La UE pide a EEUU una cooperación mucho más intensa para vigilar a las 'Big Tech'
  1. Mercados
  2. The Wall Street Journal
endurecimiento de las leyes antimonopolio

La UE pide a EEUU una cooperación mucho más intensa para vigilar a las 'Big Tech'

Los nombramientos y acciones de Biden auguran un ‘trabajo mucho más intenso’ entre Washington y Bruselas, según la comisaria europea de Competencia, Vestager

placeholder Foto: EC.
EC.

La mayor reguladora antimonopolio de la UE prevé un mayor alineamiento con EEUU en la defensa de la competencia, especialmente en el sector tecnológico, en medio de una mayor reorientación política bajo la Administración Biden.

La vicepresidenta ejecutiva de la UE, Margrethe Vestager, comisaria de Competencia del bloque, declara que espera un “esfuerzo mucho más intenso en relación con la tecnología y el mercado digital” entre su equipo y Washington. Las declaraciones políticas y nombramientos del presidente Biden, junto a las propuestas legislativas del Congreso, señalan que EEUU está acercándose a posiciones que la UE adoptó hace mucho tiempo en relación con los gigantes tecnológicos, las farmacéuticas y otros sectores con una competencia menguante. Cuando los dos reguladores antimonopolio más poderosos del mundo, EEUU y la UE, puedan perfilar el discurso de competencia global y controlar muchas de las principales compañías multinacionales, una mayor cooperación podría tener un impacto considerable.

placeholder Margrethe Vestager. (Reuters)
Margrethe Vestager. (Reuters)

Para los defensores de una aplicación agresiva, “sin duda será un matrimonio perfecto”, declara Jeffrey Jacobovitz, abogado antimonopolio en Arnall Golden Gregory asentado en Washington. “Creo que trabajarán duro y codo con codo. Una mayor coordinación fortalece la implementación”. Dicho alineamiento depositará todavía más responsabilidad en las empresas en el punto de mira para desarrollar amplias estrategias transatlánticas que respondan a dicho control, apunta Jacobovitz.

Si bien las compañías tecnológicas dicen que políticas similares en diferentes competencias pueden simplificar las operaciones, a algunas les preocupa que EEUU adopte algunas de las posturas más agresivas de la UE.

“EEUU debería ser precavido a la hora de copiar la regulación experimental estilo UE”, declara Christian Borggreen, vicepresidente y director de la oficina de Bruselas de la Computer & Communications Industry Association, que representa a empresas como Amazon.com, Facebook y Google. “Como líder en innovación tecnológica, EEUU tendría mucho más que perder si se equivoca”.

Los representantes demócratas han presentado un paquete de proyectos que atacan las prácticas de las 'big tech', consideradas anticompetitivas

El nombramiento de Biden de progresistas estadounidenses preeminentes que han criticado a los gigantes tecnológicos —Lina Khan, como presidenta de la Comisión Federal de Comercio, y Tim Wu, para el Consejo Económico de la Casa Blanca— ha sido ampliamente recibido como una señal de que Biden planea caldear el ambiente en los conglomerados tecnológicos. Empresas como Microsoft, Apple y Alphabet, matriz de Google, habían sentido poca presión por parte de los demócratas, incluido el expresidente Barack Obama, que criticó los esfuerzos pasados de la UE por contener a las empresas tecnológicas de EEUU.

Vestager tuvo un primer encuentro con Khan por videoconferencia el 2 de julio. Biden todavía tiene que elegir a alguien que dirija la aplicación de la normativa antimonopolio en el Departamento de Justicia. Esa elección podría ofrecer más pistas sobre el enfoque de su Administración.

La legislación propuesta podría llegar hasta el punto de desintegrar o reducir Amazon y otras principales empresas tecnológicas

Al mismo tiempo, los representantes demócratas de la Cámara han presentado un paquete de proyectos de ley con apoyo bipartidista que atacan las prácticas de las grandes tecnológicas, consideradas por las críticas anticompetitivas. La legislación propuesta podría llegar hasta el punto de desintegrar, o al menos reducir, Amazon y otras principales empresas tecnológicas.

El estado de Nueva York podría ir más allá, con una propuesta de legislación antimonopolio que prohibiría a las compañías abusar de una posición dominante en el mercado —una prohibición fundamental en la regulación de la competencia de la UE, que es mucho más estricta que las normas antimonopolio federales de EEUU—. La semana pasada, Biden emitió un decreto que persigue reducir el poder de las empresas en toda la economía de EEUU que dominan sus mercados.

La competición por nuevos enfoques políticos llega cuando las autoridades de ambos continentes se han enfrentado a desafíos a la hora de implementar la limitación de las actividades de los gigantes digitales. Vestager ha impuesto miles de millones de dólares de sanciones a empresas tecnológicas estadounidenses, pero ha influido poco en su capacidad para controlar los mercados, según algunos críticos, como los defensores de los consumidores y algunos competidores más pequeños.

Foto: Foto: EC.

En EEUU, un juez federal desestimó el mes pasado los casos presentados por la Comisión Federal de Comercio (FTC, por sus siglas en inglés) y la mayoría de estados de EEUU contra Facebook, aunque se espera que la FTC lo intente de nuevo con una demanda revisada.

“Creo que existe un gran consenso sobre el hecho de que la aplicación de la competencia no siempre ha cumplido sus promesas”, declara Ariel Ezrachi, profesor de Derecho en la Universidad de Oxford y director del Centre for Competition Law and Policy de Oxford. Dice que el nuevo enfoque de EEUU es “un desplazamiento tectónico real”.

placeholder Biden, en Bruselas. (Reuters)
Biden, en Bruselas. (Reuters)

Como muestra de la nueva convergencia, durante la visita de Biden a Bruselas el mes pasado, EEUU y la UE anunciaron la creación de un diálogo político conjunto sobre competencia tecnológica junto a su nuevo Consejo de Comercio y Tecnología UE-EEUU.

Los planes de aplicación coordinados van más allá de la tecnología. En marzo, la FTC anunció la creación de un grupo de trabajo internacional para compartir buenas prácticas sobre fusiones farmacéuticas que incluirá a responsables de cumplimiento de la UE, Reino Unido, Canadá y varios estados de EEUU. Vestager, que ha expresado su preocupación sobre los acuerdos en el sector, acogió la iniciativa de la FTC, que llegó antes de que Khan asumiera el cargo.

La FTC también citó hace poco una evaluación antimonopolio de la UE sobre la adquisición de Grail planeada por la empresa de ciencias de la vida Illumina para convencer a un juez de que rechazara el intento de las empresas de realizar una audiencia judicial rápida en EEUU.

Foto: La profesora Lina Khan, en el Senado de Estados Unidos. (EFE)

Los encargados de hacer cumplir la normativa en EEUU y Europa no siempre coincidirán, dados sus diferentes mercados y leyes. Por ejemplo, la fusión propuesta por los corredores de seguros Aon y Willis Towers Watson consiguió la aprobación de la UE la semana pasada, aunque se enfrenten a una demanda del Departamento de Justicia de EEUU.

Los reguladores de la competencia nacional en EEUU y Europa ya colaboran estrechamente con el Departamento de Justicia, la FTC y los estados de EEUU, declaran funcionarios en ambos lados del charco. La cooperación ha aumentado en los últimos años —incluso en medio de una mayor crispación entre EEUU y la UE bajo Donald Trump—, cuando las autoridades estadounidenses empezaron a demandar a empresas que ya eran objetivo de la UE como Google y Facebook.

La cooperación transatlántica “se vuelve obviamente todavía más intensa cuando tanto el Departamento de Justicia como la FTC tienen sus propios casos tecnológicos”, declara Vestager en una entrevista.

“La pregunta es durante cuánto tiempo puedes sufrir esa pérdida de felicidad del consumidor por un excesivo poder de mercado”

El director general de Competencia de la Comisión Europea, Olivier Guersent, principal regulador antimonopolio por debajo de Vestager, dice que su equipo asesoró a las contrapartes estatales y federales de EEUU en los casos que abrieron el año pasado. “Cuando el Departamento de Justicia decidió actuar, le explicamos las trampas en las que caímos y los problemas que tuvimos, para que se beneficiaran de nuestra curva de aprendizaje y ganaran tiempo”, declara Guersent.

La reducción de la diferencia entre planteamientos está trascendiendo “ciertas diferencias filosóficas profundamente arraigadas”, afirma Guersent. EEUU, dice, siempre ha dependido más del poder de los mercados —como el auge de las ‘upstarts’— para controlar las empresas que desarrollaban una competitividad desproporcionada.

“Somos menos seguros, [por lo que] tendemos a ser más intervencionistas”, explica, atribuyendo la diferencia a la cultura. “La pregunta es durante cuánto tiempo estás preparado para sufrir una pérdida de bienestar de los consumidores debido a un excesivo poder de mercado”.

Guersent dice: “En cierto modo, el riesgo también se ha vuelto demasiado grande para los estándares norteamericanos, y ese es el motivo de que estemos convergiendo, a mi juicio”.

*Contenido con licencia de ‘The Wall Street Journal’.

La mayor reguladora antimonopolio de la UE prevé un mayor alineamiento con EEUU en la defensa de la competencia, especialmente en el sector tecnológico, en medio de una mayor reorientación política bajo la Administración Biden.

Competencias Tecnología Unión Europea
El redactor recomienda