Es noticia
Menú
El real brasileño da una alegría al Ibex tras cinco años consecutivos de penurias
  1. Mercados
Santander, Telefónica e Iberdrola

El real brasileño da una alegría al Ibex tras cinco años consecutivos de penurias

Las compañías más grandes de España como Iberdrola, Santander o Telefónica tienen fuertes intereses en el país al obtener una gran parte de sus ingresos en la región

Foto: Billetes de reales brasileños. (EFE/Marcelo Sayão)
Billetes de reales brasileños. (EFE/Marcelo Sayão)

Los mercados emergentes están siendo la grata sorpresa en los primeros meses de este año, y hay uno que destaca por encima del resto: Brasil. El real brasileño se sitúa como la mejor divisa en estos poco más de tres meses y supone un alivio para muchas empresas de nuestro país que tienen intereses en el país carioca. Todas ellas verán cómo la evolución de la moneda jugará a su favor tras cinco años consecutivos en que la depreciación —o su apenas variación, como fue en 2021— restaba atractivo a sus cuentas. Ese famoso "si excluimos el efecto divisa, nuestro beneficio..." ya no será la excusa predominante, al menos con su negocio en Brasil, puesto que otras como la lira turca o el peso argentino siguen sin levantar cabeza.

El real brasileño se aprecia respecto al euro alrededor de un 23% en 2022, por encima de los avances que registran el sol peruano (13%) y el peso chileno (12%), las otras dos monedas que cierran el podio de las que mejor se comportan. Una evolución que pone de relieve la recuperación que han experimentado una gran parte de las divisas de Latinoamérica, algo que ha supuesto un freno en los últimos años para el negocio de muchas cotizadas españolas.

Si el real brasileño confirma esta fuerte subida durante lo que resta de año, pondría fin a cinco años de penurias respecto al euro. El pasado curso su comportamiento fue prácticamente plano (+0,09%), en 2020 se desplomó casi un 29%, en 2019 la caída fue de un 1,5%, un año antes por encima del 10% y en 2017 de casi el 14%. En estos cinco años, ha pasado de intercambiarse por 3,42 unidades a hacerlo por las 6,43 unidades a que se intercambia a día de hoy.

Foto: Ignacio Sánchez Galán, presidente de Iberdrola. (Getty Images)

Este comportamiento del real brasileño tiene una fuerte incidencia en el Ibex 35. ¿El motivo? La mayoría de las grandes empresas del selectivo tienen en el país presidido por Bolsonaro una buena parte de su negocio, lo que contribuirá a elevar sus beneficios. Este es el caso de Banco Santander, que obtuvo un beneficio neto de 2.325 millones en el país, lo que supone más de un 25% de sus ganancias; el de Telefónica, que considera ael país un mercado clave donde logra alrededor de un 18% de sus ingresos, o el de Iberdrola, la mayor empresa del selectivo, con un beneficio de 667,3 millones en el país a través de su filial Neonergia, un 18% del alcanzado en 2021.

Los analistas de Banco Santander señalan la evolución del real como uno de los grandes impulsores de Telefónica y que sería extensible para el resto. En su último informe, destacan sobre la 'teleco' que recomiendan comprar, ya que "vemos en la apreciación del real brasileño uno de los principales catalizadores a corto plazo para la cotización de la compañía".

Estos son los tres ejemplos más claros del Ibex 35, pero también hay otras cotizadas con fuerte presencia en el país. Dentro del principal selectivo también destacan Mapfre, Aena o Cie Automotive; junto a otras más pequeñas de la bolsa española y presentes en el Mercado Continuo como Sacyr, Gestamp, DIA o Aperam, que también obtienen ingresos en el país latinoamericano.

La buena marcha del real brasileño obedece, principalmente, a dos motivos: la guerra en Ucrania y la política llevada a cabo por el Banco Central de Brasil. El motivo de que la moneda carioca, junto al resto de las latinoamericanas, estén entre las que más se aprecien, ha venido impulsado por la guerra de Rusia, puesto que estos países se han erigido como alternativa en el suministro de materias primas agrícolas. El país presidido por Zelenski era el principal granero de Europa y, tras estallar el conflicto, sus exportaciones se vieron afectadas, lo que hizo que buena parte de estos productos fuera vendida por estos países.

Foto: Mandarinas producidas en Valencia. (EFE/Biel Aliño)

Este es el principal motivo, pero luego hay otro que hace que Brasil se desmarque de muchos de sus vecinos: su banco central. La entidad ha subido los tipos dos veces en lo que llevamos de año en las dos únicas reuniones celebradas. Así, a comienzos de febrero los aumentó del 9,25% al 10,75%, y a mediados de marzo, en un punto porcentual, hasta el 11,75%, y ya en 2021 lo había hecho hasta en siete ocasiones. ¿El objetivo? Combatir la inflación durante este curso, que alcanzó el 11,3% en el país debido al repunte del precio de la energía, siendo la más alta en 28 años.

Tanto la guerra en Ucrania como la política del Banco Central de Brasil han jugado a favor de la cotización del real brasileño, pero ya hay voces que vaticinan una corrección. Una de ellas es el banco de inversión Citi. Su responsable de la mesa de tesorería en el país latinoamericano, Eduardo Miszputen, ha destacado que el aumento de los tipos de interés por parte de la Fed y la caída del precio de los productos básicos detendrán su repunte. "La guerra en Ucrania ha presionado los precios de las materias primas y desviado flujos de mercados europeos hacia países alejados del conflicto, como Brasil, lo que ha ayudado al real a fortalecerse, pero la futura caída de los precios, un ciclo de ajuste monetario en la economía más grande del mundo y un nuevo brote de coronavirus en China podrían acercar la moneda a los 5,2 reales por dólar para final de año". Actualmente, este tipo de cambio está en los 4,7 reales por cada dólar.

Los mercados emergentes están siendo la grata sorpresa en los primeros meses de este año, y hay uno que destaca por encima del resto: Brasil. El real brasileño se sitúa como la mejor divisa en estos poco más de tres meses y supone un alivio para muchas empresas de nuestro país que tienen intereses en el país carioca. Todas ellas verán cómo la evolución de la moneda jugará a su favor tras cinco años consecutivos en que la depreciación —o su apenas variación, como fue en 2021— restaba atractivo a sus cuentas. Ese famoso "si excluimos el efecto divisa, nuestro beneficio..." ya no será la excusa predominante, al menos con su negocio en Brasil, puesto que otras como la lira turca o el peso argentino siguen sin levantar cabeza.

Brasil Ibex 35
El redactor recomienda