PRUEBA MAZDA MX30

Mazda MX30, el coche perfecto para los inconformistas urbanos

Un eléctrico de enfoque urbano, minimalista y muy rompedor con sus puertas de apertura hacia atrás

La marca japonesa Mazda solo sabe hacer las cosas de una manera diferente al resto de los fabricantes. Y para lanzar su primer vehículo eléctrico se ha esforzado en hacer un coche completamente distinto por su estética, su habitabilidad, su acceso al interior y también por su mecánica. Un motor de 145 caballos y una batería pequeña, ligera y de precio accesible, de 35,5 kWh, lo que proporciona una autonomía de solo 200 km según los valores homologados. Además, su velocidad máxima está limitada a 145 km/h. Un coche pensado para moverse por la ciudad y hacerlo con un estilo diferente.

Con ello se configura un coche de enfoque eminentemente urbano debido a su escasa autonomía, pero también un vehículo ágil y muy sencillo de conducir en el día a día. En el Mazda MX30 no encontramos aceleraciones fulgurantes, como tienen algunos modelos eléctricos de su competencia, tampoco unas fuertes deceleraciones para conseguir la máxima recarga de la batería. Pero si tenemos un vehículo agradable en la ciudad, con un interior muy acogedor, moderno y luminoso.

El objetivo de los ingenieros de Mazda ha sido el de proporcionar una conducción suave y sencilla, parecida a la que haríamos con un coche normal de gasolina o diesel pero sin el engorro del cambio de marchas. Pero al mismo tiempo con las ventajas que tiene un vehículo eléctrico. Es decir, que solo hay que frenar y acelerar, ya que no hay una caja de cambios. Y por supuesto ese carácter cero emisiones en su utilización, que es lo que exige la lucha contra el cambio climático. Esa etiqueta "0 emisiones" le proporciona numerosas ventajas en el tráfico urbano, al menos en Madrid.

La conducción del MX30 es muy sencilla. Solo hay que ponerlo en marcha e inmediatamente podemos empezar a funcionar. La palanca va situada entre los dos asientos y tiene las posiciones típicas de un cambio automático, además de una posición a la izquierda que es la del parking. Para facilitar aún más la conducción no se ofrecen, como en otros vehículos de la competencia, diferentes modos de conducción.

El sistema de apertura de las puertas y su acceso al interior son un aspecto rompedor en el MX30.
El sistema de apertura de las puertas y su acceso al interior son un aspecto rompedor en el MX30.

Su conducción es muy agradable, porque permite un manejo muy ágil, pero al mismo tiempo bastante suave. Es decir, que no encontramos los excesos de algunos rivales eléctricos que aceleran de manera brusca si se pisa a fondo el acelerador. Y lo mismo ocurre al retener o frenar. Mientras que en otros modelos eléctricos la frenada también es brusca, en este caso es igualmente suave. Lo que los técnicos han buscado con la puesta a punto del MX30 ha sido conseguir el comportamiento dinámico de un vehículo con motor térmico convencional en un nuevo coche eléctrico urbano.

Para el conductor que quiera involucrarse un poco más en la conducción, en el volante encontramos unas levas, que por supuesto no sirven para cambiar de marcha. En realidad son levas para controlar el grado de regeneración de electricidad. También la sencillez marca este sistema de ajuste. Al poner en marcha el vehículo se activa un modo intermedio de retención. Es decir uno que hace una retención similar a la de un coche con motor térmico. El conductor puede elegir dos modos con mayor capacidad de regeneración y otros dos con menos.

Les decía que es un vehículo innovador y solo con ver el coche ya queda claro que lo es. Las puertas delanteras abren hacia delante, como las de todos los coches. Pero las traseras, que son más pequeñas, abren hacia atrás. Con ello, se consigue un magnífico acceso al interior del vehículo, ya que es muy fácil entrar tanto a las plazas delanteras como a las traseras.

Los asientos delanteros tienen un tirador, y en el caso del asiento del conductor dos teclas en el respaldo para echar hacia delante el respaldo y también el asiento completo. Además la terminación de sus asientos en tela y de un color bastante claro hace que la sensación de habitabilidad sea muy buena, pese a que por sus dimensiones las plazas traseras son algo justas.

Interior moderno y minimalista, con asientos en tonos claros.
Interior moderno y minimalista, con asientos en tonos claros.

Estas puertas dan un fácil acceso y permiten la ausencia del pilar central, ese que tanto molesta para entrar y salir pero que ofrece rigidez al vehículo. Esta ausencia se ve suplida perfectamente por los refuerzos estructurales del MX30. Hay otro aspecto muy innovador y es que el cinturón de seguridad del conductor y el del acompañante del asiento delantero van sujetos en la puerta trasera. Un detalle también rompedor es el empleo de corcho en algunas piezas del vehículo como la bandeja inferior entre los asientos delanteros. este es un detalle a su historia ya que la compañía se inició como un fabricante de corcho.

Autonomía justa

Les decía que es un vehículo eminentemente urbano por su autonomía. He cargado el coche hasta el 100 % de su capacidad y la autonomía máxima que marcaba en su cuadro instrumentos era de 169 km. Eso sí, circulando por carretera en torno a 100 km/h el consumo es aproximadamente de 1 km de autonomía por kilómetro recorrido. Pero si la velocidad la subimos a 120 o incluso 130 km/h, veremos que esta cifra autonomía baja más rápidamente.

Sin embargo, si realmente estamos haciendo una conducción en ciudad, circulando entre coches, semáforos y pasos de cebra, podremos comprobar que los 169 km de autonomía del marcador se hacen más que suficientes y que cuesta trabajo ir reduciendo esa cifra haciendo desplazamientos a velocidades de la ciudad.

El Mazda MX30 tiene sus limitaciones por la escasa autonomía, pero es lo que buscaba la marca. A mediados del próximo año este modelo ampliará su gama con una variante de autonomía extendida. Sobre la misma base mecánica del actual se añadirá un motor rotativo de gasolina encargado de suministrar electricidad al motor. Pero siempre será el motor eléctrico el encargado de mover las ruedas del vehículo. Así, con esta variante su autonomía limitada dejará de ser un problema. Entonces, ya se podrán hacer desplazamientos interurbanos y hasta viajes.

Sin duda el nuevo Mazda MX 30 es una interesante alternativa a los coches eléctricos nuevos, modelos como los del grupo PSA, con variantes de carrocería turismo o todocamino urbano, o el Renault Zoe. Aunque sin duda este Mazda tiene en el punto de mira en el Mini eléctrico. Por su estilo rompedor, moderno y exclusivo, por ofrecer una movilidad urbana diferente, con clase. Y también comparable, más lujoso aunque menos rompedor, el DS3 Crossback E-Tense.

Ficha técnica

Motor: eléctrico

Potencia máxima: 145 CV

Par máximo: 271 Nm

Tensión nominal: 355 V

Batería: iones de litio

Capacidad : 35,5 kWh

Carga máxima en CC: 50 kW

Carga máxima en CA: 7,4 kW

Autonomíaa en ciclo WLTP: 200 km

Velocidad máxima: 140 km/h

Aceleración de 0 a 100 km/h, 9,7 segundos

Caja de cambios: no tiene

Tracción: Delantera

Consumos homologado WLTP en ciclo combinado 19 kWh a los 100 km

Dimensiones (longitud/anchura/altura), 4,40 x 1,80 x 1,55

Capacidad maletero: 366 litros.

Peso en vacío: 1.720 kg.

Precio: 33.000 euros.de precio recomendado sin ayudas oficiales.

Motor

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios