab dance' durante una actuación, al igual que habían hecho con otro famoso cantante anteriormente", escribió. "El artista debería haber sido más consciente del efecto negativo de este baile en los niños. Porque había niños entre el público (...). Este baile dará a los más conservadores una justificación para criticar el arte y a los cantantes, y para describir a estos últimos como promotores del vicio. Y no solo eso, sino que incita y promueve el consumo de drogas, que es un delito en sí mismo".

4. Khulood y su indecente minifalda

El caso de Khulood es otro de todos esos que han desafiado las estrictas normas del reino saudí. Conocida únicamente por su nombre de pila, el caso de Khulood saltó a la prensa después de que se conociera que había sido detenida por pasear, en minifalda y camiseta de manga corta, y sin el pelo tapado, como exige la normativa islámica, en el pueblo de Ushayqir. Su arresto tuvo lugar a petición de la policía religiosa —la Comisión de Promoción de la Virtud y Prevención del Vicio—.

Imagen del vídeo en el que la joven pasea en minifalda y camiseta corta.
Imagen del vídeo en el que la joven pasea en minifalda y camiseta corta.

Sin embargo, más que por la ley, Khulood fue detenida por no seguir la tradición y la cultura saudí: fueron los propios usuarios de las redes sociales los que pidieron a las autoridades el arresto de la joven, por llevar "ropa indecente".

5. "Dale a tu cuerpo alegría, Macarena"

El más reciente ha sido el de este adolescente de 14 años, cuyo delito fue detenerse en medio de un paso de peatones y, ante la mirada de los conductores de los vehículos que esperaban a poder cruzar, ponerse a bailar la 'Macarena' con una sonrisa en la cara.

Después de una exhaustiva e innecesaria investigación, la policía dio con la identidad del menor, que no ha trascendido, y consiguió que fuera detenido. A pesar de que ha sido liberado, el adolescente ha sido acusado de comportamiento impropio y ha sido advertido por las autoridades de las "posibles consecuencias para su seguridad y para la seguridad de peatones y conductores". El ministerio ha explicado que el adolescente "ha firmado una declaración escrita" por la que se compromete a "no volver a actuar poniendo en peligro" su vida y la de los demás.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios