PRUEBA HYUNDAI TUCSON NLINE 177CV 4x4 AUTO

El novedoso sistema 'mild-hybrid' del coche más vendido de Hyundai, el Tucson N Line

Nueva parrilla frontal, llantas negras de 19 pulgadas y sistema 'mild-hybrid' con etiqueta ECO en las versiones diésel para el nuevo Hyundai Tucson N Line con sistema 4x4

Hyundai tiene en el Tucson su todocamino de referencia y el modelo más vendido de la marca. Es un vehículo amplio, tecnológico y con una variada gama de motorizaciones que van, en gasolina, desde los 131 a los 177 caballos, y, en diésel, desde 116 hasta 185 CV. También se ofrece con versiones de tracción delantera o a las cuatro ruedas y con cambio manual o automático de doble embrague. Es un modelo que destaca, además, por su estética robusta y elegante en un coche grande y moderno.

En las últimas semanas, Hyundai ha ampliado la gama del Tucson incorporando dos interesantes novedades, como son el acabado N Line, con un estilo más deportivo, y por otra parte una hibridación suave, de 48 V, el denominado 'mild-hybrid'. Esta última tecnología permite reducir el consumo de carburante y también conseguir la etiqueta ECO, un detalle muy importante en estos momentos.

Lo más curioso es que en el Hyundai Tucson se pueden tener las dos novedades juntas, ya que se ofrecen variantes del todocamino que combinan las dos características novedosas en el modelo, el acabado N Line, con su estilo más deportivo, y el sistema 'mild-hybrid', más ecológico.

El modelo que nosotros hemos probado en esta ocasión corresponde a una versión con el acabado N Line. En concreto, es el tope de gama con motorización de gasolina, con un propulsor de 177 caballos combinado con la tracción a las cuatro ruedas y con el cambio automático de doble embrague de siete marchas.

Pese a que no tiene levas en el volante, el funcionamiento de este cambio es magnífico, muy rápido. Además, gracias a la posibilidad de seleccionar entre dos modos de conducción, normal o 'sport', permite una conducción muy suave con un consumo bastante razonable o bien una más deportiva.

Por lo que se refiere a la tecnología de 48 V, está disponible en todos los motores diésel, pero solo con estas motorizaciones, por lo que nuestra unidad no lo incorporaba. Pero sí está disponible en los diésel tanto con el acabado normal como con la terminación N Line. Aportan unos consumos algo más ajustados y una etiqueta ECO interesante para Madrid Central, de momento, y para los protocolos por alta contaminación.

Sin duda, lo que más me ha gustado del Tucson que hemos probado es el magnífico funcionamiento de la combinación entre el motor de gasolina de 177 caballos con turbocompresor y el cambio automático de doble embrague de siete marchas. Y también el confort de marcha y el silencio que reina en el habitáculo mientras se circula por carretera. Su consumo es alto, porque no es un coche pensado para los que hacen muchos kilómetros con el coche. Para los que sí necesitan unos consumos ajustados, las variantes de gasóleo, con potencias de entre 116 y 185 caballos, ofrecen consumos muy ajustados y la alternativa de versiones 'mild-hybrid' con etiqueta ECO.

Llantas de 19"

Estéticamente, los cambios que aporta el Tucson N Line se centran en detalles que en las versiones normales van cromados y que en este caso tienen una terminación en plástico o laca negra. También son nuevos la parrilla y los paragolpes, que son específicos, lo mismo que sus llantas de aleación de 19 pulgadas pintadas en color negro, que le proporcionan un aspecto más llamativo.

En su interior, encontramos asientos con una terminación específica en la que se combina una piel sintética en el exterior y un tejido similar al Alcántara en el centro, con un aspecto muy elegante. Aporta costuras en color rojo, un detalle que aparece también en el volante y la palanca de cambios. Además, aporta los faros 'full-led', ópticas posteriores también de led y unos asientos delanteros calefactables y con ajuste eléctrico o también el sistema de navegación integrada con pantalla táctil.

En cuanto a sus precios, el Tucson parte de 21.000 euros con la versión de gasolina de 132 caballos, que es la de acceso a la gama, mientras que el tope de gama, el diésel de 185 caballos con tracción a las cuatro ruedas y la tecnología de 48 V, llega hasta 41.000 euros. El coche de nuestra prueba, una unidad muy llamativa gracias a la terminación N Line, cuesta 36.165 euros.

Ficha técnica

  • Motor: cuatro cilindros en línea.
  • Potencia máxima: 177 CV a 5.500 rpm.
  • Par máximo: 265 Nm desde 1.500 rpm.
  • Cilindrada: 1.591 cc.
  • Combustible: gasolina.
  • Velocidad máxima: 201 km/h.
  • Aceleración de cero a 100 km/h: 9,1 segundos.
  • Caja de cambios: automática de doble embrague con siete marchas.
  • Tracción: 4x4.
  • Consumos homologados (urbano/extraurbano/mixto): 8,5/ 5,8/ 7,3 litros.
  • Dimensiones (longitud/anchura/altura): 4,48 x 1,85 x 1,65.
  • Capacidad maletero: desde 488 litros.
  • Peso en vacío: 1.620 kg.
  • Precio: 36.135 euros.
Motor

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios