Es noticia
Menú
Yolanda Díaz responde a los ataques de Iglesias y Podemos: "Quien se distrae, no sirve"
  1. España
DESDE VALENCIA

Yolanda Díaz responde a los ataques de Iglesias y Podemos: "Quien se distrae, no sirve"

La vicepresidenta ha resaltado que en Sumar "no sobra nadie", pero manda un mensaje velado a su predecesor al frente del espacio a la izquierda del PSOE en plena crisis interna en UP

Foto: Yolanda Díaz, en el acto de Sumar en Valencia. (EFE/ Biel Niño)
Yolanda Díaz, en el acto de Sumar en Valencia. (EFE/ Biel Niño)

Yolanda Díaz llegaba a Valencia tras una semana política marcada por la marejada política de ley del solo sí es sí, que ha acabado siendo la enésima grieta en fracturar el espacio político de Unidas Podemos, con una nueva batería de ataques contra la vicepresidenta por parte de su sucesor, Pablo Iglesias. A Díaz le tocaba dar la réplica en un nuevo acto de Sumar. Y lo ha hecho fiel a su estilo: sin nombres, de forma velada: "Vamos a la política para cambiar la vida de la gente, no para hacer ruido, no para jalear. De esto va la res publica. Quien se distrae en este camino, no sirve para cambiar las cosas".

Esta reflexión, en el tono calmado habitual de Díaz, ha sido la única referencia al enésimo exabrupto de Iglesias, que refleja el estado de fragmentación que vive el espacio a la izquierda del PSOE. "Aquí solo podemos decir que falta gente, queremos mucha más gente con nosotras. No nos sobra nadie", ha apostillado la vicepresidenta, en el tono conciliador que ha mantenido en los últimos meses ante el aumento de los decibelios del ala morada de Unidas Podemos.

Foto: La vicepresidenta Yolanda Díaz, en el Congreso. (EFE/Mariscal)

Los conflictos en el complejo reino de taifas en el que se ha convertido el antiguo espacio de Unidas Podemos cada vez son más difíciles de esconder. En una semana que empezaba de forma prometedora para la izquierda, con la resaca de la multitudinaria manifestación del pasado domingo en Madrid y Ayuso en el foco, los agujeros de la ley del solo sí es sí -12 rebajas de penas y cinco excarcelamientos, por el momento- han puesto en el disparadero a los diferentes actores que, a día de hoy, aún conforman UP.

Primero, por la huida hacia adelante emprendida por el Ministerio de Igualdad y la ministra Irene Montero, que defiende que el problema está en la judicatura, no en la norma. Pero también por el significativo silencio esgrimido estos últimos días por Yolanda Díaz, teórica líder del espacio en el Gobierno, que rompió este viernes sin salir en defensa de la titular de Igualdad. "Dejemos actuar al Supremo", señalaba la vicepresidenta segunda, para la cólera de Iglesias, que arreciaba a través de Twitter: "Ponerse de perfil cuando machacan a una compañera no solo es miserable y cobarde, sino políticamente estúpido".

El equilibrio de fuerzas y la reorganización de la alianza se acelera, con las municipales y autonómicas a la vuelta de la esquina y un distanciamiento cada vez más patente entre la cúpula de Podemos y Díaz. De hecho, esta creciente tensión también ha alcanzado al grupo parlamentario de Unidas Podemos en el Congreso, donde las diferentes almas que conforman el espacio -Podemos, Comunes, Izquierda Unida- van alineándose con unos y otros, y amenazan con convertir en un polvorín a la cuarta fuerza con más diputados en el hemiciclo.

Foto: Yolanda Díaz, al llegar al acto de Sumar en Valencia. (EFE/Biel Aliño)

"Necesitamos muchas manos, muchas inteligencias, muchos corazones. El reto no va de ganar a la derecha, va de ganar el país, de transformarlo", ha insistido Díaz, que se ha visto obligada interrumpir su discurso cuando dos personas del público ha irrumpido para increparla. Estas personas habrían culpado a la vicepresidenta del, a su juicio, sesgo discriminatorio con el colectivo LGTBI de la ley de Trabajo.

Díaz, una vez que ha podido retomar su discurso, ha sacado pecho por la reforma laboral -"ahora uno de cada dos contratos que se firman en la Comunidad Valenciana son indefinidos", ha remarcado-, y de los impuestos a la banca y eléctricas, o el tope al gas. "Nos dijeron que eran medidas imposibles. No solo ha resultado ser posible, sino también eficaz", ha apuntado la vicepresidenta, que ha celebrado la bajada del dato de inflación hasta el 7,3%.

Foto: La vicepresidenta del Gobierno Nadia Calviño, junto al gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos. (EFE/Mariscal)

Precisamente, la banca y el problema de la vivienda han sacado el carácter más beligerante de la vicepresidenta. Díaz ha rechazado las últimas propuestas del sector bancario para hacer frente al denominado como rescate hipotecario. "Esto no va de hacer propuestas ligeras con la banca. Se están forrando con la subida de tipos, así que tienen que ser ejemplares. Lo que tienen que hacer esa banca, a la que rescatamos entre todos con 70.000 millones, es estar con su pueblo", ha aseverado.

Una crítica que también ha extendido a las grandes cadenas de distribución del país, en referencia al dato de inflación de los alimentos, que no afloja y sigue en el 15,4%. "Es imprescindible garantizar una cesta de la compra sana y saludable", ha reflexionado Díaz, quien ha pedido a estas empresas, "de las que nunca se habla, "que tienen que mojarse" por los ciudadanos españoles. "Quiero que todas las madres de este país puedan tener una hija con educación, con sanidad y con alimentación digna", ha insistido, entre los aplausos de los presentes en el acto de Sumar.

Yolanda Díaz llegaba a Valencia tras una semana política marcada por la marejada política de ley del solo sí es sí, que ha acabado siendo la enésima grieta en fracturar el espacio político de Unidas Podemos, con una nueva batería de ataques contra la vicepresidenta por parte de su sucesor, Pablo Iglesias. A Díaz le tocaba dar la réplica en un nuevo acto de Sumar. Y lo ha hecho fiel a su estilo: sin nombres, de forma velada: "Vamos a la política para cambiar la vida de la gente, no para hacer ruido, no para jalear. De esto va la res publica. Quien se distrae en este camino, no sirve para cambiar las cosas".

Yolanda Díaz Valencia Unidas Podemos
El redactor recomienda