Es noticia
Menú
Garamendi y Sánchez Llibre lo saben: peligra el monopolio 'social' de CEOE
  1. Mercados
  2. Ibex Insider
IBEX INSIDER

Garamendi y Sánchez Llibre lo saben: peligra el monopolio 'social' de CEOE

El mundo del dinero encierra claves de poder y de intereses que explican el sentido de muchas operaciones y movimientos. Ibex Insider ofrece pistas para entender a sus protagonistas

Foto: EC.
EC.
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Este miércoles se celebrará en Madrid un acto de la Plataforma Multisectorial contra la Morosidad en la sede del Parlamento Europeo. Un tema que afecta al grueso de la economía española, es decir, al tejido de medianas y pequeñas empresas, con un protagonista en la sombra que sigue sumando credenciales para convertirse en una alternativa en la mesa del diálogo social. No es un nuevo sindicato, flanco copado por los mayoritarios e históricos CCOO y UGT, sino un aspirante a disputar el monopolio de la interlocución empresarial a la gran patronal CEOE (con su apéndice CEPYME).

En los últimos meses, Antonio Garamendi ha estado más ocupado con otros temas, incluidos las intrigas palaciegas necesarias para su reelección. La semana pasada renovó su mandato por cuatro años con mayoría aplastante, sin despeinarse, una vez que su rival en la sombra, Josep Sánchez Libre, líder de la patronal catalana Foment, impulsora del nacimiento de la propia CEOE, solo fue capaz de plantar cara por persona interpuesta de última hora, una subordinada de su equipo, una vez que todos los candidatos a los que ofreció ir a la guerra bajo su bandera declinaron la invitación.

Foto: Pedro Sánchez, durante su discurso de clausura del Congreso de la Internacional Socialista en Madrid. (EFE/Chema Moya)

Garamendi y Sánchez Llibre están para resolver cuestiones de alta política: reforma laboral, salario mínimo interprofesional, revisión de las pensiones… El menudeo sin atender, como demuestra la demora del régimen sancionar de la Ley de Morosidad de 2010, ha servido para que otra patronal como Conpymes (Confederación Nacional de Pymes y Autónomos) venga sumando fuerzas, hasta el punto de llamar a la puerta del Ministerio de Trabajo para reclamar la condición de interlocutor en la mesa del diálogo social. O lo que es lo mismo, ocupar el lugar que ahora tiene Cepyme.

La jugada no es tan descabellada. Cataluña es el campo de pruebas donde Pimec, la patronal regional de pymes y autónomos más representativa, ha demostrado ya que esta tesis es posible. Su modelo le ha convertido en el interlocutor de referencia, obligando a que Fepime, la federación fundada hace 20 años bajo el paraguas de Foment para cubrir este mismo segmento del tejido económico, haya tenido que cerrar. La capitulación ha sido total, aunque la pasada primavera se resolvió con el eufemismo de su integración en la organización presidida por Sánchez Llibre.

Foto: El presidente de la CEOE, Antonio Garamendi. (EFE/Raquel Manzanares)

Con ese episodio aún caliente, Conpyme lleva meses acampada en los predios del Ministerio de Trabajo de Yolanda Díaz para hablar de su libro. La vicepresidenta tercera se ha hecho de rogar y ha tardado meses en dar audiencia al aspirante, presidido por el empresario José María Torres, pero las puertas ya se han abierto. Su papel es clave, pues la condición de interlocutor en el diálogo social no se resuelve de manera objetiva (porcentaje de representatividad), sino por el reconocimiento (subjetivo) que concede el Gobierno, y el ‘status quo’ sigue inalterable desde la Transición.

Conpymes lleva años de rodaje y cuenta con el empuje de socios de peso, como la propia Pimec, la mayor patronal del transporte (Fenadismer), la primera plataforma de agricultores y ganaderos (COAG) o la unión de autónomos (AUTAE) que cuestiona la hegemonía de ATA en este campo. Sin embargo, el mayor salto cualitativo tuvo lugar en la primavera de 2021, con un evento de puesta en escena donde copó la atención mediática gracias a la participación de Begoña Gómez, mujer del presidente Pedro Sánchez, como madrina de la ceremonia. Nada pasó por casualidad.

Desde ese momento, su perfil público es otro. El hecho de que la aspiración de Conpymes sea disputar a Cepyme su asiento en la mesa del diálogo social ha desatado sospechas sobre sus verdaderas intenciones. ¿Un torpedo progresista en el frente de las patronales? Igual que se acepta como natural la delgada línea ideológica que separa a Garamendi de los inquilinos de Génova, la llegada de un interlocutor empresarial diferente ha levantado sospechas. Y que esté en manos de Yolanda Díaz, la posibilidad de igualarse con CEOE alimenta todavía más ese relato.

El mayor salto cualitativo tuvo lugar en 2021, con una puesta en escena donde copó la atención mediática gracias a Begoña Pérez

Por si la vicepresidenta, ocupada con otras prioridades en su calendario, no tramita la solicitud de Conpymes, la patronal tiene abierta en paralelo una vía administrativa por Bruselas. El mandato europeo para democratizar la representatividad de los agentes sociales es el marco al que se ciñe la reclamación. De hecho, a escala europea, las patronales empresariales BusinessEurope (grandes) y SMEunited (pequeñas) tienen vidas paralelas, un patrón que no sigue el modelo español. Por eso, puede ser solo cuestión de tiempo, pero en caso de ocurrir esta legislatura habrá lectura partidista.

Este miércoles se celebrará en Madrid un acto de la Plataforma Multisectorial contra la Morosidad en la sede del Parlamento Europeo. Un tema que afecta al grueso de la economía española, es decir, al tejido de medianas y pequeñas empresas, con un protagonista en la sombra que sigue sumando credenciales para convertirse en una alternativa en la mesa del diálogo social. No es un nuevo sindicato, flanco copado por los mayoritarios e históricos CCOO y UGT, sino un aspirante a disputar el monopolio de la interlocución empresarial a la gran patronal CEOE (con su apéndice CEPYME).

CEOE Cepyme Yolanda Díaz
El redactor recomienda