Es noticia
Menú
Nuevo Mercedes-AMG SL, el tataranieto del icónico 'alas de gaviota' de 1954
  1. Motor
  2. Novedades
Motores V8 biturbo de 585 y 476 CV

Nuevo Mercedes-AMG SL, el tataranieto del icónico 'alas de gaviota' de 1954

El nuevo SL no nace como Mercedes-Benz, sino como Mercedes-AMG, y eso ya da pistas sobre su personalidad. Sin duda, otro digno heredero para la saga del mítico 'Gullwing'

Foto: Entre los atributos más característicos del diseño de la carrocería cabe mencionar la larga batalla, los voladizos cortos, el largo capó y el habitáculo situado en una posición atrasada.
Entre los atributos más característicos del diseño de la carrocería cabe mencionar la larga batalla, los voladizos cortos, el largo capó y el habitáculo situado en una posición atrasada.

Mercedes-AMG ha presentado su nuevo SL, una nueva generación que lleva por nombre dos letras que tienen un gran peso en la automoción, de manera que no solo viene a sustituir al anterior modelo, sino que también trata de poner aún más arriba el listón de la exclusividad y la sofisticación.

Y es que hace casi 70 años nacía en Stuttgart un automóvil deportivo que buscaba convertirse en una leyenda desde su mera presentación. Llegaba el primer SL, un bólido de competición apto para la conducción por vías públicas. Poco después de su debut en 1952, el 300 SL recibió sus primeros galardones en los circuitos de carreras de todo el mundo, logrando un espectacular doblete en las legendarias 24 horas de Le Mans. En 1954 llegaría al mercado su sucesor: un vehículo deportivo de serie 300 SL (W 198) que recibió la denominación 'alas de gaviota' o 'Gullwing', un verdadero icono de la automoción que en 1999 recibió, por parte de un jurado formado por periodistas del motor, el título de 'vehículo deportivo del siglo XX'. Casi nada. Sin embargo, la historia del SL está salpicada por otros muchos más miembros de la familia, como el Pagoda (W-113, 1963-1971), el incombustible R 107, fabricado durante nada menos que 18 años, o su sucesor, el R 219, considerado por los especialistas como una escultura de la automoción por su llamativa forma de cuña.

placeholder La capota de lona retráctil rebaja el peso en 21 kilogramos respecto a una rígida.
La capota de lona retráctil rebaja el peso en 21 kilogramos respecto a una rígida.

Es por esto que, con este bagaje histórico tan exitoso a sus espaldas, el nuevo SL no es 'un coche más', sino que debe tener protagonismo en esta progresión de desarrollo de siete decenios, combinando cualidades de bólido purasangre con las de un tecnológico descapotable deportivo de lujo.

El diseño del nuevo Mercedes-AMG SL vincula la moderna filosofía de diseño de Mercedes-Benz con los genes deportivos de AMG, añadiendo detalles característicos que rememoran con respeto la tradición de casi 70 años del SL. Un claro ejemplo son los dos resaltes longitudinales sobre el capó, siendo solo una de las numerosas reminiscencias ligadas a la primera generación del modelo. Entre los atributos más característicos del diseño de la carrocería cabe mencionar la larga distancia entre ejes, los voladizos cortos, el largo capó y el habitáculo situado en una posición atrasada. Las llantas de aleación en formato grande (de 19 a 21 pulgadas) y enrasadas con la chapa, o su calandra del radiador específica de AMG, acentúan la deportividad y expresividad del modelo alemán.

placeholder En el momento del lanzamiento estará disponible con un propulsor V8 biturbo de 4.0 litros con dos potencias: 585 y 476 CV.
En el momento del lanzamiento estará disponible con un propulsor V8 biturbo de 4.0 litros con dos potencias: 585 y 476 CV.

Por su parte, el interior también se ve muy mejorado, desde el espacio disponible a la tecnología. De hecho, el canon de dimensiones es completamente nuevo, con una configuración de asientos que recupera el esquema 2+2 para brindar la posibilidad de usarse como coche de diario, aunque en las plazas posteriores, según reza la primera información sobre el coche, solo podrán ir personas de hasta 1,50 metros de estatura. Por otro lado, la tecnología y digitalización que encontramos en el habitáculo aumenta con respecto a su antecesor, empezando por el cuadro de instrumentos digital, que se integra en un visor tridimensional. Para el sistema de infoentretenimiento MBUX, el usuario puede elegir entre varios estilos específicos de visualización, así como distintos modos; y la pantalla puede alterar su ángulo, de manera que cuando el sol incida sobre ella, el conductor no deje de verla ni reciba incómodos reflejos.

placeholder La pantalla central puede cambiar su ángulo de inclinación para no emitir reflejos cuando le incida el sol directo.
La pantalla central puede cambiar su ángulo de inclinación para no emitir reflejos cuando le incida el sol directo.

Y como buen descapotable de la casa, el Mercedes-AMG SL equipa en los asientos delanteros el sistema de calefacción integrada Airscarf, que emite aire caliente a través de difusores ubicados en los reposacabezas, de manera que ese flujo climatizado entra en el habitáculo y envuelve como una bufanda invisible el cuello y la nuca tanto del conductor como el de su acompañante. Los asientos delanteros, que de serie tienen diseño deportivo y ajuste eléctrico, pueden sustituirse por unos AMG Performance de manera opcional.

Un 'lienzo en blanco'

Mercedes-AMG se ha centrado también, por supuesto, en la conducción, la dinámica y la parte técnica, de manera que el coche sea todo lo deportivo y avanzado que esperarían de un modelo de este calibre. Así, el chasis está formado por una estructura ligera compuesta de aluminio, con un ‘Spaceframe’ del mismo material con estructura autoportante. Esta construcción garantiza máxima rigidez y es una base perfecta para una conducción precisa, dinámica y con el máximo de confort. Todo esto ha sido posible porque para este nuevo SL se ha partido de una hoja en blanco en cuanto a diseño. No han asumido ningún componente del anterior SL ni de ningún otro modelo, como el AMG GT Roadster. Gracias a esto, este nuevo SL cuenta con una mezcla inteligente de materiales que hace posible conjugar la máxima rigidez con un bajo peso. Entre los que se han empleado encontramos aluminio, magnesio, materiales reforzados con fibra o acero... Como resultado, en comparación con la serie precedente la rigidez a la torsión aumenta un 18%, la rigidez transversal es un 50% mayor que la del AMG GT Roadster y la rigidez longitudinal es un 40% superior a la de su 'hermano' más radical. Además, el peso de la carrocería en bruto es de 270 kilos, lo que ayuda a que todo el conjunto sea, según la marca, más ágil.

placeholder El nuevo AMG SL llega con una configuración de asientos 2+2.
El nuevo AMG SL llega con una configuración de asientos 2+2.

La eficiencia aerodinámica también ha sido esencial en su desarrollo, y el lujoso roadster 2+2 ahora desvelado se beneficia aquí de la experiencia de Mercedes-AMG en la competición automovilística, lo que ha ayudado a definir numerosos elementos aerodinámicos en el frontal y en la zaga. Uno de los más destacados es el Airpanel, sistema formado por dos componentes: el primero consta de unas lamas verticales ocultas detrás de la toma inferior de aire, mientras que el segundo son lamas horizontales, situadas por detrás. En su posición básica, todas estas lamas están cerradas, reduciendo así la resistencia aerodinámica. Una vez se alcanza una temperatura determinada en componentes definidos, y si la demanda de refrigeración es especialmente elevada, las lamas se abren, aunque en el segundo sistema esto sucede cuando se alcanzan los 180 km/h. Pero la aerodinámica activa no termina aquí, pues el nuevo AMG SL monta un spoiler trasero extensible integrado en la tapa del maletero. A partir de 80 km/h puede asumir posiciones con cinco ángulos diferentes para desempeñar distintas tareas, desde optimizar la estabilidad de marcha hasta reducir la resistencia al avance. Este perfil, fabricado en fibra de carbono y con un peso de unos dos kilos, reacciona a la posición del selector de programas de conducción AMG, desplazándose automáticamente unos 40 milímetros hacia abajo al alcanzarse los 80 km/h antes mencionados. Con esto se genera el llamado efecto Venturi, que adhiere el vehículo de manera más intensa al asfalto.

placeholder Más adelante llegará una potente versión híbrida de altas prestaciones.
Más adelante llegará una potente versión híbrida de altas prestaciones.

Y esencial en un descapotable es saber qué capota monta. Esta vez el SL opta por una de lona con accionamiento eléctrico en lugar del techo retráctil rígido de la generación anterior. La disminución de peso es de 21 kilogramos, y además la posición es más baja, por lo que el centro de gravedad se beneficia de este cambio de manera indirecta. La operación de apertura o de cierre se completa en solo 15 segundos, y puede ejecutarse en marcha, hasta una velocidad de 60 km/h.

placeholder El tamaño de las llantas va desde las 19 hasta las 21 pulgadas.
El tamaño de las llantas va desde las 19 hasta las 21 pulgadas.

Aunque las novedades son muchas, hay otra que destaca, pues nunca se había incorporado a ningún SL en sus siete décadas de historia. Hablamos del sistema de tracción integral 4Matic+, que integran los dos modelos V8. Este se encarga de repartir de manera óptima toda la potencia de la que dispone el nuevo SL, que no es poca, pues en la fecha de lanzamiento al mercado estará disponible con el motor AMG V8 biturbo de 4 litros en dos niveles de potencia. En el caso del modelo tope de gama, el SL 63 4Matic+, desarrolla una potencia de 585 CV y un par máximo de 800 Nm, lo que le permite despachar el paso de 0 a 100 km/h en solo 3,6 segundos. Por su parte, el SL 55 4Matic+ se 'conforma' con 476 CV y 700 Nm de par, suficientes para hacer el sprint de 0 a 100 km/h en 3,9 segundos. Asociada a este motor encontramos la caja de cambios AMG Speedshift MCT9G; y más adelante el SL también tendrá una potente propulsión híbrida de altas prestaciones, siguiendo con la estrategia AMG E Performance.

placeholder El modelo tope de gama (585 CV) es el AMG SL 63 4Matic+, mientras que el AMG SL 55 4Matic+ genera 476 caballos.
El modelo tope de gama (585 CV) es el AMG SL 63 4Matic+, mientras que el AMG SL 55 4Matic+ genera 476 caballos.

Para hacer que la conducción de este flamante nuevo deportivo sea digna del logo con la estrella que luce en el capó, el SL 55 4Matic+ equipa de serie un nuevo tren de rodaje mecánico AMG Ride Control con amortiguadores de aluminio de alto rendimiento y muelles helicoidales de construcción ligera. Por primera vez se equipa un vehículo de serie de Mercedes-AMG con un eje delantero multibrazo, mientras que en el trasero también se monta una estructura de cinco brazos en disposición tridimensional. Por su parte, el SL 63 4Matic+ celebra el estreno del innovador tren de rodaje AMG Active Ride Control con estabilización hidráulica activa del balanceo. La novedad más importante son elementos hidráulicos activos que sustituyen a los estabilizadores transversales mecánicos convencionales, encargados de compensar en fracciones de segundo los movimientos de balanceo del nuevo SL. Y ayudando también a una conducción más ágil, otro estreno en la larga historia del SL: dirección activa del eje posterior, función que a bajas velocidades gira las ruedas traseras en sentido contrario al de las ruedas delanteras (hasta 100 km/h), mientras que a velocidades más elevadas lo hace en el mismo sentido, aportando de esta forma más estabilidad y mayor inmediatez de reacciones.

placeholder La capota de lona operada de manera eléctrica solo tarda 15 segundos en plegarse o desplegarse, pudiendo hacerse hasta a 60 km/h.
La capota de lona operada de manera eléctrica solo tarda 15 segundos en plegarse o desplegarse, pudiendo hacerse hasta a 60 km/h.

Por último, la firma germana dota al modelo de los últimos sistemas de asistencia a la conducción, utilizando numerosos sensores, cámaras y equipos de radar para observar el tráfico y el entorno del nuevo SL, siendo capaz de adaptar la velocidad, mantener una separación suficiente respecto a otros vehículos o facilitar el guiado en curvas o maniobras de cambio de carril. Si reconoce un peligro, numerosos sistemas le ayudan a reaccionar correctamente ante una colisión inminente, por ejemplo.

Mercedes-AMG ha presentado su nuevo SL, una nueva generación que lleva por nombre dos letras que tienen un gran peso en la automoción, de manera que no solo viene a sustituir al anterior modelo, sino que también trata de poner aún más arriba el listón de la exclusividad y la sofisticación.

Lujo
El redactor recomienda