DESDE 14.060 EUROS Y DE MOMENTO SOLO GASOLINA

Nuevo Seat Ibiza, la revolución del coche pequeño

Probamos el nuevo modelo que incluye los últimos sistemas de ayuda a la conducción, una dinámica de marcha de referencia y un interior más amplio que el de su antecesor

Seat lanza al mercado el nuevo Ibiza, un modelo muy importante para el futuro de la marca y que representa una verdadera revolución para el segmento subcompacto en el que compite frente a modelos como el Opel Corsa, el Renault Clio o el Ford Fiesta. A la venta desde 14.060 euros y de momento solo con versiones de gasolina. La gama se ampliará después del verano.

El Ibiza es sin duda el modelo más importante para la marca Seat, su piedra angular. Fue el primer vehículo completamente nuevo tras la separación del grupo italiano Fiat, desarrollado con la colaboración de Porsche. Este modelo se lanzó al mercado en el año 1984 y desde entonces se han vendido ya más de 5,4 millones de unidades.

Un gran pasado, sin duda, pero ahora tiene ante sí un interesante futuro. Además, este nuevo Ibiza llega en un momento dulce para la marca española, que acaba de anunciar el mejor resultado económico de su historia en 2016, con un beneficio de 143 millones de euros. Y es que los esfuerzos de los últimos años han dado sus frutos.

Diseño moderno en el nuevo Ibiza.
Diseño moderno en el nuevo Ibiza.

El nuevo modelo supone una importante mejora en todos los sentidos con respecto a su antecesor. Es ocho centímetros más ancho, que van directamente a ofrecer más espacio para los ocupantes. También tiene un habitáculo más amplio en su cota longitudinal porque pese a ser exactamente igual de largo que su antecesor, el llevar las ruedas más cerca de los extremos le permite ofrecer un habitáculo bastante más generoso. Y también su maletero crece hasta alcanzar los 355 litros, 63 más que su antecesor, y una nueva referencia en el segmento.

Esto se debe al empleo de una nueva plataforma, la MQB A-0, similar a la que ya emplean los modelos compactos del grupo Volkswagen como el Golf o el Seat León entre otros, pero más pequeña y adaptada a los modelos de menor tamaño del grupo, los Ibiza, Polo, Skoda Fabia o Audi A1.

Esta plataforma supone una verdadera revolución para este segmento, porque va a permitir incluir de serie o como una opción los sistemas de ayuda a la conducción más avanzados que hasta ahora estaban reservados a coches de segmentos superiores. Entre ellos, sin duda el más llamativo es el control de crucero adaptativo. Este sistema permite fijar una velocidad para circular por carretera pero es una velocidad que el coche reduce de manera automática cuando encuentra un coche más lento o un obstáculo en el camino. Y por supuesto también incluye el frenado de emergencia o el aviso de tráfico cruzado trasero.

Más espacio delante y detrás.
Más espacio delante y detrás.

El empleo de esta nueva plataforma, que se estrena en este nuevo Seat Ibiza, supone un importante refuerzo en la estrategia de Seat dentro del grupo Volkswagen. Estrenar en un modelo de Seat la plataforma que luego van a montar cada año más de un millón de coches de todo el grupo Volkswagen es muy importante. Además, no hay que olvidar que con esta plataforma en los próximos años se van a fabricar en España más de 700.000 vehículos cada año, los Ibiza y Arona, el Volkswagen Polo y su variante todo camino y el Audi A1, que se fabricará en la fábrica de Seat en Martorell. Estos supone que en los próximos años uno de cada cuatro coches fabricados en España llevará esta plataforma.

La oferta mecánica que ahora se pone a la venta está formada solo por motores de gasolina de 3 cilindros, una gama que se ampliará después del verano con nuevas variantes más potentes y con los propulsores de gasóleo. Los que ahora se lanzan al mercado son la versión de acceso de 75 caballos con un propulsor de un litro de cilindrada y las dos versiones más potentes, también sobre la misma base del propulsor de tres cilindros y un litro de cilindrada pero con la tecnología TSi con turbocompresor, que está disponible con 95 y 115 caballos.

Durante la toma de contacto con el nuevo Seat Ibiza realizada en las proximidades de Barcelona, pudimos probar las variantes de 95 y 115 además del que emplea el nuevo propulsor 1.5 de 150 caballos que llegará al mercado después del verano y que supondrá, por el momento, el tope de la gama Ibiza.

Conectividad máxima.
Conectividad máxima.

La versión más pequeña que probamos, la de 95 caballos es más que suficiente para lo que normalmente será el uso del Ibiza, en zona urbana y con algunos desplazamientos por carretera. Su agilidad de marcha es muy destacable en un motor ya sobradamente probado que permite unos consumos muy ajustados si se hace una conducción suave y tranquila. Lo mejor es que estas mecánicas TSi permiten no solo hacer esa conducción suave y de bajo consumo sino que cuando se quiere ir más rápido permiten hacer una conducción mucho más dinámica, eso sí, a costa de un consumo más alto. Pero esos 95 caballos, muy ágiles, siempre están ahí para cuando sean necesarios, por un adelantamiento o por otra maniobra.

Su comportamiento en carretera es muy bueno, bastante mejor que el de su antecesor que ya era bueno. Pero en este caso gracias a la nueva plataforma y a su mayor anchura de vías, el Ibiza tiene un toque mucho más dinámico sobre la carretera y transmite al conductor una sensación de control total. Incluso con la variante más potente, la de 150 caballos, que también pudimos probar en esta primera toma de contacto, su comportamiento, su estabilidad y su sistema de frenos son más que suficientes para poder rodar deprisa con este coche.

El nuevo Ibiza es un vehículo pequeño, con sus cuatro metros muy bien aprovechados, pero al mismo tiempo muy dinámico en carretera. Para conseguir este dinamismo hay que destacar que también su carrocería es más baja y su distancia al suelo se ha reducido en 15 mm, lo que unido a unas suspensiones más firmes contribuyen a esa conducción más deportiva.

En cuanto a su caja de cambios, es manual de cinco marchas en las versiones pequeñas de 75 y 95 caballos mientras que el de 115 ya cuenta con uno de seis marchas que le permite rodar más desahogado por carretera gracias a una sexta más larga. Opcionalmente, se ofrecerá después del verano un cambio automático de doble embrague, el afamado DSG de siete marchas, solo para la versión de 115 caballos. Con este DSG no solo gana en confort para el conductor y en seguridad al no tener que ir pendiente del cambio, sino también en consumo.

Más ancho y dinámico.
Más ancho y dinámico.

Y hablando de los consumos, el punto de partida de la gama, el motor de 75 caballos proporciona en el Ibiza un valor homologado de 4,9 litros en un modelo que permite una velocidad máxima de 167 km/h. Un escalón por encima encontramos el de 95 CV cuyo consumo es de 4,7 litros y su velocidad máxima de 182 km/h. La diferencia de precio entre ambas versiones a igualdad de equipamiento es de 640 euros, por lo que siempre va a ser más interesante adquirir la variante más potente al reducir su consumo.

En cuanto al más potente de los disponibles ahora, el de 115 CV, tiene el mismo consumo que el de 95, es de decir 4,7 litros, pero su velocidad máxima ya es de 195 km/h. En este caso la diferencia de precio respecto al de 95 CV es de 610 euros, pero solo está disponible a partir del acabado Style por lo que ya hablamos de 17.000 euros.

Lo motores de gasóleo, que llegarán al mercado después del verano, vendrán a completar la oferta del nuevo Ibiza con tres versiones de 80, 95 y 115 caballos, mientras que a finales de año se añadirá una variante TGI de 1.0 litro de cilindrada de gas natural comprimido que desarrolla una potencia máxima de 90 caballos.

Este modelo se inscribe en la estrategia de la marca española de apostar fuerte por esta tecnología que permite una reducción de coste del carburante de un 50% y una reducción de un 30% de las emisiones de CO2 respecto a un motor equivalente de gasolina. El único problema es que de momento no hay demasiados postes de recarga de este carburante, aunque al tratarse de un vehículo híbrido que puede funcionar con gas natural o con gasolina indistintamente, siempre que no tengamos gas para repostar podremos usar el vehículo con gasolina sin ningún problema, salvo no poder aprovechar el gran ahorro que supone usar GNC.

Por lo que respecta a sus niveles de acabado, el nuevo Ibiza ofrece cuatro terminaciones distintas, la de acceso es Reference que ya ofrece un buen nivel de equipamiento, por encima la Style y como tope de gama dos variantes muy diferentes como son la Xcellence y la FR. La primera con un enfoque más lujoso y elegante y la segunda basada más en el espíritu deportivo y que incluye de serie un ajuste de la dureza de la suspensión con dos opciones de utilización, confort y sport. Ambas versiones de acabado cuentan con el mismo precio.

Los precios recomendados para el nuevo Ibiza son los siguientes:

  • Seat Ibiza Reference 1.0 75 CV, 14.060 euros
  • Seat Ibiza Reference Plus 1.0 75 CV, 14.960 euros
  • Seat Ibiza Reference 1.0 TSi 95 CV, 14.700 euros
  • Seat Ibiza Reference Plus 1.0 TSi 95 CV, 15.600 euros
  • Seat Ibiza Style 1.0 75 CV, 16.300 euros
  • Seat Ibiza Style 1.0 TSi 95 CV, 16.940 euros
  • Seat Ibiza Style 1.0 TSi 115 CV, 17.550 euros
  • Seat Ibiza Xcellence 1.0 TSi 95 CV, 18.420 euros
  • Seat Ibiza Xcellence Style 1.0 TSi 115 CV, 19.030 euros
  • Seat Ibiza FR 1.0 TSi 115 CV, 19.030 euros.
Motor

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios