Ecoener, OPDE y el golpe al 'boom' renovable: la criba de un mercado saturado
  1. Mercados
  2. El Valor Añadido
Revés bursátil

Ecoener, OPDE y el golpe al 'boom' renovable: la criba de un mercado saturado

Tras un 2020 pletórico, el sector de renovables prueba los sinsabores de una bolsa en la que se ha acumulado demasiado oferta justo cuando las condiciones han empeorado

placeholder Foto: Foto: EC.
Foto: EC.

En menos de 24 horas el relato victorioso que habían construido las energías renovables desde el estallido de la crisis del coronavirus ha quedado gravemente herido. El parqué español asistió el martes al estrepitoso debut bursátil de Ecoener, saldado con caídas superiores al 15%, a pesar de que el grupo ya se había visto obligado a rebajar sus objetivos de captación de capital. Horas después, OPDE anunciaba que su estreno en el parqué, previsto para este viernes, queda en suspenso, debido a las "inestables" condiciones del mercado.

Pese a su mayor repercusión, esta sucesión de noticias no se pueden leer como un resbalón inesperado, sino como la confirmación en el deterioro del 'momentum' de un sector que hace unos meses se mostraba como una de las opciones predilectas de los inversores y al que hoy observan con evidentes recelos. La suspensión de la salida a bolsa de Capital Energy a principios de abril, la premura de Grenergy por cerrar su ampliación de capital antes de la avalancha de salidas a bolsa que se pronosticaba o los últimos mensajes de Repsol, más proclives a la búsqueda de un socio privado para sus renovables, representan también indicios indiscutibles de que en el mercado ya no existe ese afán por tomar posiciones en el sector de las energías renovables.

Y más elocuente resulta el rendimiento bursátil de unas compañías que durante 2020 se destacaron entre las más alcistas del mercado nacional. Con recortes entre el 36 y el 28% desde el inicio del presente ejercicio, Soltec, Grenergy, Solarpack y Solaria conforman, junto a DIA, el vagón de cola del Índice General de la Bolsa española. Y no le va mucho mejor a Siemens Gamesa, que se deja cerca de un 15%. No se trata de un movimiento exclusivo del mercado español. En el índice global de Bloomberg, las energías alternativas han trocado su liderazgo del año anterior por la posición más rezagada en 2021, tras dejarse casi un tercio de su valor en poco más de tres meses.

Las energías limpias concentrarán hasta 100 billones de inversión hasta 2050

No cabe entender de esto una enmienda al relato que sostuvo el 'rally' de las energías renovables el año anterior. Los procesos de transición energética han experimentado un notable acelerón tras el golpe de la crisis y es de presumir que sigan atrayendo notables inversiones a lo largo de los últimos años (BloombergNEF estima alrededor de 100 billones de dólares de inversión hasta 2050 en energías verdes) que permitirán sólidos retornos a un buen número de compañías del sector.

Sin embargo, con el sector global aún cotizando a un múltiplo superior a 30 veces los beneficios estimados para 2021 (en firmas como Solaria o Solarpack el PER supera las 60 veces) se entiende la advertencia lanzada por algunos expertos de que el mercado parece estar asumiendo un éxito a largo plazo para el conjunto del sector, cuando las circunstancias del mismo hacen bastante previsible estimar que muchas de ellas quedarán en el camino en unos pocos años.

Foto: Imagen de archivo de un parque solar. (Reuters)

Las circunstancias del mercado se han vuelto menos propicias para la inversión en renovables. Durante 2020, las incertidumbres creadas por la pandemia, unidas con un entorno de tipos de interés bajo mínimos, hicieron de la apuesta por las tendencias de largo plazo más indiscutibles (entre las que también cabe mencionar la digitalización) uno de los movimientos más obvios. Pero ahora, cuando se asume que la economía se está adentrando en la primera fase de una expansión cíclica y los tipos de interés —aunque muy lentamente— comienzan a apuntar al alza, las condiciones se muestran menos atractivas para la industria.

A esto, el sector de renovables ha añadido algunas evidencias de cómo la creciente competencia está drenando rentabilidad a las inversiones en energía limpia, lo que obliga a rehacer números en un sector muy necesitado de capital.

Y precisamente esa necesidad de capital explica la avalancha de compañías que en España han visto en la bolsa la mejor opción para obtener un dinero esencial para sacar adelante sus planes de desarrollo. Una fuerte demanda que ha acabado por agotar el caladero de dinero disponible en este ámbito con interés en incrementar su exposición a un sector con tantos actores en juego.

El mayor tamaño y la experiencia contrastada juega a favor de actores como Acciona

En este sentido, cabe señalar que la aparición en la lid de protagonistas de mucho mayor calado, como Repsol o, sobre todo, Acciona Energía, han podido desnivelar el terreno de juego, poniéndolo mucho más empinado para las compañías de tamaño más reducido. Al fin y al cabo, si se trata de tomar posiciones en un sector con evidente potencial a largo plazo, pero no exento de desafíos a corto, la seguridad que pueden ofrecer las firmas más grandes y con un 'track record' contrastado supone un punto muy relevante en la selección de los grandes fondos. Sobre todo, porque frente a estos con frecuencia suelen exhibirse compañías respaldadas por un relato prometedor, pero con una trayectoria más jalonada de incumplimientos que de logros.

No puede descartarse que incluso estos grupos grandes acaben encontrándose un entorno de mercado poco propicio para seguir adelante con sus planes. Pero es de esperar que sus dificultades sean en todo caso inferiores a las que están encontrando grupos como Ecoener y OPDE. Por supuesto, en el mercado sigue habiendo dinero disponible para responder a las llamadas del sector, pero será necesario un reequilibrio de expectativas que podría hacer más razonable explorar otras alternativas (ya sea deuda o inversión privada), al menos mientras se ofrece una tregua —que los expertos del mercado cifran hasta en 18 meses— para que las bolsas puedan recargar su arsenal de dinero disponible para ser invertido en la industria.

Al sector de renovables, a buen seguro, le quedan muchas alegrías por ofrecer a los inversores. Pero si esta expectativa podía ser válida para convencer a los inversores hace solo unos meses, cuando la incertidumbre bloqueaba el más corto plazo, las compañías de renovables no han tardado en comprobar el lado más severo del mercado en cuanto las circunstancias han tornado menos favorables. Las bolsas son también un mecanismo de selección y cuando muchos se presentan con las mismas promesas solo las historias más convincentes son capaces de encontrar el respaldo que buscan.

En menos de 24 horas el relato victorioso que habían construido las energías renovables desde el estallido de la crisis del coronavirus ha quedado gravemente herido. El parqué español asistió el martes al estrepitoso debut bursátil de Ecoener, saldado con caídas superiores al 15%, a pesar de que el grupo ya se había visto obligado a rebajar sus objetivos de captación de capital. Horas después, OPDE anunciaba que su estreno en el parqué, previsto para este viernes, queda en suspenso, debido a las "inestables" condiciones del mercado.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Salidas a bolsa Energías renovables
El redactor recomienda