Es noticia
Menú
Las motos, una alternativa que cobra fuerza ante la subida del precio de la gasolina
  1. Motor
  2. Nueva movilidad
Algunos 'scooters' gastan menos de 2 litros

Las motos, una alternativa que cobra fuerza ante la subida del precio de la gasolina

Ante la subida desbocada del precio de los carburantes, se impone buscar soluciones de movilidad asequibles, y el uso de una moto parece ideal si el transporte público no se ajusta a nuestros trayectos

Foto: Los 'scooters', incluso de gasolina, son más silenciosos que una moto convencional. (Peugeot Motocycles)
Los 'scooters', incluso de gasolina, son más silenciosos que una moto convencional. (Peugeot Motocycles)

El precio de los carburantes no detiene su ascenso, que le lleva a batir sucesivamente récords históricos y vacía con inusitada celeridad el bolsillo de los usuarios con automóviles motor de gasolina o diésel. Y, como parte de una tormenta perfecta, hasta los conductores que optaron por dar el salto a otras tecnologías de propulsión alternativas y más sostenibles, como el gas natural o la electricidad, sufren en sus carnes esta situación inflacionista, pues, si en el primer caso ha llegado a triplicarse la factura en cuestión de semanas, en el segundo también las recargas de las baterías cuestan más que nunca tanto en tomas domésticas como en estaciones públicas. ¿Cómo salir del atolladero si somos de los que, sí o sí, necesitamos desplazarnos diariamente o con frecuencia?

El transporte público aparece como una solución idónea para estos tiempos de crisis, pero ese mensaje, habitualmente defendido desde las administraciones, grupos ecologistas o incluso medios de comunicación masivos, suele olvidarse de esa enorme parte de la población a la que autobuses, metro o trenes de cercanías no resuelve la papeleta diaria. Es el caso del medio rural, donde el concepto transporte público es una entelequia, o incluso de las zonas urbanas o áreas metropolitanas donde muchos usuarios perderían dos y más horas de su tiempo por trayecto a base de combinar medios de transporte colectivos. Porque el transporte público, en cuanto salimos del centro de las ciudades, carece de ese carácter 'puerta a puerta' que sí nos da un vehículo particular, que llega a reducir a la décima parte el tiempo necesario para acudir a nuestro centro de estudios o de trabajo.

placeholder Para trayectos que incluyan autovía, un 'scooter' con más cilindrada aporta confort y seguridad.
Para trayectos que incluyan autovía, un 'scooter' con más cilindrada aporta confort y seguridad.

Pero con la gasolina en dos euros por litro y el gasóleo rondando también esa barrera psicológica, el uso del coche empieza a ser un bien de lujo para cientos de miles de familias. ¿Qué hacer entonces? La moto aparece en ese horizonte de crisis como una idónea alternativa individual 'puerta a puerta' de bajo coste, ya que por poco más de 2.000 euros disponemos de 'scooters' de 50 centímetros cúbicos con promedios de consumo que muchas veces bajan de los dos litros cada 100 kilómetros, mientras que en modelos con un motor de 125 cc, de mejor respuesta en el tráfico, el gasto suele oscilar entre los dos y los dos litros y medio. De hecho, si pensamos en un 'scooter' de alta cilindrada, que nos permita movernos por autovía al ritmo del tráfico con todas las garantías, el gasto no alcanza muchas veces los cuatro litros, bien por debajo de la gasolina que necesitaríamos de seguir moviéndonos en coche. Por una razón básica: para desplazar a una sola persona, parece más eficiente hacerlo con un 'scooter' de dos ruedas (a veces ya tienen tres) que con un vehículo de cuatro metros de largo y 1.200 kilos de peso, por ejemplo. No solo por el consumo, sino también por el espacio que ocupan uno y otro vehículo sobre la calzada.

Tres supuestos en la gran ciudad

Peugeot Motocycles, una de las marcas con mayor variedad de 'scooters' a la venta, acaba de publicar una serie de supuestos de uso que puede servirnos de ejemplo. Con escenarios en Madrid, Barcelona y Sevilla. En el caso de la capital del país, los autores del estudio imaginan un itinerario entre la Plaza de Castilla y un polígono industrial de San Fernando de Henares, cerca de Madrid, exactamente 20,7 kilómetros, que el usuario haría dos veces al día (ida y vuelta), y 20 días al mes. En total, 828 kilómetros mensuales para cumplir en nuestro trabajo que con un 'scooter' Tweet 125 (2.299 euros si lo compramos nuevo) supondría una inversión en gasolina de 38,35 euros, pues homologa un consumo medio de 2,4 l/100 km. Su depósito de 5,5 litros nos obligaría a repostar aproximadamente cada 200 o 220 kilómetros, pero la operación se torna mucho más amable con cantidades tan pequeñas. Y, si utilizásemos en ese trayecto un 'scooter' Metropolis 400 (7.499 euros), el gasto mensual en combustible para ese mismo trayecto sería de 62,32 euros, pues en este caso se anuncia un consumo medio de 3,9 l/100 km. Aquí el depósito es ya de 13 litros, y eso nos daría para más de 300 kilómetros entre repostajes.

placeholder Además de un menor gasto, el 'scooter' procura ventajas en movilidad por su reducido tamaño.
Además de un menor gasto, el 'scooter' procura ventajas en movilidad por su reducido tamaño.

Un segundo ejemplo fija como escenario Barcelona, donde Peugeot Motocycles imagina las necesidades de un usuario que cada día va y vuelve entre Paseo de Gracia y Sant Cugat del Vallés, 25,2 kilómetros por trayecto que se traducirían en 1.008 kilómetros mensuales si usamos el 'scooter' en esa tarea 20 días. En este caso, la utilización de un Tweet 125 supondría 46,69 euros en gasolina, mientras que, si circulamos en el 'scooter' más grande y potente, el Metropolis 400, el gasto subiría a 75,87 euros mensuales.

Por último, el estudio sitúa el tercer supuesto en la capital andaluza, una ruta entre la estación de tren de Santa Justa y el Parque Científico-Tecnológico Isla Cartuja distante 7,5 kilómetros. O sea, 15 kilómetros diarios. Es decir, 300 kilómetros mensuales achacables solo a necesidades de transporte para acudir al trabajo y regresar a casa. Con el Tweet 125 hablaríamos de 13,89 euros en gasolina cada mes, y de 22,58 euros si el usuario prefiere ir más cómodo en el scooter Metropolis 400. De hecho, para trayectos tan urbanos como este también son recomendables modelos con motor de menos cilindrada, como el Django 50 (2.990 euros), con un gasto de 1,9 l/100 km que, en el ejemplo sevillano, se convertiría en una inversión mensual en gasolina de solo 11 euros. Además, ese scooter de solo 50 centímetros cúbicos, que desarrolla una velocidad máxima de 45 km/h, tiene un depósito de 8,5 litros con más de 400 kilómetros de autonomía entre repostajes, de modo que muchos meses no sería necesario repostar si el uso del vehículo se limita a los desplazamientos descritos.

El precio de los carburantes no detiene su ascenso, que le lleva a batir sucesivamente récords históricos y vacía con inusitada celeridad el bolsillo de los usuarios con automóviles motor de gasolina o diésel. Y, como parte de una tormenta perfecta, hasta los conductores que optaron por dar el salto a otras tecnologías de propulsión alternativas y más sostenibles, como el gas natural o la electricidad, sufren en sus carnes esta situación inflacionista, pues, si en el primer caso ha llegado a triplicarse la factura en cuestión de semanas, en el segundo también las recargas de las baterías cuestan más que nunca tanto en tomas domésticas como en estaciones públicas. ¿Cómo salir del atolladero si somos de los que, sí o sí, necesitamos desplazarnos diariamente o con frecuencia?

Gasolina Inflación Combustibles fósiles Movilidad del futuro Transporte
El redactor recomienda