PRUEBA CUPRA ATECA

Cupra Ateca, un claro aspirante para competir con Porsche o Alfa Romeo

Cuenta con un potente motor de gasolina de 300 CV, tracción 4x4 y cambio de doble embrague DSG

Seat lanzó al mercado en el año 1996 un modelo en el que apareció por primera vez la denominación de Cupra, un acrónimo de las palabras Cup Racing, con las que se definía la versión más deportiva en aquel momento del Seat Ibiza. Un modelo basado en la versión GTi de 16 válvulas y con una carrocería de tres puertas. Ese fue el origen, el germen para la creación de una marca como Cupra, independiente de la propia Seat, que se creó en febrero de 2018.

A partir de una versión especial y muy deportiva del Ibiza, con el paso de los años llegaron más modelos basados igualmente en el Ibiza pero también otros en el León y en su versión familiar, el ST. El último modelo de Seat con la submarca Cupra en su nombre fue el Leon ST Cupra, lanzado hace un año. Pero este que hemos probado en esta ocasión, el Cupra Ateca, es el primero de la nueva marca.

Se trata de un modelo todocamino compacto, derivado del modelo equivalente de Seat. Pero la diferencia es que incorpora el motor más potente de la gama, un gasolina con 300 caballos, y el máximo equipamiento mecánico, con cambio DSG de doble embrague de siete marchas, con tracción a las cuatro ruedas. Todo ello lo posiciona en la parte más alta del segmento y como una alternativa a los modelos prémium con un estilo más deportivo del mercado.

Su equipamiento también es el más completo posible en el mercado, incluyendo asientos deportivos de cuero, cuadro de instrumentos digital con una pantalla de 10,2 pulgadas. Y todas las ayudas a la conducción posibles en este segmento. También en su aspecto estético hay cambios notables con respecto al Seat Ateca. Un frontal redefinido con una nueva parrilla y con el escudo de la nueva marca en color cobre, que también incluye nuevas entradas de aire para permitir la refrigeración del motor de gasolina con turbo, y unas llantas específicas de 19 pulgadas.

Por lo que se refiere a su comportamiento, es excepcional. Todos los modelos de Seat disponen de una puesta a punto de las suspensiones muy buena para conseguir el máximo dinamismo del vehículo. Pues bien, en este caso es un nuevo paso adelante que proporciona la agilidad máxima en un vehículo más alto y pesado. Este gran dinamismo no se debe solo a su potente motor de gasolina. Sin duda un motor como este, delicioso, que sube de vueltas con una gran rapidez gire al ritmo de vueltas que gire, ayuda mucho.

Pero aún más importante es su bastidor, una dirección muy rápida y precisa que permite conducir muy deprisa, como si fuera un deportivo, pese a ser un coche más alto y con estas dimensiones. La sensación que transmite es que estamos en un coche que se mueve sobre raíles y al que es casi imposible sacar de su trayectoria. Hay que rodar muy deprisa para poder conseguirlo. Su equipo de frenos es muy potente, pero opcionalmente ofrece unos Brembo aún más capaces.

Seis modos

Cuenta con el chasis activo DCC y con un selector de modos de conducción que permite elegir entre seis posiciones diferentes. Desde el modo Normal hasta el Sport o el Individual, en el que se puede elegir cómo queremos cada uno de los sistemas del vehículo gestionados por este equipo. Esas son las posiciones normales, pero en este modelo se añade una nueva que es la Cupra, una opción aún más deportiva, más radical, para poder buscarle los límites al vehículo.

Además, incluye un modo 'snow' para circular por carreteras muy resbaladizas, con nieve o hielo, una posición ideal para cuando estamos interesados en subir a esquiar, por ejemplo. Y también ofrece un modo 'off road'. En este último caso, y dado que es un coche de tipo todocamino con tracción a las cuatro ruedas y con una altura libre al suelo de 18,9 cm, el control de tracción y de estabilidad se adapta para poder hacer una conducción fuera del asfalto sin demasiadas limitaciones. Eso sí, no es fácil que un cliente que se ha gastado 44.900 euros en un coche como este, de 300 caballos y con un innegable toque deportivo, busque hacer mucho campo con su flamante vehículo. Pero si nos vemos en una necesidad, este Cupra Ateca también nos podrá sacar del apuro.

La realidad es que este Cupra Ateca, pese a tener una estética parecida a la del modelo de Seat, ofrece un comportamiento dinámico superior, que lo posiciona muy por encima del modelo de la marca generalista. Después de hacer más de 500 km por carreteras muy viradas y a un ritmo alto, creo que el comportamiento en carretera de este modelo de la nueva marca Cupra está muy cerca del que puede ofrecer un Alfa Romeo Stelvio o incluso un Porsche Macan. Y eso con un precio bastante más barato que ambos, que tienen un innegable estilo deportivo.

Ficha técnica

  • Motor: cuatro cilindros en V.
  • Potencia máxima: 300 CV a 5.300 rpm.
  • Par máximo: 400 Nm desde 2.000 rpm.
  • Cilindrada: 1.984 cc.
  • Combustible: gasolina.
  • Velocidad máxima: 247 km/h.
  • Aceleración de 0 a 100 km/h: 5,2 segundos.
  • Caja de cambios: automática de siete marchas con doble embrague.
  • Tracción: 4x4.
  • Consumos homologados (urbano/extraurbano/mixto): 8,9/ 6,5/ 7,4 litros.
  • Dimensiones (longitud/anchura/altura): 4,37 x 1,84 x 1,61.
  • Capacidad maletero: 485 litros.
  • Peso en vacío: 1.600 kg.
  • Precio: desde 35.300 euros.
Motor

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios