Es noticia
Menú
Walmart, Juan Roig y las lecciones aprendidas con la sucesión en Inditex
  1. Mercados
  2. Ibex Insider
IBEX INSIDER

Walmart, Juan Roig y las lecciones aprendidas con la sucesión en Inditex

El mundo del dinero encierra claves de poder y de intereses que explican el sentido de muchas operaciones, movimientos y desenlaces. 'Ibex Insider' ofrece pistas para entender a sus protagonistas

Foto: Juana Roig. (EC)
Juana Roig. (EC)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Juan Roig será el siguiente en mover ficha. Y no una cualquiera. Como segunda mayor fortuna empresarial del país, su relevo al frente de Mercadona tendrá una trascendencia mediática similar a la protagonizada por Marta Ortega al heredar hace solo unas semanas la presidencia de Inditex. De momento, la diferencia de edad entre el empresario y mecenas valenciano (72 años) y Amancio Ortega (86) hace difícil pensar que su relevo sea inmediato, aunque eso no quiera decir que ya esté definido el marco que regirá ese momento crítico para la vida de la cadena de supermercados.

Ortega y Roig tienen una relación cordial. Con trayectorias similares como empresarios de éxito hechos a sí mismos, ambos se profesan respeto y admiración mutuos, aunque el gallego, por aquello de la edad, trata al fundador de Mercadona con cierto tono paternalista. Aunque solo sea por una cuestión biológica, uno va por delante del otro y pese a tratarse de negocios diferentes, ropa y alimentación, comparten inquietudes similares, tanto para asuntos operativos (venta al por menor) como para los propios de una empresa familiar (gobernanza y sucesión).

Y aunque cada casa es diferente y cada empresa un mundo aparte, siempre hay referencias de provecho. El pasado 1 de abril, Marta Ortega ocupó formalmente la presidencia no ejecutiva de Inditex. Ese puesto fue siempre de su padre, Amancio Ortega, hasta que el fundador lo cedió hace 10 años a Pablo Isla, que a mediados de 2005 había sido fichado como primer ejecutivo de la compañía. Una persona ajena a la familia y al ecosistema de Arteixo para llevar las riendas del gigante textil durante casi dos décadas hasta que llegara el turno de la heredera, a los 38 años.

Foto: El presidente de Mercadona, Juan Roig (EFE/Kai Försterling)

El cambio en Inditex ha sido drástico y, pese a ser natural, imprevisto. La promoción de Marta ha implicado también el nombramiento de un nuevo consejero delegado, el abogado gallego Óscar García Maceiras, curtido en el mundo financiero (Banco Pastor, Sareb, Banco Santander), pero sin experiencia en el sector ni en la compañía (entró de responsable jurídico en 2021). Aunque por debajo, la nueva dupla de poder cuenta con gran parte del equipo de negocios que Amancio dejó a Isla como propio, lo que demuestra que, pese a los cambios, las bases de la compañía se han movido poco.

Con todo, existen diferencias notables entre Inditex y Mercadona. La principal es que la firma de moda cotiza desde 2001, aunque eso no le ha hecho perder su condición de empresa familiar, como tampoco lo ha hecho Walmart, con quien se ha comparado a Roig por su política de 'siempre precios bajos'. En el caso de la cadena de supermercados estadounidense, la mayor del mundo, los herederos de Sam Walton han permanecido ajenos a la gestión y desde que su promotor cedió los poderes ejecutivos han tenido ya cinco consejeros delegados, ninguno de la saga.

De hecho, el actual primer ejecutivo, Carl Douglas McMillion, durante su mandato como responsable del área internacional (2009-2013), estudió las posibilidades de Mercadona. En esos cuatro años, ejecutó una agresiva estrategia de crecimiento, doblando casi el tamaño del negocio exterior, hasta estar presente en 26 países y gestionar 6.300 tiendas. Sin embargo, ni el modelo de Roig (propiedad de los supermercados y figura de interproveedores) se ajustaba genuinamente al formato Walmart, ni el empresario valenciano tenía intención de vender su emporio.

Más bien al contrario, en esa época Mercadona ya miraba fuera de sus fronteras y estuvo a punto de quedarse con Esselunga, el referente de la distribución en Italia (primera cadena moderna de supermercados) del que Roig había tomado nota (introducción de la marca blanca, relación calidad/precio, rentabilidad por metro cuadrado). La familia Caprotti afrontó la venta como solución a sus problemas de gobernanza, dos bloques enfrentados, pero al final no hubo transacción. Ni tampoco salida a bolsa. Muerto el fundador, ni un arbitraje ha servido para arreglar la sucesión.

Foto: Logo de Walmart. (Reuters)

Como ha demostrado Amancio, las cosas de la herencia es mejor hacerlas en vida, por más que haya un protocolo familiar fijado y, en su caso, a pesar de que el mercado pueda desconfiar de la conveniencia de la decisión (Inditex ha caído un 25% en bolsa desde el anuncio). Ni siquiera aunque en la organización exista una figura como la de Pepe Arnau, mano derecha de la familia Ortega para todos sus asuntos, tanto los patrimoniales como los designios de Inditex, como demuestra su ascendente en la promoción de García Maceiras como lugarteniente ejecutivo de Marta.

En casa de los Roig, el patriarca se ve con fuerza para seguir mientras su mujer y vicepresidenta participe. Otra cosa es que completado el actual ciclo, consolidación del modelo físico y digital, le suceda como presidenta una de sus cuatro hijas, presentes en el consejo de administración desde hace años, a diferencia de la heredera de Inditex. Ese es uno de los secretos mejor guardados y del que nada se sabe, como demuestra la inquietud existente cada vez que sale a colación algún nombre como futura lideresa de Mercadona. Y eso que al jefe, dicen, le gusta sorprender.

Otra cosa es que propiedad y gestión vayan de la mano. Sí, será más fácil que, como Amancio, la siguiente generación asuma a un reducido número de fieles. Y descartado el abrazo de Walmart, lo más probable es que en un futuro no muy lejano Mercadona adopte un esquema similar al de los Walton o los Ortega, donde, pese a cotizar, la familia presida y controle la mayoría. Y no será por necesidad (ahora genera recursos extra vendiendo inmuebles), sino como garantía para la buena gestión del negocio y de los intereses de la saga. Llegados a este punto, su objetivo ya no es ganar dinero.

Juan Roig será el siguiente en mover ficha. Y no una cualquiera. Como segunda mayor fortuna empresarial del país, su relevo al frente de Mercadona tendrá una trascendencia mediática similar a la protagonizada por Marta Ortega al heredar hace solo unas semanas la presidencia de Inditex. De momento, la diferencia de edad entre el empresario y mecenas valenciano (72 años) y Amancio Ortega (86) hace difícil pensar que su relevo sea inmediato, aunque eso no quiera decir que ya esté definido el marco que regirá ese momento crítico para la vida de la cadena de supermercados.

Juan Roig Amancio Ortega Supermercados Empresa familiar Pablo Isla
El redactor recomienda