Es noticia
Menú
La inflación en EEUU llega al alcohol: la próxima copa en NY puede salirte más cara
  1. Mercados
  2. The Wall Street Journal
otro signo de la inflación

La inflación en EEUU llega al alcohol: la próxima copa en NY puede salirte más cara

Los fabricantes de bebidas están absorbiendo en gran parte los mayores costes de elaborar cerveza, vino y licores en lugar de subir los precios, por ahora

Foto: Foto: EC.
Foto: EC.
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Aquí tenemos otro motivo para preocuparnos por la inflación: se está volviendo más caro hacer vino, cerveza y bebidas espirituosas. Algunos viñedos, productores de cerveza y destiladores declaran que están absorbiendo dichos costes por ahora, y los precios de las bebidas alcohólicas están subiendo de forma más moderada que los de otros bienes de consumo, según datos gubernamentales. Puede que eso no dure, advierten los analistas.

Los costes de los embalajes de cartón, el aluminio para latas de cerveza, las etiquetas, el transporte y la energía están aumentando. Eso es parte de una explosión inflacionaria más amplia que está golpeando a muchos sectores en el mundo desarrollado a medida que las economías se recuperan de los confinamientos por el covid-19.

A comienzos de año, Cris Steller empezó a recibir ‘e-mails’ de proveedores advirtiendo a su destilería de California de que se preparase para aumentos de precio. Esos costes han llegado, pero por ahora la destilería de Steller Amador & Dry Diggings Distillery está evitando aumentar los precios de su ron, ginebra y 'whisky'. “Es difícil legárselo al consumidor, porque, una vez que restableces tu precio, estás atrapado en él”, declara. “Debes decidir si esto es temporal o permanente… ¿Cuánto puedes asumir?”. Transportar un palé de botellas de bebidas alcohólicas ha aumentado hasta 905 dólares desde 590 dólares el año pasado, añade.

Foto: EC

Muchos economistas afirman que la inflación aguda actual no durará. La Reserva Federal ha declarado que los aumentos de precio están “reflejando en gran medida factores transitorios”. Pero las empresas y los consumidores los están notando.

Los fabricantes de bebidas están enfrentándose a muchas de las presiones sobre los costes que sufren muchas empresas, incluidos unos precios más elevados de energía y transporte. El coste de mover un cargamento de cerveza o sus ingredientes cerca de 1.000 km se ha casi duplicado hasta cerca de 2.000 dólares para fábricas de cerveza pequeñas y medianas debido a una demanda elevada y a una falta de conductores, según Mitch Steele, cofundador de New Realm Brewing, con sede en Atlanta. Los precios del aluminio también afectan a los costes de la cerveza, que han aumentado alrededor de un 70% desde mayo de 2020. El precio de una lata ha aumentado de entre 10 y 15 céntimos, según su tamaño, hasta los 25 o 30 céntimos, declara Steele, reflejando medias del sector en EEUU.

Foto: Foto: EC.

Hasta ahora, las presiones de los precios no han alcanzado a los consumidores. El índice de precios al consumo de EEUU aumentó un 5%, sobre una base no ajustada, en mayo con respecto al mismo mes del año pasado. La gente pagó un 8,6% más por mobiliario y ropa de cama en ese periodo, y un 3,4% más por coches y camiones nuevos. Los precios de las bebidas alcohólicas subieron solo un 1,6%. Datos de Reino Unido y la eurozona también muestran que los aumentos del precio del alcohol van por detrás de unos beneficios mayores.

[Consulte la cotización de las principales materias primas]

“En la industria cervecera, no subes los precios a menos que otro los suba, porque si no serás demasiado caro entre la competencia”, dice Steele, de New Realm Brewing. Los gigantes de la industria han estado más protegidos, indican algunas empresas y analistas, dado que tienen precios fijos con algunos proveedores y a menudo cubren parte de sus costes de materias primas. Un portavoz de Anheuser-Busch InBev, la mayor fabricante de cerveza del mundo, dice que el entorno inflacionista actual, incluidos los costes de materias primas, se tendrá en cuenta a la hora de fijar precios, pero que su cobertura le da tiempo para reaccionar.

Foto: EC.

El director financiero de la empresa cervecera danesa Carlsberg, Heine Dalsgaard, dice que la empresa ha experimentado mayores costes del aluminio, la cebada y los embalajes en particular, pero que cuenta con una buena cobertura este año y que se protegerá para 2022.

El coste de las etiquetas para los vinos producidos por la bodega de Nik Weis en Leiwen, al sur de Alemania, ha aumentado un 5% desde antes de la pandemia. El tiempo que lleva imprimirlas se ha duplicado hasta ocho semanas, ya que las imprentas están luchando por mantener el ritmo de un torrente repentino de demanda. El precio de las cajas de cartón en las que Weis envasa 12 botellas de vino ha aumentado un 8%. Pero no está cobrando más por su vino blanco Riesling. “Hay que tener cuidado con las subidas de precio”, dice Weis. “No quiero perder cuota de mercado”.

Foto: Sede de la Reserva Federal. (Reuters)

Eso podría cambiar, sobre todo para la cerveza, según analistas. Las mayores fábricas normalmente cubren el coste del aluminio de sus latas con 12 meses de antelación. “No recibirán un golpe significativo hasta el primer semestre del año que viene”, dice Trevor Stirling, analista de bebidas en Bernstein que dice que los aumentos de precio para los consumidores son inevitables. Los analistas de metales están divididos sobre si el precio del aluminio seguirá aumentando, pero pocos creen que vaya a distar mucho de sus picos recientes.

El Bank of America espera que los costes de producción aumenten alrededor de un 10% para el gigante cervecero holandés Heineken el año que viene y algo menos para AB InBev y Carlsberg. El banco dice que Heineken tendrá que aumentar los precios entre un 4% y un 5% para neutralizar esa inflación. Heineken no ha querido hacer comentarios respecto a los precios, pero ha declarado que se espera que los costes de producción sean volátiles.

Brown-Forman, fabricante de Jack Daniel’s y otras marcas, declara que ha observado un incremento bastante considerable en los costes de las materias primas en la industria. “Tenemos que ver a los precios subir de nuevo”, explicó el CEO Lawson E. Whiting a analistas en una videoconferencia a principios del mes pasado. “Y vamos a seguir esa estrategia el año que viene”.

*Contenido con licencia de ‘The Wall Street Journal’.

Aquí tenemos otro motivo para preocuparnos por la inflación: se está volviendo más caro hacer vino, cerveza y bebidas espirituosas. Algunos viñedos, productores de cerveza y destiladores declaran que están absorbiendo dichos costes por ahora, y los precios de las bebidas alcohólicas están subiendo de forma más moderada que los de otros bienes de consumo, según datos gubernamentales. Puede que eso no dure, advierten los analistas.

Precios Wall Street Journal Inflación
El redactor recomienda