Es noticia
Menú
El BCE desplegó 4.000 M en julio en deuda española para contener la prima de riesgo
  1. Mercados
QUIERE EVITAR LA FRAGMENTACIÓN FINANCIERA

El BCE desplegó 4.000 M en julio en deuda española para contener la prima de riesgo

La autoridad monetaria acabó con las compras netas el 30 de junio, pero siguió adquiriendo bonos ante el riesgo de fragmentación financiera

Foto: Lagarde, presidenta del BCE, y Luis de Guindos. (Reuters/Rattay)
Lagarde, presidenta del BCE, y Luis de Guindos. (Reuters/Rattay)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

España ha sido uno de los países en los que el Banco Central Europeo (BCE) ha puesto el foco ante el riesgo de fragmentación financiera. Una vez acabadas las compras netas generalizadas de deuda a lo largo de la eurozona, el BCE ya ha dejado de expandir su balance, pero hay excepciones. La autoridad monetaria desplegó en julio 4.000 millones en bonos españoles.

El banco central ha centrado su política monetaria en controlar la inflación ante su repunte histórico, muy lejos del 2% que persigue a medio plazo. La energía, con el acelerón que provocó la invasión de Ucrania y las sanciones a Rusia, y los efectos de segundo orden después (inflación que provoca inflación), han disparado el crecimiento de los precios hasta alcanzar el 8,9% en julio, con un 10,8% en España.

Foto: La sede del BCE en Frankfurt, Alemania. (Getty/Thomas Lohnes)

Entre los cambios, además de subir tipos 50 puntos básicos en julio y acabar con la era de tipos negativos, el 30 de junio finalizó las compras netas de deuda. Sin embargo, cuando anunció el fin de la adquisición neta de bonos, las primas de riesgo periféricas se dispararon, y los títulos del Tesoro a 10 años sobrepasaron el 3%, lejos ya del 0,5% con el que había empezado 2022.

El brusco movimiento de los mercados obligó al BCE a convocar una reunión extraordinaria para reiterar que usará con flexibilidad de plazos y geografías la reinversión de los vencimientos del programa especial contra la pandemia (PEPP), con el que desplegó casi 1,7 billones (millones de millones) en dos años, y anunció un programa contra la fragmentación. Se trata del Instrumento de Protección de Transmisión (TPI), con el que comprará deuda bajo requisitos de sostenibilidad fiscal.

Pero ya antes de poner en marcha el TPI, el BCE ha intervenido en el mercado para controlar las primas de riesgo. De hecho, en conjunto, redujo en 3.072 millones netos el volumen de deuda en el balance, aunque con la deuda española ocurrió lo contrario. Durante el mes de julio, incrementó en 4.011 millones netos el volumen de deuda española en el perímetro del BCE, hasta los 624.626 millones, según datos del Banco de España.

Foto: La presidenta del BCE, Christine Lagarde. (Reuters/Wolfgang Rattay)

Estas compras contemplan tanto bonos soberanos como corporativos. En ambos casos, el diferencial se disparó a mediados de junio y se replegó a lo largo de las siguientes semanas. El BCE ha visto necesario desplegar munición sobre deuda española para evitar la fragmentación financiera, un punto relevante para cumplir con su objetivo de transmisión monetaria y hacer efectiva la lucha contra la inflación, según han reiterado la presidenta, Christine Lagarde, o el vicepresidente, el exministro español Luis de Guindos.

El banco central ha sido el principal comprador de deuda pública española durante los dos últimos años, permitiendo mantener a raya los tipos de interés pese al incremento del endeudamiento del Estado. Según estadísticas del Tesoro, el BCE tiene en su haber el 34,21% de la deuda emitida por el Tesoro, con un montante de 404.154 millones.

La idea del BCE es mantener estático su balance al reinvertir solo los vencimientos. Sin embargo, existe preocupación con que se vuelvan a disparar las primas de riesgo, como ocurrió en 2012, y ya se vio un conato en junio de este año. Aunque el objetivo no es que estén cercanas a cero, sino que no se disparen por razones no justificadas por fundamentos económicos, algo que inevitablemente tiene un componente subjetivo.

España ha sido uno de los países en los que el Banco Central Europeo (BCE) ha puesto el foco ante el riesgo de fragmentación financiera. Una vez acabadas las compras netas generalizadas de deuda a lo largo de la eurozona, el BCE ya ha dejado de expandir su balance, pero hay excepciones. La autoridad monetaria desplegó en julio 4.000 millones en bonos españoles.

Banco Central Europeo (BCE) Prima de riesgo Inflación Christine Lagarde Tipos de interés
El redactor recomienda