Es noticia
Menú
Quién será el primer unicornio español de 'foodtech': Ordóñez tiene la pista
  1. Mercados
  2. Ibex Insider
IBEX INSIDER

Quién será el primer unicornio español de 'foodtech': Ordóñez tiene la pista

El mundo del dinero encierra claves de poder y de intereses que explican el sentido de muchas operaciones, movimientos y desenlaces. 'Ibex Insider' ofrece pistas para entender a sus protagonistas

Foto: Daniel Ordóñez. (EC)
Daniel Ordóñez. (EC)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Daniel Ordóñez ha hecho carrera en el mundo convencional del gran consumo. 'Marketiniano' de formación, primero se forjó en la cantera de la multinacional estadounidense Unilever durante una década y más tarde saltó a un gigante europeo como Danone. Allí, tras años de servicios internacionales, incluido el cuartel general de París, terminó como presidente de su filial para la Península. Difícil llegar más alto, salvo que se cruce la oportunidad de subir a la ola 'foodtech' que pretende revolucionar el mundo de la alimentación. Porque ahí está todavía casi todo por hacer.

Hace solo unos días, la multinacional sueca Oatly anunció el fichaje de Ordóñez para su nuevo organigrama, donde desempeñará el cargo de 'chief operating officer', el número tres en la cadena de mando, por debajo del presidente y el consejero delegado, a partir del próximo mes de junio. La empresa de alimentación, especializada en alternativas a lácteos a partir de avena, nació a mitad de los noventa en la Universidad de Lund y debutó en el Nasdaq hace casi un año (mayo de 2021) con una valoración de 10.000 millones de dólares, lo que en el argot financiero se conoce como 'decacornio'.

Foto: Juana Roig. (EC)

Su desplome bursátil (-85%) evidencia el componente de moda que ha existido en los mercados durante un breve y reciente periodo con la explosión comercial de proyectos 'foodtech' o 'agritech'. Además de Oatly, otras marcas han tenido sus minutos de gloria bursátil, como el fabricante neozelandés a2 Milk, especializado en la leche sin proteína A1 y productos relacionados como la fórmula infantil, que durante la pandemia disparó su valor en bolsa y que desde máximos ha caído un 75%. Estos episodios, sin embargo, solo demuestran lo lejos que están las expectativas de la revolución en marcha.

Otro actor que lo vio claro hace años es Arturo Elizondo, un joven financiero estadounidense, pero de raíz hispano-mexicana, que tras compaginar sector público y privado puso en marcha hace casi una década Clara Foods, con base en San Francisco (California), uno de los 'hubs' mundiales de innovación en este campo junto a Tel Aviv (Israel). Su 'startup' es una de las punteras para desarrollar un producto equivalente al huevo en términos de sabor, textura, funcionalidad y nutrición, pero eliminando las gallinas de la ecuación. En línea con la carne sin cerdos o los lácteos sin vacas.

Foto: EC.

Este proyecto no entraría en la derivada española en el mundo 'foodtech' de no ser porque a finales de 2021, entre los nuevos inversores de The Every Company (nuevo nombre de Clara Foods), está el fondo de capital riesgo McWin, especializado en nuevos negocios de alimentación y restauración, respaldado por el empresario español Manuel Lao como inversor ancla. Elizondo ha levantado ya más de 250 millones tras ampliar el objetivo de su compañía, más allá del huevo, a procesos de fermentación, ingeniería, fabricación y creación de proteínas no procedentes de animales.

En esa última ronda podría haber estado Eatable Adventures, primer inversor español especializado en la 'alimentación del mañana'. Sin embargo, por tamaño, su primer fondo de 40 millones, que está en la segunda fase de fondeo, se quedaba pequeño. El proyecto liderado por José Luis Cabañero es pionero en apostar por el desarrollo de alternativas agroalimentarias, desde su producción hasta su transformación como bienes de consumo. Y además de inversores, asesoran a grandes corporaciones del sector y gestionan la mayor comunidad europea de emprendedores 'foodtech'.

Foto: Cerdos en el corral de una granja. (EFE/Orlando Barría)

Una de las criaturas de su red es la catalana Heura. Hace solo unos días, la firma creada por Marc Coloma y Bernat Añaños, autodefinidos como activistas de la transición proteica, levantó casi cinco millones de euros a través de una plataforma europea de 'crowdfunding' en tiempo récord, multiplicando por cinco el objetivo inicial. La 'startup' crece a triple dígito y espera cerrar este ejercicio en torno a los 35 millones de euros, con una plantilla de 200 personas y puntos de venta en más de 20 países, aunque con España como principal mercado. Es la fiebre por los productos 'plant based'.

Aunque la ola de la sostenibilidad y de las nuevas tecnologías impulsa esta transición en la industria agroalimentaria, la coyuntura actual también está contribuyendo a acelerar las tendencias. Igual que la pandemia fue catalizadora para acortar plazos en algunos sectores, el actual conflicto de Ucrania, sin ir más lejos, ha puesto de manifiesto la importancia de la producción local o soberanía alimentaria, además de la reducción de fertilizantes provenientes de hidrocarburos, la producción de ingredientes alimentarios con base 'biotech' y el reciclaje de sobrantes en la cadena de valor.

Dentro de unas semanas, Bilbao acogerá la celebración de Food4Future. Aprovechando este evento de puesta a punto sobre las últimas novedades, cabe recordar algunos grandes datos de esta industria, cuyo impacto es trascendental en la sostenibilidad del planeta: que un 38% de la superficie cultivable se dedica a la agricultura, que el 33% de los alimentos se desecha, que su peso como negocio representa el 11% del PIB mundial, que la demanda de alimentos crecerá un 70% para 2050 y que la digitalización del sector, solo en Europa, alcanzará los 300.000 millones de euros esta década.

Daniel Ordóñez ha hecho carrera en el mundo convencional del gran consumo. 'Marketiniano' de formación, primero se forjó en la cantera de la multinacional estadounidense Unilever durante una década y más tarde saltó a un gigante europeo como Danone. Allí, tras años de servicios internacionales, incluido el cuartel general de París, terminó como presidente de su filial para la Península. Difícil llegar más alto, salvo que se cruce la oportunidad de subir a la ola 'foodtech' que pretende revolucionar el mundo de la alimentación. Porque ahí está todavía casi todo por hacer.

Nasdaq Leche Manuel Lao Pandemia
El redactor recomienda