Volkswagen acepta el pulso a Tesla: ¿cuánto vale dominar el mercado eléctrico?
  1. Mercados
  2. El Valor Añadido
Fuertes alzas del sector

Volkswagen acepta el pulso a Tesla: ¿cuánto vale dominar el mercado eléctrico?

Los inversores han premiado los ambiciosos planes de electrificación del fabricante alemán, que aspira a pulverizar las cifras de la compañía de Elon Musk

placeholder Foto: Foto: EC.
Foto: EC.

Entre los analistas del sector de automoción ha sido un planteamiento habitual en los últimos años el de valorar las posibilidades de los grandes fabricantes tradicionales de salir victoriosos en la batalla del vehículo eléctrico. Y en esas teorías, nombres como el de Volkswagen han sido frecuentemente enarbolados como posibles vencedores frente a rivales aparentemente aventajados como Tesla, por sus mayores capacidades de producción.

Entre los inversores, en cambio, estas teorías han encontrado pocos oídos dispuestos a prestarles atención. Así, mientras las marcas más reconocidas del sector han arrastrado años de dificultades, por las dudas que despertaba su capacidad para transitar el camino hacia las nuevas tendencias de movilidad, el reconocimiento de las fortalezas de la compañía de Elon Musk no ha hecho sino aumentar de forma acelerada, hasta alcanzar valoraciones estratosféricas. A mediados de enero, la capitalización de Tesla superaba en casi 2,5 veces la de los 12 grandes grupos del sector incluidos en el Stoxx 600 y en 8,4 veces la de Volkswagen.

Esta situación, sin embargo, parece estar cambiando de forma ostensible. Este martes, las acciones de Volkswagen disfrutaron de una jornada histórica. Mientras sus acciones ordinarias llegaron a registrar alzas de hasta el 25%, posteriormente rebajadas al 12%, las acciones preferentes, más líquidas, firmaron ganancias superiores al 6%, que llevaron a la compañía a registrar sus niveles más elevados desde 2015, por encima de las cotas en que se encontraba cuando estalló el escándalo del 'dieselgate'.

Volkswagen se plantea vender en 2021 un millón de vehículos de batería

El movimiento —aunque exacerbado en el caso de las acciones ordinarias por la estrechez de la oferta— vino a reflejar la favorable recepción que han dado los inversores a los objetivos de ventas de vehículos eléctricos lanzados por el grupo germano y que vendrían a corroborar que el gigante de Wolfsburgo se dispone a pulverizar los números de Tesla. Si la compañía de Musk sorprendió al rozar las 500.000 entregas el año pasado, Volkswagen se muestra convencido de poder alcanzar en el presente ejercicio la cota del millón de eléctricos (incluyendo los modelos híbridos).

Quienes como Deutsche Bank venían pidiendo a la compañía que dirige Herbert Diess una hoja de ruta clara sobre sus planes de electrificación han recibido un guion que mejora las previsiones más optimistas (los analistas del banco alemán pronosticaban hace unos meses que el grupo podría vender unos 700.000 vehículos eléctricos en 2021): planea lanzar seis nuevos modelos eléctricos este ejercicio, conseguir que en 2025 al menos un 20% de sus ventas sean de vehículos eléctricos (una cifra que se elevaría al 50% en 2030), ponerse al día en el próximo lustro con las capacidades de 'software' de Tesla y fabricar hasta seis plantas de baterías eléctricas a lo largo de la presente década.

El ambicioso plan de Volkswagen representa quizá la prueba más evidente de esas capacidades presentes en los grandes grupos de la industria para adaptarse a las nuevas tendencias del mercado y que a los inversores tanto les ha costado reconocer. 2020, con todas las dificultades que ha entrañado para el sector, se ha convertido en una oportunidad para revelar a los inversores la capacidad de gestión de caja y de inversiones de estas compañías, que además han podido impulsar sus ventas de eléctricos gracias al respaldo de los gobiernos.

Y el mercado finalmente parece estar poniéndolo en precio: el índice sectorial de automoción del Stoxx 600 se mueve hoy en sus niveles más elevados desde mediados de 2018, tras sumar cerca de un 130% en los últimos 12 meses, con compañías como Daimler, Stellantis (la fusión de Fiat-Chrysler y Peugeot), Renault o Volkswagen sumando entre un 231 y un 147%.

Esta remontada, acelerada en los primeros compases de 2021, ha coincidido con un momento de resbalón de Tesla, que ha perdido más de un 20% desde los máximos que marcó el pasado enero, lo que ha permitido limar la sobrevaloración que la compañía de Musk había alcanzado sobre sus rivales. El grupo estadounidense vale hoy 1,7 veces más que los 12 grandes del sector en Europa y 4,4 veces más que Volkswagen.

Si en enero el valor de Tesla era 8,4 veces el de Volkswagen, ahora es 4,4 veces superior

Sin duda, la sensación reforzada de que los fabricantes tradicionales pueden captar una parte relevante del mercado eléctrico (Tesla cedió hasta 16 puntos de cuota de mercado en Europa en 2020) puede ser merecedora de cierto premio sobre el parqué. No en vano, un informe de Wedbush citado por Bloomberg, valora en hasta 5 billones de dólares (4,2 billones de euros), la oportunidad de negocio que encierra este mercado durante la próxima década.

Tras sumar en conjunto algo más de 178.000 millones de capitalización en los últimos 12 meses, el sector del motor europeo cotiza con un PER estimado para 2021 cercano a las 10 veces y un EV/ebitda que ronda las cuatro veces, lo que supone unas valoraciones que parecen ajustadas desde un punto de vista histórico, aunque aún abundan las firmas de análisis que ven margen adicional de mejora a los grandes fabricantes.

Pero los inversores no debieran obviar que, pese a un desempeño mejor de lo esperado en el último año, el sector de automoción sigue enfrentando importantes desafíos, como son la persistente debilidad de las ventas en Europa (que tiene explicación en factores que van más allá del covid), los desafíos del proceso de transición a los vehículos eléctricos (y los problemas de 'software' sufridos por Volkswagen en 2020 son un claro indicador) o el presumible impacto a la baja, al menos temporalmente, que puede tener en los márgenes del sector el mayor peso en su cartera de ventas de los vehículos eléctricos (la propia Volkswagen ha proyectado para este año unos márgenes, entre el 5 y el 6,5%, muy inferiores a los que registraba antes de la pandemia).

Es posible que los grandes fabricantes del motor hayan dado a los inversores razones suficientes para replantearse si tiene sentido la prima otorgada en los últimos meses a Tesla (aunque cierta ventaja de la compañía de Musk en aspectos clave como el 'software' parece aún fuera de discusión). Pero después de meses de alertas sobre los excesos de valoración alcanzados por el gigante norteamericano, podría resultar paradójico que esa brecha se cerrara con un contagio de los excesos al resto del sector. La valoración del vehículo eléctrico sigue mostrándose como un desafío pendiente para el mercado.

Entre los analistas del sector de automoción ha sido un planteamiento habitual en los últimos años el de valorar las posibilidades de los grandes fabricantes tradicionales de salir victoriosos en la batalla del vehículo eléctrico. Y en esas teorías, nombres como el de Volkswagen han sido frecuentemente enarbolados como posibles vencedores frente a rivales aparentemente aventajados como Tesla, por sus mayores capacidades de producción.

Volkswagen Elon Musk Venta de coches Tesla Motors Coche eléctrico
El redactor recomienda