Es noticia
Menú
El secreto de Anas Laghrari para 'salvar' las cuentas del Real Madrid
  1. Mercados
  2. Ibex Insider
IBEX INSIDER

El secreto de Anas Laghrari para 'salvar' las cuentas del Real Madrid

El mundo del dinero encierra claves de poder y de intereses que explican el sentido de muchas operaciones, movimientos y desenlaces. 'Ibex Insider' ofrece pistas para entender a sus protagonistas

Foto: Agnas Laghrari. (EC)
Agnas Laghrari. (EC)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

La oposición frontal de Florentino Pérez al dinero de CVC negociado por Javier Tebas tenía letra pequeña. Que el fútbol español necesitaba recursos para tapar agujeros y mantener el pulso competitivo es tan evidente como que el Real Madrid, flamante campeón de la competición doméstica, también busca 'cash' de terceros para sostener las arcas del club. El sobrecoste de la obra del Santiago Bernabéu (más de 1.000 millones) y la necesidad de competir con los clubes-estado por los galácticos del mercado han tensionado la caja merengue. Y en esa coyuntura, los blancos han preferido elegir a la carta (otro fondo, otras condiciones) en lugar del menú de LaLiga.

Si nada se tuerce, los de Concha Espina están a punto de cerrar una línea de financiación de 400 millones de euros con el fondo de inversión Sixth Street Partners. Hablamos de una cantidad que casi dobla los 260 millones que les habrían correspondido en caso de aceptar la fórmula de financiación ofrecida por CVC y LaLiga. Y también de un esquema muy diferente, ya que en lugar de hacerlo a través de un préstamo a cambio de un 10% de los ingresos generados por los derechos televisivos a 50 años, lo hacen mediante una inyección de capital (recursos propios) generada por la venta, con matices, del 30% del negocio que genere el futuro Santiago Bernabéu.

Foto: Imagen: EC Diseño.

La elección de Sixth Street no es casual. Este fondo de capital riesgo, con 60.000 millones de dólares bajo administración y especializado en deuda (es una escisión del gigante TPG), es el accionista mayoritario de Legends, la firma de gestión de espacios deportivos con la que el club ha firmado un contrato para la explotación de su nuevo campo durante los próximos 20 años. Por este trabajo, Real Madrid Estadio, sociedad de nueva creación propietaria de los derechos de explotación y cuyo consejero delegado es el recién fichado Santiago López-Vilas, abona un canon fijo a la multinacional en concepto de 'management fee'. Hasta aquí, algo de lo poco sabido.

Lo relevante está en la estructura que Anas Laghrari (Key Capital), el banquero de cabecera de Florentino Pérez, ha construido por encima. Para que los merengues reciban ahora esos 400 millones como capital, Sixth Street compra el 30% de Real Madrid Estadio. Esa operación se canaliza a través de una sociedad 'ad hoc' que a su vez emitirá un bono por una cuantía equivalente. La contrapartida son los ingresos del estadio, pero solo desde los primeros 200 millones. A partir de ese suelo, el vehículo del fondo tendrá acceso a la caja generada por la explotación del estadio, por cuya gestión cobra su participada, en proporción a su participación en la gestora creada por el club.

De esta manera, el Real Madrid evita ser el emisor de los bonos y, por lo tanto, que los 400 millones computen como deuda en sus cuentas. Y, por otra parte, intenta alinear a Sixth Street en la maximización de la cuenta de resultados del estadio, ya que la retribución de su vehículo está condicionada a los ingresos obtenidos a partir de unos mínimos. El fondo triangula con esta operación su relación con Florentino Pérez, al que llegó de manera indirecta a través de su participada Legends, con la que el club venía trabajando desde hace años para afrontar la remodelación del campo. Sin embargo, para el fondo, el verdadero negocio está en financiar la cuenta de resultados del campeón nacional.

Foto: Imagen: EC Diseño.

Llegados a este punto, resulta inevitable hacer paralelismos con las condiciones firmadas por LaLiga y CVC, que ha prestado 2.000 millones a cambio de la caja de los derechos televisivos durante 50 años. O incluso con el FC Barcelona, que pese a unirse al Real Madrid para rechazar el modelo de Tebas sigue abierto a poder entrar en ese esquema. No en vano, el propio Laghrari está tratando de conseguir alternativas de financiación a Joan Laporta para que rechace el esquema del resto de clubes profesionales, aunque la situación de los 'blaugranas' se antoja mucho más complicada, tanto en sus cuentas como en su faceta deportiva, que la de su máximo rival.

Lo cierto es que, con este acuerdo, Florentino resuelve sus urgencias a corto: disponer de más dinero para fichajes o concluir las obras sin pedir permiso a los socios (en noviembre necesitó una asamblea general extraordinaria para aprobar la ampliación de la deuda del Santiago Bernabéu en 225 millones, hasta un total de 800). Esta gasolina sirve también para aguantar la travesía que falta hasta que Luxemburgo resuelva el desenlace sobre la Superliga contra la UEFA. En caso de resolverse a su favor, ese será el verdadero maná de dinero que anhela el 'ser superior' para revertir el modelo del actual fútbol profesional. Y en ese gran frente, también se bate el ahijado Anas.

La oposición frontal de Florentino Pérez al dinero de CVC negociado por Javier Tebas tenía letra pequeña. Que el fútbol español necesitaba recursos para tapar agujeros y mantener el pulso competitivo es tan evidente como que el Real Madrid, flamante campeón de la competición doméstica, también busca 'cash' de terceros para sostener las arcas del club. El sobrecoste de la obra del Santiago Bernabéu (más de 1.000 millones) y la necesidad de competir con los clubes-estado por los galácticos del mercado han tensionado la caja merengue. Y en esa coyuntura, los blancos han preferido elegir a la carta (otro fondo, otras condiciones) en lugar del menú de LaLiga.

Real Madrid Florentino Pérez Ibex Insider
El redactor recomienda