Nuevo Opel Mokka, un todocamino moderno, ligero y con versión eléctrica
  1. Motor
A LA VENTA DESDE 21.824 €

Nuevo Opel Mokka, un todocamino moderno, ligero y con versión eléctrica

Se ofrece con motores de gasolina de 100 y 120 CV, un diesel de 130 CV y una variante eléctrica de 136 CV

placeholder Foto: El nuevo Opel Mokka con un exterior muy expresivo se ofrece en versiones térmicas o eléctricas (en verde),
El nuevo Opel Mokka con un exterior muy expresivo se ofrece en versiones térmicas o eléctricas (en verde),

Opel lanza al mercado español su nuevo Mokka, un vehículo del segmento todocamino pequeño, de enfoque más urbano, que llega con un estilo rompedor, con un frontal muy llamativo y con mecánicas diesel y gasolina, a las que se añade una interesante versión 100 % eléctrica con etiqueta "0 emisiones". Es un coche completamente nuevo, más corto y también más ancho que su antecesor, pero sobre todo 120 kg más ligero y un 15% más rígido. Ya está a la venta en la red comercial, pero las primeras entregas comenzarán a finales de marzo.

El nuevo Mokka llega para competir en el mismo mercado que su antecesor pero con una gran diferencia: el anterior empleaba una plataforma de General Motors, con versiones diesel, de gasolina y una de GLP, mientras que el nuevo utiliza la plataforma multi energía del grupo Stellantis. Por ello, ahora ofrece versiones diesel y gasolina, además de una interesante variante 100 % eléctrica, compartiendo plataforma y mecánicas tanto con el Opel Corsa como con los modelos 2008 y 208 de Peugeot y con los Citroën C3.

Tiene también otro cambio importante para España, y es que si el anterior Mokka se fabricaba en la planta española de Figueruelas, el nuevo ya se está fabricando en la factoría francesa de Poissy. Por su plataforma, podría perfectamente fabricarse también en España, pero la fábrica de Figueruelas está a tope de su capacidad de producción. Y de ahí el cambio de sede.

placeholder El nuevo Mokka es 12 cm más corto que su antecesor pero ofrece la misma habitabilidad interior.
El nuevo Mokka es 12 cm más corto que su antecesor pero ofrece la misma habitabilidad interior.

Con el nuevo Mokka encontramos un vehículo de dimensiones contenidas para poder moverse bien en el tráfico urbano, pero que por su mecánica también puede utilizarse perfectamente en carretera. Es un coche con un diseño y una estética sencilla, pero al mismo tiempo muy llamativa. En su frontal encontramos una banda de color negro en la parte superior que incluye los faros de LED de serie y opcionalmente matriciales. Esta parte superior no es una rejilla de ventilación sino que es una superficie cerrada. Su estética es llamativa con formas muy rectas y con posibilidades de personalización en sus colores, por su techo bicolor o por toques de color en las llantas para darle un toque diferenciado.

Hemos podido hacer una primera toma de contacto con los dos vehículos, tanto con la variante con el motor más potente de gasolina de 120 caballos y cambio automático de ocho marchas como con la variante 100 % eléctrica el Mokka-e.

El coche aporta un puesto de conducción muy tecnológico porque solo se ofrece con cuadro instrumentos digital, aunque dependiendo de su equipamiento puede ser de 10 o 12 pulgadas. Esta instrumentación está asociada con una pantalla en la consola central de otras 10 pulgadas.

Un aspecto que me parece destacable es que, pese a que casi todo se puede hacer a través de esta pantalla central, el vehículo incluye unos cuantos botones para facilitar su utilización. Debajo de la pantalla tenemos botones para acceder al sistema de sonido, al navegador y para otras funciones. Todo ello para que su acceso sea más fácil e intuitivo. Y debajo tenemos los mandos de la climatización también de muy fácil utilización. En un momento en el que ya todo se hace mediante la pantalla, me parece una buena opción la que ofrece el nuevo Mokka.

placeholder 2020 Opel Mokka
2020 Opel Mokka

Y lo mismo ocurre con la palanca de cambios y con los modos de conducción. Tanto la palanca automática como la del modelo eléctrico es un selector con tres posiciones y muy fácil de gestionar. Lo mismo ocurre con el gestor de modos de conducción que ofrece igualmente tres posibilidades diferentes, eco, un modo confort y el más deportivo. Hay coches en los que es difícil seleccionar el modo que queremos seleccionar cuando vamos circulando, pero en este es realmente sencillo.

Hemos conducido el Mokka-e eléctrico que ofrece los tres modos de conducción que les comentaba. En función del modo seleccionado, se limita la potencia del motor para conseguir con ello una mejor autonomía. Si en condiciones normales el vehículo tiene 136 caballos del modo sport, cuando activamos el modo confort esta potencia se reduce a 110 CV, mientras que en el modo "eco" esta se reduce hasta 80 caballos. Con ello se gana autonomía al mejorar su eficiencia.

Al volante

He podido hacer un recorrido de unos 50 km en zona urbana y en una zona de carretera muy próxima a Madrid y, salvo algún momento en modo sport o en confort para probar las diferencias, la mayor parte del tiempo he utilizado el modo eco. Me parece más que suficiente. Incluso cuando hace falta más aceleración, solo presionar el pedal del acelerador ya se consigue que el coche recupere velocidad bastante rápidamente. Y con ello podemos ganar unos 20 km de autonomía cuando la batería está a tope.

El valor en el ciclo homologado WLTP para su autonomía es de 324 km. Nosotros al iniciar nuestra prueba, y con el selector en el modo eco, marcaba 318 km. Eso sí, después de los 50 km que hemos recorrido con el coche, la autonomía restante era de 282 km. Y eso sin hacer una conducción excesivamente lenta, sino simplemente conduciendo con suavidad.

placeholder Cuadro de instrumentos digital muy bueno para el uso con navegador.
Cuadro de instrumentos digital muy bueno para el uso con navegador.

La batería es de 50 kWh y se puede recargar en un punto de carga convencional de una casa o con un wallbox, lo más aconsejable. Y por su puesto se puede recargar en un punto de corriente continua y de alta capacidad, en cuyo caso la carga está limitada a un máximo de 100 kW. Como tiempos aproximados de recarga, en un wallbox de 11 kW en un minuto se carga para recorrer 1 km. Si se hace en un punto de 50 kW en un minuto recargaremos para hacer 5 km y en un cargador de 100 kW, el máximo posible, en 1 minuto tendremos carga para recorrer 9 kilómetros adicionales.

Por lo que se refiere al resto de su gama, el Mokka se ofrece con dos motorizaciones de gasolina y una diesel. Los motores de gasolina son un mismo propulsor de 1,2 litros con turbocompresor que ofrece dos opciones de potencia. El punto de partida es el de 100 caballos y por encima una opción de 120 caballos. Y si hablamos de diesel, una alternativa cada día menos buscada por los clientes, sobre todo en este segmento, se trata del 1.5 de 110 caballos.

En cuanto a cajas de cambios, manual de seis marchas o automático de convertidor de par de ocho relaciones, el conocido EAT8 del grupo PSA. Este último solo está disponible con el motor de gasolina más potente, mientras que tanto el gasolina de 100 CV como el diesel solo se ofrecen con el manual.

placeholder Esquema de la versión eléctrica, el Mokka-e, con sus baterías en el piso del vehículo.
Esquema de la versión eléctrica, el Mokka-e, con sus baterías en el piso del vehículo.

La combinación del propulsor de gasolina más potente con el cambio automático permite una conducción muy agradable en ciudad, donde el cambio se muestra muy obediente ante las solicitaciones de su conductor. Por otra parte, los 120 caballos de potencia, combinados con los 120 kilos de peso que se han reducido con respecto a la anterior generación del Mokka, hacen que su comportamiento dinámico sea muy ágil. No solo en ciudad sino también en carreteras de primer y segundo orden.

El Mokka llega para competir en un segmento que es el que más ventas acumula en el mercado español. Un mercado en el que casi todos los fabricantes ofrecen una alternativa y en la que este Opel Mokka proporciona un estilo muy llamativo, con gran personalidad, y una buena dinámica de marcha. En cuanto a sus precios, oscilan entre los 21.824 euros del básico de 100 CV y los 32.113 euros del tope de gama con el motor gasolina de 120 caballos el cambio automático y el máximo equipamiento. En cuanto al eléctrico Mokka-e, su precio recomendado sin descuentos ni plan de ayudas tipo Moves, parte de los 35.400 euros.

Coches
El redactor recomienda