AL VOLANTE DEL TODOCAMINO ELECTRICO

Hyundai Kona EV rompe la barrera de la autonomía eléctrica

En una conducción en zona urbana, el novedoso Hyundai Kona puede llegar hasta los 600 kilómetros sin recargar su batería eléctrica

Hyundai amplía la gama de su todocamino pequeño, el Kona, con la llegada de las nuevas versiones diesel de 115 y 136 caballos, pero sobre todo con el Kona EV un vehículo eléctrico con una autonomía de 482 km según el ciclo WLTP. La revolución del coche eléctrico ya está aquí.

La marca coreana sigue apostando muy fuerte por las energías alternativas. Y es que tras la llegada del Hyundai Ioniq, el único vehículo disponible con versiones híbrida, híbrida enchufable y 100% eléctrica, ahora traslada esta apuesta al segmento todocamino. El Kona EV se ofrece con dos variantes diferentes de batería, una pequeña de 39,2 kWh que permite una autonomía homologada de 312 km y por encima la variante de 64 kWh con la que alcanza los 482 km. Hemos podido conducir la más potente y su funcionamiento es impresionante.

Este nuevo modelo, el Kona EV, supone un interesante paso adelante para la movilidad eléctrica que en los próximos meses va a ver cómo llegan nuevos modelos con más de 400 km de autonomía. Y esto permitirá un aumento de las ventas de este tipo de modelos. De la misma forma que el Ionic se ha desarrollado específicamente para ser un vehículo electrificado, algo parecido le ocurre al Kona.

Pese a que inicialmente se han lanzado las versiones de gasolina y ahora llegan las diesel, en realidad es un modelo desarrollado para su electrificación. Esto hace que las baterías se sitúen en la parte baja del vehículo lo que permite no limitar la habitabilidad interior ni su maletero, de 322 litros. Y además conseguir un comportamiento aún más seguro y noble por su bajo centro de gravedad.

Nuevo Kona EV, una alternativa ecológica.
Nuevo Kona EV, una alternativa ecológica.

Estéticamente, este Kona se diferencia de sus hermanos con motor térmico por algunos detalles. Sin duda el más destacable es su parrilla frontal, que no tiene una rejilla para refrigerar el motor, como el resto de versiones, sino que es una parrilla cerrada para mejorar su aerodinámica. También sus llantas son diferentes, lo mismo que su parte trasera. En su interior, encontramos un puesto de conducción diferente, con un cuadro de instrumentos digital con un gran velocímetro y con el dato más importante de cualquier coche eléctrico, su autonomía, en el centro del mismo.

El otro aspecto llamativo es el de su palanca de cambios. En realidad no lleva como otros vehículos eléctricos una palanca para seleccionar la marcha atrás o hacia adelante y el punto muerto, sino que esta gestión se hace mediante botones, P, D, N y R. Además, incorpora levas en el volante, pero lógicamente no son para cambiar de marcha sino para aumentar o reducir el grado de recuperación de energía en base a la deceleración del vehículo. El sistema ofrece cuatro posiciones diferentes para elegir en todo momento.

Una vez acostumbrados a ello, se puede conseguir utilizar el vehículo sin llegar a pisar el freno en el tráfico urbano o en carretera. Y con ello recuperar mucha energía. En combinación con un sensor de radar, el sistema de frenado regenerativo inteligente también controla automáticamente la frenada regenerativa de acuerdo con el tráfico que se aproxima. Todo ello para optimizar el consumo energético del vehículo.

Cuadro de instrumentos en modo Eco.
Cuadro de instrumentos en modo Eco.

Hay dos versiones del Kona eléctrico en función de su batería, que también supone un motor diferente. La “standard” incorpora un motor de 136 caballos y una batería de 39,2 kWh, lo que permite una autonomía según el ciclo de homologación WLTP 312 kilómetros. Este modelo es más que suficiente para una utilización normal, se mueve muy bien en ciudad y permite una conducción ágil en carretera.

Por encima encontramos la variante con batería de 64 kWh que va asociada con un motor eléctrico aún más potente, de 204 caballos. Pese a su potente motor, la autonomía homologada según el ciclo WLTP, el sistema actual de medición que incluye pruebas en uso real, alcanza los 482 km. Si en lugar de este ciclo se emplea el anterior, utilizado hasta el pasado 1 de septiembre, el NEDC, entonces la cifra aumenta hasta los 546 km. Y si el coche se utiliza solo en un entorno urbano podemos superar con cierta facilidad los 600 kilómetros. Como en todos los vehículos eléctricos su velocidad está autolimitada. En el caso del modelo “standard” es de 155 km/h mientras que en el de 204 CV esta sube hasta los 167 km/h.

Revolución eléctrica

Sin duda la llegada de este nuevo Kona EV supone una verdadera revolución para la movilidad eléctrica. No es un coche barato, pero si es bastante asequible, con un precio de partida de 38.500 euros, sin aplicar ayudas oficiales ni campañas de lanzamiento.

Hemos conducido la variante más potente y su funcionamiento es magnífico. Acelera con mucha fuerza, se mueve tanto en un entorno urbano como por carretera casi como un deportivo, con una entrega de par fulminante en todo momento. Lo más destacable es que esa deportividad va asociada con un gran silencio de marcha. El vehículo permite elegir entre tres modos de conducción, Sport, Confort y Eco/Eco+, y con ello poder optar entre una más deportiva o más eficiente.

En cuanto a su sistema de regeneración de batería, manejado mediante las levas del volante, es intuitivo y muy eficaz. En el modo más suave, de los cuatro disponibles, permite conducir sin ninguna retención y con mayor suavidad y en el más intenso hace innecesario, salvo una emergencia, usar el freno convencional pero hay que ir mucho más pendiente de la conducción en todo momento.

En cuanto a su comportamiento dinámico, mejora con respecto a las variantes de motor térmico porque incorpora una suspensión trasera de tipo multibrazo, más elaborada. Esto hace que el vehículo sea más dinámico y permite rodar más rápido sin comprometer el confort de sus ocupantes.

El enchufe para recargar sus baterías está en la parte delantera, junto al faro. El vehículo incluye una pantalla de información en la consola central en la que junto al resto de informaciones, del navegador, el equipo de sonido, etc… se puede acceder a un panel de recarga. En esta pantalla se nos indicia el tiempo de recarga estimado desde una toma de carga rápida con 100 kW hasta en un enchufe convencional. Todo pensado para que siempre podamos saber qué hacer con nuestro vehículo eléctrico.

En cuanto a sus precios, el valor de partida es de 38.500 euros para la versión con motor de 136 caballos. Este precio se puede reducir en hasta 3.000 euros por la campaña de lanzamiento que incluye 1,000 euros de oferta, otros mil euros si se entrega un coche a cambio y por último 1.000 euros más si se financia la operación. Estos son los precios recomendados de lista oficial sin incluir la oferta de hasta 3.000 euros.

Hyundai Kona EV 136 CV, Tecno, 38.500 euros

Hyundai Kona EV 204 CV, Tecno, 41.500 euros

Hyundai Kona EV 204 CV, Style, 44.300 euros

Hyundai Kona EV 204 CV, Style Carrocería bicolor, 44.950 euros.

Motor

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
10 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios