CON POTENCIAS ENTRE 190 Y 390 CABALLOS

Los argumentos del innovador Volvo S60 para hacer temblar las berlinas alemanas

Ya está a la venta, se fabrica en Estados Unidos y no tendrá versiones diésel, solo gasolina e híbridos enchufables

Volvo continua imparable sus planes de crecimiento con la llegada al mercado del nuevo S60 con el que ya completa su gama de las dos familias de modelos grandes, los 90 y 60. Estas gamas incluyen sus variantes todocamino XC, las berlinas S y los familiares V, a los que se suman las variantes de estilo campero, los Cross Country. Con ello, ya solo queda una familia de modelos por completar, la de los más pequeños, los 40 que solo tienen de momento su variante todocamino.

El nuevo S60 que llega ahora al mercado es un modelo innovador porque se fabrica en exclusiva en una nueva factoría en Estados Unidos, en la localidad de Charleston. Este nuevo modelo de Volvo es el primer vehículo de la marca que no tendrá versión diésel, pero si integrará pronto dos versiones electrificadas.

En este sentido, el S60 dispondrá de una gama que incluirá dos versiones híbridas enchufables de gasolina con turbocompresor y un motor eléctrico. Por un lado, el T6 Twin Engine AWD, con una potencia combinada entre ambos motores de 340 CV, y por encima la variante T8 Twin Engine AWD cuya potencia aumenta hasta los 390 CV. La gama se basa de momento en las versiones T4 de 190 CV y T5 de 250 caballos, a los que se sumará en los próximos meses una variante más potente, el T6, con 310 caballos.

Estéticamente, el nuevo Volvo S60 ofrece un estilo muy llamativo, con un frontal bajo y muy afilado en la que destacan sus faros con la característica luz diurna de todos los modelos de la marca sueca. Tiene una longitud de 4,76 m., lo que le posiciona como un claro rival frente a las berlinas medias de fabricantes premium, modelos como el Audi A4, el Mercedes Clase C o el BMW Serie 3. Y un escalón por encima, por su estilo, su terminación y su equipamiento, respecto a los modelos equivalentes de los fabricantes generalistas, como el Peugeot 508 o el Opel insignia.

En su estética, también llaman la atención sus marcadas líneas laterales con un diseño muy trabajado en la parte inferior de sus puertas. También destaca por su gran distancia entre ejes, con una ruedas posicionadas muy en los extremos de la carrocería para ofrecer un habitáculo muy amplio. Es un vehículo que emplea la plataforma escalable modular escalable SPA, la misma que emplean todos los modelos de las familias 90 y 60. Eso supone que incorpora todos los sistemas de ayuda a la conducción más avanzados, un aspecto característico en todos los modelos de Volvo. A nivel mecánico, y como les decía anteriormente desaparecen las versiones diesel y solo ofrecerá con propulsores de gasolina y variantes electrificadas.

Interior de la versión Polestar del S60, tope de gama.
Interior de la versión Polestar del S60, tope de gama.

En un principio las versiones disponibles en el mercado español y europeo son las variantes T4 y T5 de gasolina, ambas asociadas con un cambio automático de ocho marchas. El punto de partida es el T4 con 190 caballos mientras que el T5 sube hasta 250 caballos. Además, este último está disponible con tracción a las cuatro ruedas. Más adelante se ampliará la gama con la variante T6, con cambio automático y tracción a las cuatro ruedas. En este caso la potencia llega a los 310 caballos en base a su motor de cuatro cilindros que combina un compresor volumétrico con un turbocompresor. Hay que tener en cuenta que a partir de un motor de 4 cilindros y solo 2 litros de cilindrada se obtienen 310 caballos.

Además, la gama se completa con dos variantes híbridas enchufables. El punto de partida es el T6 Twin Engine que combina un motor de gasolina de cuatro cilindros con 253 caballos con uno eléctrico de 88 CV, con lo que la potencia combinada alcanza los 340 caballos. En cuanto a la versión tope de gama, el T8 Twin Engine, también incorpora una tecnología híbrida enchufable. Esta versión emplea un motor de gasolina de 303 caballos combinado con el mismo motor eléctrico de 88 caballos hasta proporcionar una potencia total de 390 CV. Y para completar la gama del S60, habrá una versión firmada por Polestar, la división que hasta ahora hacía las versiones más deportivas, pero que ahora se encarga de la nueva división eléctrica de Volvo. En el caso del Polestar, la potencia combinada alcanza los 405 caballos.

Este nuevo Volvo S60 incorpora todos los elementos ya conocidos en el resto de la gama 60 de Volvo, entre los que se incluyen un cuadro de instrumentos con pantalla digital configurable y una gran pantalla en la consola central, similar a un iPad, posicionada en sentido vertical y con una gestión muy intuitiva. También cuenta con ese estilo nórdico característico y diferenciador con respecto a todos sus rivales premium del mercado. Y por encima de todo, el valor añadido que ofrece Volvo de máxima seguridad al volante.

Por lo que respecta a sistemas de seguridad, incorpora los sistemas más avanzados. Entre ellos destaca el City Safety con freno automático que ayuda al conductor a evitar posibles colisiones siendo capaz de reconocer a peatones, ciclistas y animales grandes. Como primicia este sistema también activa el frenado automático para mitigar las colisiones frontales, cuando el otro vehículo que circula de frente se adentra en nuestro carril.

En cuanto al sistema Pilot Assist, que es opcional, ayuda al conductor con la dirección, la aceleración y el frenado en carreteras bien señalizadas y hasta 130 km/h. Para este S60 el sistema se ha optimizado con una mejora en la gestión de las curvas. El S60 también incluye atenuación de salidas de la calzada, atenuación de colisiones con vehículos del carril contrario y otros sistemas de asistencia a la dirección, como la frenada con esquiva. La alerta de cruce con freno automático es un interesante elemento opcional.

De momento, la marca sueca ya ha puesto a la venta en el mercado español las variantes T4, T5 y T8 Twin Engine, con junos precios que parten de los 43.450 euros en el T4 y llegan hasta los 61.425 euros en el híbrido enchufable. Se ofrecen dos lineas de acabado opcionales, Inscription o R-Design, una más lujosa y confortable y otra más deportiva, pero ambas tienen el mismo precio. Volvo prevé vender en este primer año unas 600 unidades del S60, mientras que para un año completo en España la previsión apunta las mil unidades.

El crecimiento de la marca sueca a nivel mundial es imparable. En el año 2010, cuando la marca china Geely adquirió la compañía sueca, las ventas mundial de Volvo eran de 320.000 unidades. En un plazo de menos de diez años ha logrado duplicar esas ventas que ahora ya se sitúan, según las cifras al cierre de 2018, en 642.500 vehículos. Ahora, el objetivo para los próximos dos años es alcanzar las 800.000 unidades para lo que cuenta con una gama muy bien estructurada y con la llegada de las versiones S40 y V40. Estos dos modelos son importantes porque ofrecen vehículos en un segmento de mercado más accesible y con un gran volumen de ventas.

Motor

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios