Solaria acelera los desplomes: aumenta el potencial pero queda mucho por demostrar
  1. Mercados
  2. El Valor Añadido
TRES CASAS DAN CONSEJO DE COMPRA

Solaria acelera los desplomes: aumenta el potencial pero queda mucho por demostrar

Lo que más disgustaba al mercado era que Solaria cotizase tan cara si tenía semejante 'track record' de decepciones. Ahora que ha caído, los analistas se vuelven a fijar en ella

placeholder Foto: EC Diseño
EC Diseño

Solaria se vuelve a desplomar en bolsa. A la espera de noticias corporativas, el mercado juega con el precio. La purga de ventas de 2021 la ha colocado a un 26% de la valoración objetivo que le de el consenso (22,13 euros por acción), y a la fotovoltaica ya le empiezan a llover los consejos de compra. Eso sí, a punto de cerrar el trimestre, Solaria se acerca a otra temporada de resultados en las que sus grandes planes de crecimiento volverán a ser puestos bajo lupa. Tras los tropiezos del pasado, el listón está alto. El mercado sigue nervioso, y este jueves la renovable se deja más de un 8% a últimas horas de la tarde.

Tras dejarse un 25% desde que empezó el año, la compañía hizo un ligero intento de rebote en las últimas semanas. La volatilidad es un comportamiento recurrente en la fotovoltáica, que, como ya explicaron los analistas de Bank of America, es presa de los altibajos alimentados por la inversión pasiva. Lo hizo al calor de otra oleada de miedo entre los inversores que, ante el decreto de nuevos confinamientos en Europa, vuelven a huir de sectores expuestos a la crisis, como el turismo o la banca, y se refugian en valores de crecimiento descorrelacionados de la pandemia, como las energías renovables. En este contexto, Solaria ha recibido en marzo tres nuevos consejos de compra.

Foto: Foto: EFE.

Si hace un mes la mitad de los analistas que la seguían recomendaban ‘vender’, ahora esta proporción se ha reducido a un 38%, con el 46% apostando por 'comprar'. El último en decantarse por favorecer a Solaria en bolsa ha sido el banco Santander, que ha empezado a seguir a la empresa con un precio objetivo de 23,5 euros por acción. Al banco cántabro le gustan “la estructura ágil enfocada en el desarrollo ‘in house’ y la generación de energía; el largo historial que tiene en España; las economías de escala, debido a las grandes plantas de energía solar fotovoltaica, que justifican las reducciones de opex y capex; un ‘pipeline’ sólido en Iberia de 10,1 gigavatios a cierre de 2020, con 5,8 gigavatios comprometidos y 1,6 gigavatios bajo programas de remuneración fija con una duración media por contrato de 10 años; y las posibilidades de consolidación con grandes compañías como las ‘utilities’, petroleras o gasistas que quieran acelerar sus planes de descarbonización”.

Entre los riesgos que enumeran desde el Santander para Solaria, están que “sus objetivos de alcanzar un coste de 0,26 euros por megavatio en 2023 (es decir un 22% menos que en 2020) son un poco exigentes; la ejecución de sus objetivos en producción de energía; la habilidad de alcanzar en mercados nuevos las mismas rentabilidades que en la península ibérica, y las re negociaciones de proyectos PPA (Power Purchase Agreement, es decir, acuerdos de compraventa de energía con empresas)”.

En este contexto, Santander espera, al igual que muchos analistas, que Solaria lleve a cabo una ampliación de capital para “reducir el perfil de riesgo de la empresa, reforzar su balance y acelerar los objetivos de proyectos para 2025 y 2030”. La empresa está financiando su crecimiento a partir de créditos acotados a los distintos proyectos (una modalidad llamada ‘project finance’) por lo que este endeudamiento no lastra su balance. No obstante, aunque la compañía no ha dado ninguna señal de que esté interesada en llevar a cabo una ampliación de capital, los analistas lo reiteran a menudo en sus informes a clientes, considerando que el ‘project finance’ no es suficiente para cubrir todo el crecimiento de la cotizada y que tampoco es una modalidad de financiación exenta de riesgos (los proyectos siguen vinculados al grupo energético).

La empresa prometió en febrero que cerraría el primer trimestre con 1,828 megavatios

Luego está el equipo de la española Alantra, que apenas ha ahondado en Solaria en su último informe a clientes, pero que argumentó con vehemencia a favor del sector la semana pasada. La firma estima que España alcance una capacidad de alrededor de 60 gigavatios de capacidad eólica y solar para 2030, con las renovables representando el 70-75% de la producción total del país para este año. “Somos optimistas respecto al sector, y creemos que la combinación de una visibilidad mejor y las caídas recientes de las acciones en bolsa para la mayoría de los valores está creando una oportunidad de inversión”, consideran desde Alantra. “Para invertir en el sector, Solaria es el jugador más puro e Iberdrola el más líquido y de mayor calidad”, apuntan. “Acciona Energía también debería ser una forma atractiva de apostar por el sector una vez salga a bolsa”. A Solaria, le da un precio objetivo de 23,7 euros por acción.

Un gesto parecido al que han tenido los analistas de Goldman Sachs con sus clientes, sacando otro informe enfocado en el sector - lo que ellos llaman las GEMS, que en inglés tendrían una traducción literal a joyas, y cuyas siglas se traducen al español en grandes energéticas verdes. En el pasado, Goldman ha sido muy entusiasta con Solaria, aunque incluso su equipo tuvo que relegar sus consejos a clientes tras el ‘rally’ de 2020. Ahora, vuelven a las andadas. “Desde enero, el precio de Solaria ha caído más de un 40%”, subrayan. “Aunque el valor se ha visto atrapado en el triangulo de la reflacción, las subidas de tipos (en la deuda) y la rotación a cíclicos de corto plazo, Solaria ha dado ha conocer varios desarrollos positivos: en los resultados de 2020, la empresa desveló un ‘pipeline’ de 3 gigavatios en Italia y una ambición de llegar a los 18 gigavatios a finales de la década”. También Goldman Sachs considera que la empresa tendrá que aumentar capital, pero aún así opina que Solaria tiene un potencial de revalorización del 50%.

El mercado está ahora a la espera de novedades al respecto del desempeño de Solaria sobre sus planes a futuro. Lo que los analistas que tienen consejo de venta reiteran no es que la empresa carezca de un futuro brillante por delante, sino que el mercado se está viniendo demasiado arriba con los planes de la entidad - sobre todo porque, en el pasado, ha habido varios casos de incumplimientos. Tras el cierre del trimestre este marzo, Solaria anunciará la fecha de presentación de sus resultados, después de que las cuentas de 2020 se quedasen por debajo de lo esperado. La empresa también prometió en febrero que cerraría el primer trimestre con 1,828 megavatios instalados, dentro de un plan estratégico en el que contempla una meta de 6,2 gigavatios para 2025 y 18 gigavatios para 2030. Está por ver si Solaria consigue justificar sus precios en bolsa o si, por el contrario, vuelve a desatar desconfianza.

Solaria se vuelve a desplomar en bolsa. A la espera de noticias corporativas, el mercado juega con el precio. La purga de ventas de 2021 la ha colocado a un 26% de la valoración objetivo que le de el consenso (22,13 euros por acción), y a la fotovoltaica ya le empiezan a llover los consejos de compra. Eso sí, a punto de cerrar el trimestre, Solaria se acerca a otra temporada de resultados en las que sus grandes planes de crecimiento volverán a ser puestos bajo lupa. Tras los tropiezos del pasado, el listón está alto. El mercado sigue nervioso, y este jueves la renovable se deja más de un 8% a últimas horas de la tarde.

Solaria
El redactor recomienda