PRUEBA VOLVO S60 T5 250 CV

Por qué el nuevo Volvo S60 es una apuesta segura (y el coche más cómodo del mercado)

El modelo de este Volvo S60, fabricado en Estados Unidos, solo se ofrece con motores de gasolina y con el cambio automático de serie

Volvo ha completado su gama media de modelos de la familia 60 con el lanzamiento de la berlina S60, con la que compite con vehículos como el Audi A4, el BMW Serie 3 o el Mercedes Clase C. El Volvo es un vehículo de 4,76 m con una estética diferente a sus rivales alemanes, un coche muy bajo y estilizado, que se posiciona como una berlina prémium, rápida de reacciones, pero sobre todo muy confortable. Solo se ofrece con motores de gasolina.

Este Volvo S60 es un ejemplo de la globalización de la marca sueca, ahora propiedad de la compañía china Geely. Este coche es el primero fabricado en exclusiva en una nueva planta en Estados Unidos, de ahí que sus mecánicas sean exclusivamente de gasolina y sus cajas de cambio solo automáticas.

Es un coche que pese a ser de origen norteamericano cumple con todos los estándares de la marca, pero sobre todo ese estilo nórdico que caracteriza el interior de todos los modelos de Volvo. Un interior en el que destacan un cuadro de instrumentos completamente digital y configurable y, sobre todo, una pantalla de tipo iPad posicionada en sentido vertical, lo que hace que su salpicadero sea diferente al del resto de vehículos de la competencia.

Ocho marchas

La versión que hemos probado en esta ocasión es la T5, la más potente, que proporciona una potencia de 250 caballos. Es un motor de gasolina, de ahí que su consumo sea más alto que el de un diésel, pero ofrece un funcionamiento muy similar al de una mecánica de gasóleo. De hecho, su par máximo, de 350 Nm, está disponible desde solo 1.800 vueltas, esto hace que sea un coche muy fácil de conducir y muy cómodo para hacer muchos kilómetros al volante.

Además, el S60 solo se ofrece con cambio automático, un cambio clásico, de convertidor de par, de ocho marchas, lo que permite un buen escalonado del cambio. Y, por ello, proporciona unos consumos muy razonables cuando circulamos a velocidad de crucero por una carretera. Si lo hacemos a 120 km/h sin usar mucho el acelerador, estaremos en torno a los seis o 6,5 litros, pero si pisamos de más, el consumo se nos disparará.

En cualquier caso, no es un coche pensado para conductores que buscan reacciones rápidas, que quieren un comportamiento muy deportivo, que buscan sensaciones fuertes en la conducción. Además, es un tracción delantera cuando sus principales rivales son de propulsión trasera o con tracción a las cuatro ruedas, como ocurre con el Audi A4. El cliente al que va dirigido este S60 es más un conductor rápido, eso sí, pero que busca también unos desplazamientos cómodos y seguros.

Sin duda, este de la seguridad es un elemento clave en todos los modelos de Volvo, su seguridad máxima. De serie, se ofrecen las principales funciones de ayuda a la conducción, pero se puede optar por un paquete aún más completo, el IntelliSafe, que tiene un precio de 1.800 euros. En este 'pack', se incluye el control de crucero adaptativo que incorpora también el Pilot Assist.

Este último supone un gran paso adelante hacia la conducción autónoma, aporta frenada con esquiva y también mueve la dirección de manera automática para evitar chocar con un vehículo que circula en sentido contrario por nuestra carretera e invade en parte nuestro carril. El 'pack' IntelliSafe también incluye la alerta y el asistente para evitar un choque por el ángulo muerto, y también la detección de tráfico cruzado trasero, que nos facilitará la peligrosa maniobra de marcha atrás saliendo de un aparcamiento y nos avisa de un coche que circula por la zona.

Hasta 392 CV

La gama del S60 se basa en tres versiones: el T4, de 190 caballos, y el T5, que es el que hemos probado, con 250 caballos, a las que se suma la variante híbrida enchufable, el T8 Twin Engine, con una potencia de 392 caballos y más de 50 km de autonomía en modo solo eléctrico. Este último es el único que ofrece la tracción 4x4 permanente gracias a su motor eléctrico adicional.

Con el Volvo S60, la marca sueca propone una alternativa real y muy diferente a las berlinas alemanas que dominan este mercado de las berlinas prémium en España y en Europa. Su precio de partida para el T4 es de 41.500 euros, que sube hasta 47.500 en el caso del T5, mientras que las versiones híbridas enchufables, que suponen un gran paso adelante por potencia, por su capacidad de rodar hasta 50 km en modo solo eléctrico y por su etiqueta 'cero emisiones', parten de los 61.000 euros.

Ficha técnica

Motor: cuatro cilindros en línea.

Potencia máxima: 250 CV a 5.500 rpm.

Par máximo: 350 Nm desde 1.800 rpm.

Cilindrada: 1.968 cc.

Combustible: gasolina.

Velocidad máxima: 240 km/h.

Aceleración de cero a 100 km/h, 6,5 segundos.

Caja de cambios: automática de ocho marchas.

Tracción: delantera.

Consumos homologados WLTP (combinado/velocidad baja/media/alta/muy alta): 7,1/10,9/7,4/5,9/6,5 litros.

Dimensiones (longitud/anchura/altura), 4,76 x 1,85 x 1,43.

Capacidad maletero: desde 442 litros.

Peso en vacío: 1.570 kg.

Precio: 47.500 euros.

Motor

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios