Es noticia
Menú
Del primer Opel Kadett al nuevo Astra, 85 años que ilustran la evolución del automóvil
  1. Motor
  2. Tecnología y motor
El nuevo modelo nace ya electrificado

Del primer Opel Kadett al nuevo Astra, 85 años que ilustran la evolución del automóvil

La sexta generación del Astra llega a los concesionarios a final de año. Revolucionaria por imagen y tecnología, forma parte de una saga de coches compactos que siempre innovó

Foto: En primer plano, las cinco primeras generaciones del Opel Astra. Tras ellas, los Kadett que abrieron camino en el segmento compacto.
En primer plano, las cinco primeras generaciones del Opel Astra. Tras ellas, los Kadett que abrieron camino en el segmento compacto.

Fundada por Adam Opel en la ciudad alemana de Rüsselsheim en 1862 como fabricante de máquinas de coser, la compañía Opel construye también bicicletas a partir de 1886 para acabar dedicándose a los automóviles en 1899, cuando tras la muerte del fundador sus herederos deciden que hay más futuro en los vehículos con motor. Así las cosas, y dedicada a los coches asequibles, Opel progresa hasta ser adquirida en 1929 por la estadounidense General Motors, un hito decisivo que potencia la actividad de la marca alemana, que en 1935 lanza el mítico Olympia (nombre elegido con ocasión de los Juegos Olímpicos de Berlín de 1936), del que un año después derivará el primer Kadett, que rápidamente se convierte en el automóvil más vendido en Alemania.

Desde ese momento hasta la llegada en 1991 del primer Astra todos los modelos compactos de Opel utilizarían el nombre Kadett, mientras que las siguientes seis generaciones, hasta nuestros días, se han llamado Astra, empezando por el Astra F (1991-1997), que es el Opel más vendido de todos los tiempos con sus 4.130.000 unidades producidas, y terminando por el nuevo Astra recién presentado, que llegará a los concesionarios a finales de año y da forma a la etapa contemporánea de la marca, adquirida en 2017 por el grupo francés PSA que, a su vez, se fusionó con FCA a comienzos de este año para formar Stellantis, el cuarto mayor grupo mundial del automóvil.

placeholder La sexta generación del Astra es el primer compacto de Opel lanzado fuera de General Motors. Comprada en 2017 por PSA, la marca alemana pertenece ahora al gigante Stellantis.
La sexta generación del Astra es el primer compacto de Opel lanzado fuera de General Motors. Comprada en 2017 por PSA, la marca alemana pertenece ahora al gigante Stellantis.

Y las 11 generaciones de Kadett y Astra no solo sirven para ver la evolución de Opel en los últimos 85 años, sino que también permiten comprobar cómo han progresado técnica y estilísticamente los automóviles en general; y en particular los llamados compactos, un tipo de coche asequible y de producción masiva con mayor influencia en la sociedad probablemente que vehículos más llamativos pero también más minoritarios.

El primer Kadett, de 1936 a 1940

El primer Kadett (la denominación hacía mención al ‘cadete naval’, porque la marca se inspiraba en nombres de la marina alemana) fue revolucionario en su momento, pues recurría ya a una carrocería monocasco de acero derivada de la estrenada un año antes por el Olympia, el primer coche alemán en emplear esta moderna solución (antes, las carrocerías se fijaban a bastidores, como sigue ocurriendo hoy con algún modelo todoterreno y ‘pick-up’). Con la consiguiente rebaja de peso lograda (el conjunto arrojaba en báscula 757 kilos) se reducía el consumo y mejoraban las prestaciones, de modo que el Kadett de 1936 alcanzaba casi los 100 km/h con su motor de cuatro cilindros y 1.073 centímetros cúbicos que rendía 23 CV. La prensa de la época destacó sus virtudes: “Como han confirmado las primeras pruebas de conducción, el Kadett no es un vehículo común en esta horquilla de precios”.

placeholder En la imagen, un Kadett Limousine de 1938. Los faros integrados y su carrocería monocasco eran algunos de sus grandes avances.
En la imagen, un Kadett Limousine de 1938. Los faros integrados y su carrocería monocasco eran algunos de sus grandes avances.

Y es que ese primer Kadett ofrecía una buena relación calidad-precio y democratizaba de alguna manera el lujo. Detalles como los frenos hidráulicos en las cuatro ruedas, los intermitentes, los faros integrados en la carrocería, la ventilación sin corrientes de aire a través de una ventanilla abatible triangular y el maletero ‘a prueba de polvo’ y accesible desde el interior eran en aquel momento infrecuentes en su segmento, pero el Kadett los ofrecía todos de serie.

Además, el Kadett fue el primer Opel en incorporar un carburador de tiro descendente de desarrollo propio con el llamado tubo venturi. En este tubo, que lleva el nombre del físico italiano Giovanni Battista Venturi (1746-1822), el combustible se mezcla con el aire de admisión antes de la válvula de mariposa. El tubo venturi es una pieza de paredes lisas con un estrechamiento; y cuando el aire fluye a través del tubo y pasa por la sección estrecha, tiene que fluir más rápido en este punto que en las otras secciones, lo que provoca un efecto de vacío. Y como en el punto estrecho hay un tubo lleno de gasolina, el combustible es aspirado por el vacío en el tubo venturi y arrastrado.

Asimismo, el Kadett revolucionó en parte el sistema de fabricación gracias al ya citado monocasco autoportante, pues en la cadena de producción la carrocería y la mecánica (motor, transmisión, ejes...) se ensamblaban en el denominado ‘matrimonio’, método que aún hoy se emplea en las factorías de automóviles y que se sirve de unos elevadores hidráulicos que ya tenía la planta de Rüsselsheim en 1936.

El Kadett se hace moderno

El salto a la modernidad llega con el Kadett A de 1962, un modelo para el que Opel levanta una fábrica específica en la ciudad de Bochum. Es la época del milagro económico alemán y el nuevo Kadett sorprende por sus bajos costes de mantenimiento, uno de los secretos para acumular 650.000 unidades vendidas hasta 1965. Además, la marca plantea su coche como alternativa lógica al Escarabajo, el ‘best seller’ de su gran rival de Wolfsburg, sobre el que aporta dos ventajas que Opel destaca: el motor de cuatro cilindros refrigerado por agua (993 cc y 40 CV de potencia) y el tapón de combustible en el exterior (hasta entonces, muchos coches tenían la boca de llenado en el interior del maletero). De ahí el eslogan publicitario: “Nunca olerás a gasolina en el maletero”.

placeholder El Opel Kadett A, lanzado en 1962, estrenó la factoría de Bochum y es considerado el primer compacto 'moderno' de la saga.
El Opel Kadett A, lanzado en 1962, estrenó la factoría de Bochum y es considerado el primer compacto 'moderno' de la saga.

Pero además de un gran maletero y mucho espacio para cuatro personas, el Kadett A apostaba por unas líneas más modernas, con una línea de cintura baja y ventanillas amplias que permitían mejor visibilidad, señas de identidad de la carrocería de dos puertas que se mantuvo en el Kadett Caravan, de estilo familiar, nacido en 1963.

placeholder El Opel Kadett B, lanzado en 1965, inspiró sus líneas en las de algunos modelos americanos de General Motors.
El Opel Kadett B, lanzado en 1965, inspiró sus líneas en las de algunos modelos americanos de General Motors.

Su sucesor, el Kadett B, se comercializa de 1965 a 1973, y por vez primera la longitud supera los cuatro metros. Para su carrocería, los diseñadores se inspiraron en sus colegas de General Motors en Norteamérica, pues la parte trasera, plana e inclinada, recordaba a los coupés más populares en aquel mercado. Además, creció la potencia, pues Opel ofrecía dos motores: uno de 1.078 centímetros cúbicos con 45 CV y la mecánica 1.1 S, de mayor compresión, con 55 CV. Su éxito fue inmediato, sumando más de 2,6 millones de unidades producidas en 8 años, y se le considera el primer Kadett con trascendencia internacional, pues en 1966 la cuota de exportación alcanzó el 50% y el modelo de la marca germana llegaba a 120 países.

placeholder Del Opel Kadett C llegó a haber una versión con motor dotado de inyección Bosch, que rendía 105 CV.
Del Opel Kadett C llegó a haber una versión con motor dotado de inyección Bosch, que rendía 105 CV.

El Kadett C (1973-1979) desplegó una completa oferta que incluía desde un práctico familiar a un coupé deportivo, y de él se fabricaron 1,7 millones de unidades. Tenía aún tracción trasera y estrenaba una nueva suspensión delantera de doble horquilla, avanzada para la época. Y en 1975 reforzaba su gama con la potente versión GT/E, dotada de un motor 1.9 con inyección Bosch L-Jetronic que desarrollaba 105 CV y movía con agilidad un conjunto que pesaba escasamente 900 kilos y alcanzaba una velocidad máxima de 184 km/h.

placeholder El Kadett D fue el primer Opel con tracción delantera, solución que ya no abandonaría ningún compacto de la marca alemana.
El Kadett D fue el primer Opel con tracción delantera, solución que ya no abandonaría ningún compacto de la marca alemana.

El Kadett D (1979-1984), primer modelo de Opel con tracción delantera, es curiosamente algo más corto que su predecesor, pues mide 3.998 milímetros; pero su interior es más amplio (supera en habitabilidad a sus principales rivales) gracias a esa nueva disposición mecánica y al uso de un moderno eje de torsión en el tren posterior. Y también es innovador el motor OHC de 1,3 litros disponible con 60 y 75 CV. A partir de la primera carrocería derivó una segunda, de tipo familiar, así como el deportivo Kadett GTE, equipado con suspensión de altura rebajada, frenos de disco ventilados en el eje delantero y un motor 1.8 que rendía 115 CV y le permitía alcanzar una velocidad máxima de 187 km/h. Otras modificaciones técnicas incluían un chasis con una nueva puesta a punto y la altura de la carrocería rebajada, nuevos amortiguadores de dirección y frenos de disco delanteros ventilados. Hasta 1984, el Kadett D totalizó 2,1 millones de unidades vendidas.

placeholder El Opel Kadett E de 1984 supuso un enorme salto adelante en cuestión de aerodinámica: un Cx de 0,32 cuando en su antecesor era de 0,39.
El Opel Kadett E de 1984 supuso un enorme salto adelante en cuestión de aerodinámica: un Cx de 0,32 cuando en su antecesor era de 0,39.

Su relevo sería el Kadett E (1984-1991), segundo modelo de la saga con tracción delantera y premiado con el prestigioso ‘Car of the Year 1985’, de cuyo éxito hablan bien las casi 3,8 millones de unidades producidas. Y aunque estaba basado en la ingeniería de su predecesor, los diseñadores revolucionaron su diseño en materia de aerodinámica, donde se convirtió en referente de su categoría: frente al índice Cx de 0,39 del Kadett D, el Kadett E de 1984 anunciaba 0,32 gracias a las 1.200 horas invertidas en el túnel de viento, donde por ejemplo se modeló el portón trasero a conciencia. Y su versión deportiva GSi, con un Cx de 0,30, pasó a ser el compacto más aerodinámico del mundo. Además, en 1987 se sumó a la gama el legendario motor de 16 válvulas para el Kadett GSi.

placeholder El Astra F, primera generación del Astra, ve la luz en 1991. Y es hasta la fecha el Opel más vendido de la historia.
El Astra F, primera generación del Astra, ve la luz en 1991. Y es hasta la fecha el Opel más vendido de la historia.

Pero el superventas de la saga Kadett-Astra es el Astra F (1991-1997), del que se fabricaron más de 4,1 millones de unidades y que fue gestado con prioridades como más espacio interior, mayor confort y mayor protección medioambiental. Opel se decidió a rebautizar a su modelo compacto y eligió el nombre que Vauxhall (la marca usada por General Motors en el Reino Unido) daba al anterior Kadett desde 1980. El avance en seguridad también fue relevante, y todos los Astra incluían pretensores activos en los cinturones de seguridad de los asientos delanteros, cinturones ajustables en altura y banquetas de los asientos con efecto ‘antisubmarino’ (evita que el ocupante deslice bajo la banda del cinturón en caso de choque frontal), así como protección lateral con refuerzos de doble tubo de acero en las puertas. Y todos los motores contaban con catalizador.

placeholder Del Opel Astra G hubo seis variantes diferentes. Y fue el primero de la saga con carrocería completamente galvanizada.
Del Opel Astra G hubo seis variantes diferentes. Y fue el primero de la saga con carrocería completamente galvanizada.

La segunda generación, o Astra G (1998-2004), apostaba por un diseño más cupé y se ofreció desde el principio con tres carrocerías: de tres y cinco puertas, y familiar. Y más tarde se añadió una berlina de maletero separado, un cupé y un descapotable. Su rigidez torsional y de flexión casi duplicaba la de su predecesor, y contaba ya con una carrocería completamente galvanizada. Además, la seguridad activa mejoró con un aumento del 30% en la potencia lumínica de los faros halógenos H7 y el chasis Dynamic Safety (DSA) completamente rediseñado; y como la distancia entre ejes era unos diez centímetros más larga, disfrutaba de mayor espacio interior y de un maletero de 370 litros.

placeholder El tercer Astra, o Astra H, contó con versiones de hasta 240 CV de potencia. Y llegó a ofrecer siete variantes de carrocería distintas.
El tercer Astra, o Astra H, contó con versiones de hasta 240 CV de potencia. Y llegó a ofrecer siete variantes de carrocería distintas.

En cuanto al Astra H (2004-2009), si algo caracterizaba a esta tercera generación del Astra era su extensa gama de motores, con 12 alternativas para elegir entre 90 y 240 CV, o sus 7 tipos de carrocería, de manera que en solo cinco años totalizó 2,7 millones de unidades vendidas. Entre sus aspectos tecnológicos destacables figuraban el sistema de chasis adaptativo IDS Plus con control electrónico continuo de la amortiguación (CDC), o el sistema de iluminación con faros adaptativos (AFL) con luz dinámica en curva.

placeholder El Astra J, nacido en 2009, recurrió a tecnologías de coches más caros como el 'Opel Eye', que daba soporte a varios asistentes de conducción y seguridad.
El Astra J, nacido en 2009, recurrió a tecnologías de coches más caros como el 'Opel Eye', que daba soporte a varios asistentes de conducción y seguridad.

El Astra J (2009-2015), encargado de estrenar una nueva filosofía de diseño en la marca, también puso en huego tecnologías hasta entonces reservadas a modelos de segmentos superiores y más caros. Por ejemplo, el sistema de cámara ‘Opel Eye’, que reconoce las señales de tráfico e informa al conductor de los límites de velocidad o de las prohibiciones de adelantamiento, y que también nos advierte si hay peligro de salida involuntaria del carril. Y su sistema de faros AFL+ permite atenuar automáticamente el haz de luz o cambiar a luces largas. Asimismo, el chasis podía mejorarse con la tecnología adaptativa FlexRide y los conductores del Astra difrutaban ya de una nueva generación de asientos delanteros desarrollados de acuerdo con los últimos descubrimientos en materia de ergonomía, y galardonados con el sello de calidad de los expertos médicos de la organización independiente alemana AGR.

placeholder El Astra K fue el segundo modelo de la saga reconocido con el 'Car of the Year', el galardón europeo más prestigioso. Pesaba 200 kilos menos que su antecesor.
El Astra K fue el segundo modelo de la saga reconocido con el 'Car of the Year', el galardón europeo más prestigioso. Pesaba 200 kilos menos que su antecesor.

El Opel Astra K (2015-2021) también convenció desde su lanzamiento, lo que le valió también el premio ‘Car of the Year 2016’, concedido al mejor coche del año en Europa. Hasta 200 kilos más ligero, con mayor amplitud pese a una longitud total reducida y más eficiente gracias al uso exclusivo de motores de nueva generación, este quinto Astra supuso un importante salto cualitativo e innovó también por su tecnología de iluminación, siendo el primer coche del segmento compacto con faros LED matriciales. A ese sistema IntelliLux LED, completamente adaptativo y que evita deslumbramientos, añadía ayudas de conducción de nueva generación como el reconocimiento de señales de tráfico, el asistente de mantenimiento de carril activo con aviso de abandono involuntario de carril junto con la Indicación de distancia de seguimiento y la alerta de colisión frontal con frenado automático de emergencia. Y sus asientos con certificación AGR podían mejorarse con funciones de ventilación y masaje.

placeholder Del nuevo Astra, o Astra L, habrá versiones de gasolina, diésel e híbridas enchufables. Y comparte ya plataforma y mecánicas con otras marcas del grupo Stellantis.
Del nuevo Astra, o Astra L, habrá versiones de gasolina, diésel e híbridas enchufables. Y comparte ya plataforma y mecánicas con otras marcas del grupo Stellantis.

Y el último integrante de la saga, el Astra L, llega en este final del 2021 bajo el signo de la electrificación, pues la sexta entrega del Astra será la primera que cuente con versiones híbridas enchufables, con dos niveles de potencia a elegir: 180 y 225 CV. Pero la marca alemana no renuncia tampoco a motores de gasolina y diésel ‘convencionales’ de elevada eficiencia, que se combinan con transmisiones manuales de seis velocidades o automáticas de ocho. El nuevo Astra, además, supone también una ruptura en materia de diseño si comparamos con sus predecesores, pues se ha apostado por una imagen más dinámica, por superficies puras privadas de elementos superfluos y por el nuevo frontal de la marca, el Opel Vizor, que ya conocíamos por su utilización en el nuevo Mokka y en las recientes remodelaciones de Crossland y Grandland.

Fundada por Adam Opel en la ciudad alemana de Rüsselsheim en 1862 como fabricante de máquinas de coser, la compañía Opel construye también bicicletas a partir de 1886 para acabar dedicándose a los automóviles en 1899, cuando tras la muerte del fundador sus herederos deciden que hay más futuro en los vehículos con motor. Así las cosas, y dedicada a los coches asequibles, Opel progresa hasta ser adquirida en 1929 por la estadounidense General Motors, un hito decisivo que potencia la actividad de la marca alemana, que en 1935 lanza el mítico Olympia (nombre elegido con ocasión de los Juegos Olímpicos de Berlín de 1936), del que un año después derivará el primer Kadett, que rápidamente se convierte en el automóvil más vendido en Alemania.

General Motors Industria automóvil
El redactor recomienda