Siemens Gamesa y el revés renovable: el reto de dibujar un futuro sin números
  1. Mercados
  2. El Valor Añadido
Mala racha en bolsa

Siemens Gamesa y el revés renovable: el reto de dibujar un futuro sin números

El grupo de aerogeneradores, como gran parte del sector renovable, ha sufrido en el primer tramo de 2021 el golpe de las dudas sobre las valoraciones alcanzadas

placeholder Foto: EC.
EC.

La tabla de rendimientos de la bolsa española en 2021 es reveladora: las energías renovables han perdido su encanto a los ojos de los inversores. En lo que viene siendo un año positivo para el conjunto del mercado, las cuatro posiciones de cola del Índice General de la Bolsa de Madrid están copadas por compañías enfocadas en las energías limpias. Soltec, Grenergy, Solarpack y Solaria acumulan retrocesos que oscilan entre el 32,5% y el 22,5% desde el arranque del ejercicio.

Son muchos los factores que se pueden aducir para explicar la debilidad hoy por hoy del sector de renovables sobre el parqué, y sin duda uno de los más relevantes es el que hace referencia a sus espectaculares rendimientos en los trimestres precedentes. Valga como muestra el hecho de que, pese a su mala racha reciente, grupos como Solaria o Grenergy acumulan rendimientos superiores al 100% en los últimos 12 meses.

Pero las dudas sobre las valoraciones del sector no son una novedad sobre el parqué, sino que han acompañado el movimiento de las cotizaciones desde hace muchos meses, también cuando las acciones de renovables solo parecían conocer el camino de las alzas. Cuestiones como el repunte de los tipos de interés, que amenaza con lastrar la rentabilidad de negocios generalmente muy apalancados; las señales de presiones de precios en algunos segmentos por la elevada competencia, y la avalancha de salidas a bolsa (algunas ya frustradas por la caída del apetito inversor) y ampliaciones de capital son algunos de los motivos que han llevado ahora a los inversores a mirar con algo más de recelo las perspectivas de esta industria.

Las alzas de tipos y la presión competitiva han azuzado los recelos del mercado

En gran medida, la apuesta por el sector de renovables ha representado un voto de confianza en las oportunidades de un futuro al que nunca ha acompañado la solidez de los números. Cuando se trata de perfilar el impacto económico a largo plazo de un negocio disruptivo, casi cualquier número tiene cabida: la gran disparidad en los precios objetivos de los analistas (entre la mayor y la menor valoración que dan las firmas de análisis a Solaria hay una diferencia del 177%) es una clara muestra de esto.

Siemens Gamesa tampoco representa una excepción en este marco que envuelve el negocio de las energías limpias en sus más diversas variantes. El fabricante de aerogeneradores fue de forma destacada el gran triunfador del Ibex en el año del covid, revalorizándose hasta un 250% entre los mínimos de marzo y el pasado 7 de enero, cuando registró el que aún hoy es su máximo histórico. Desde entonces, su valor se ha diluido en un 21%.

Foto: Foto: EC.

Un revés que, curiosamente, ha tenido lugar justo cuando los analistas empiezan a atisbar un viraje en el rumbo del negocio del grupo, aquejado en los últimos años de una serie de dificultades que han derribado sus márgenes de beneficios y le han obligado a realizar continuos ajustes de expectativas, y apuestan a que 2021 marcará el inicio de una tendencia de crecimiento que llevará su ebitda de 2024 a guarismos casi un 25% superiores a los que registraba antes de la pandemia.

Para el grupo que dirige Andreas Nauen, las oportunidades de negocio a futuro parecen cada vez más sólidas y no parece que polémicas como el arancel que pretende aplicar Estados Unidos a las importaciones de tubos eólicos vayan a suponer un obstáculo de consideración. Firmas como Deutsche Bank han enumerado a Siemens Gamesa entre los más probables beneficiados del billonario plan de inversión en infraestructuras planteado por el presidente estadounidense, Joe Biden.

Buena parte de la confianza mostrada por los inversores en el grupo hispano-alemán se ha basado en su dominio del mercado 'offshore' (la tecnología de generación de energía eólica en alta mar), del que controla casi dos tercios sin considerar China, y su capacidad para preservar ese liderazgo en el futuro. "La empresa es considerablemente más rentable en el negocio 'offshore' que sus competidores gracias a la escala y el liderazgo tecnológico y, por lo tanto, puede financiar fácilmente grandes inversiones para defender su posición como líder del mercado frente a su pares, que están subvencionando o subvencionarán su negocio 'offshore".

Entre la mejor valoración y la peor de Siemens Gamesa, hay más de un 150% de diferencia

Aferrarse a un escenario de éxito en este campo puede dar pie a valoraciones como la que le otorga Bank of America, que implica potenciales de revalorización cercanos al 50%. Pero también cabe plantearse un desarrollo menos favorable, en el que las presiones de precio acaban también haciendo mella en la rentabilidad del negocio 'offshore' y la competencia acaba capturando una cuota de mercado significativa. Es esta la posibilidad de la que advierten en Alantra para pintar un futuro menos halagüeño para un grupo al que otorgan una valoración hasta un 41% inferior a la cotización actual del grupo.

La brecha entre la valoración de una y otra firma de análisis, superior al 150%, es otra evidencia más de la enorme dificultad a la que se enfrentan hoy los mercados a la hora de asignar un precio a la revolución de la energía verde, al igual que sucede con otras macrotendencias como la del vehículo eléctrico o la biotecnología.

Como señalaban en un informe reciente en Deutsche Bank, "esperamos que las preocupaciones de los inversores sobre las valoraciones de las energías renovables continúen disminuyendo a medida que los paquetes de estímulo relacionados con el medio ambiente se vuelven más concretos". Siemens Gamesa brindará al mercado nuevos números con los que juzgar su realidad el próximo 3 de mayo, cuando se prevé que publique las cuentas de su segundo trimestre fiscal, pero no cabe esperar que en ellas se reflejen con cierta claridad las perspectivas a largo plazo del negocio. A lo sumo, podría empezar a confirmarse que las dificultades recientes son cosa del pasado, lo cual sería un buen punto de partida para que los inversores vuelvan a reparar en las promesas de futuro, aunque aún les bailen muchos números.

La tabla de rendimientos de la bolsa española en 2021 es reveladora: las energías renovables han perdido su encanto a los ojos de los inversores. En lo que viene siendo un año positivo para el conjunto del mercado, las cuatro posiciones de cola del Índice General de la Bolsa de Madrid están copadas por compañías enfocadas en las energías limpias. Soltec, Grenergy, Solarpack y Solaria acumulan retrocesos que oscilan entre el 32,5% y el 22,5% desde el arranque del ejercicio.

Energía eólica Energías renovables Ibex 35 Inversores Solaria
El redactor recomienda