El fondo noruego vende deuda española y alemana y compra la de Francia e Italia
  1. Mercados
CUANDO SUBÍAN LAS EXPECTATIVAS DE INFLACIÓN

El fondo noruego vende deuda española y alemana y compra la de Francia e Italia

Norges redujo en un 16% el valor de la inversión que tenía asignada en bonos españoles, hasta los 51.345 millones de coronas noruegas (unos 4.918 millones de euros)

Foto: Bandera de Noruega. (Reuters)
Bandera de Noruega. (Reuters)

En una primera mitad de año en que los inversores han reducido su exposición a la deuda pública, los grandes inversores han aprovechado para hacer ajustes de cartera. El fondo soberano de Noruega entre ellos. A cierre del semestre, el peso de los bonos de España y Alemania en el Norges Bank Investment Management ha caído con fuerza, mientras que en otros, como Francia e Italia, se ha reforzado. Todo, en una primera mitad marcada por la recuperación de la crisis económica generada por el coronavirus, pese a los desafíos que siguen vigentes.

Según el informe remitido al mercado a cierre de junio de 2021, el fondo soberano noruego redujo en un 16% el valor de la inversión que tenía asignada en bonos españoles, desde los 51.345 millones de coronas noruegas hasta los 42.875 millones (unos 4.918 millones de euros). Un movimiento que también se ha dado en el caso de los bonos alemanes, en que la posición se reduce en un 35% hasta los 138.176 millones de coronas noruegas (unos 13.233 millones de euros).

En cambio, Norges ha aumentado su inversión en la renta fija pública de Italia (+31%) y Francia (+18%) hasta los 41.466 millones de coronas (cerca de 3.973 millones de euros) y los 85.281 millones de coronas (en torno a los 8.171 millones de euros). También en EEUU, su principal posición, la inversión se ha reforzado un 9% hasta los 780.735 millones de coronas (unos 74.826 millones de euros). Estos cambios tan bruscos en el valor de las posiciones soberanas del fondo noruego no se explican ni por el cambio de valoración en los títulos ni por la evolución del tipo de cambio entre el euro y la corona noruega.

Foto: El presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán. (EFE)

La decisión del fondo soberano se da en un momento de fuerte recuperación económica en España, pese a las dudas que rodean algunos de sus sectores clave, como el turismo. Por ejemplo, desde el Gobierno ya adelantaban esta semana que el empleo volvería a recuperar en agosto los datos previos a la pandemia, mientras que el segundo trimestre arrojó un crecimiento del PIB del 2,8% (habiendo recuperado ya el 70% de la caída). Además, el país ya está empezando a recibir las primeras inyecciones del fondo de recuperación europeo, que seguirán tirando de la fuerte recuperación según la sociedad se recupera de la pandemia gracias al avance de las campañas de vacunación.

No obstante, España sigue siendo un país muy dependiente de sectores fuertemente golpeados por el covid: en el caso del turismo, por ejemplo, registra un fuerte tirón a nivel nacional, pero sigue lastrado en la afluencia de extranjeros. Todo, mientras los precios siguen presionando la recuperación, como demuestran el auge de la factura de la luz y los efectos sobre los costes de producción y los precios al consumidor.

Son varios los factores que influyen en la variación de esta cifra. Por un lado, hay que tener en cuenta que es el resultado del número de bonos en cartera multiplicado por su valor en el mercado a cierre del semestre (junto con cualquier pago de cupón que se haya podido producir en el periodo). Es decir, que la evolución del precio de la deuda a lo largo del semestre también afecta el diferencial desde los datos de diciembre de 2020 hasta junio de 2021, no es solo una cuestión de la compraventa de estos activos.

El primer semestre del año fue un periodo de caídas en el precio de la deuda europea que, a su vez, se reflejó en las subidas de los tipos de interés. Esto se dio porque en el mercado empezó a sonar la posibilidad de que el Banco Central Europeo diese un giro a su política monetaria por el auge de la inflación en plena recuperación poscoronavirus.

“La reapertura de la economía, junto con unas políticas fiscales y monetarias más expansivas, hizo que la inflación se volviese un tema clave de los mercados financieros y llevó a un aumento global de los tipos de interés”, explica el propio fondo noruego en el informe. Con todo, en el caso de la deuda europea, blindada de la volatilidad por las fuertes compras que lleva a cabo el Banco Central Europeo (BCE), la baja variación no justifica la totalidad de los fuertes cambios de exposición de la cartera del fondo. Además, las subidas en tipos fue una tendencia que se dio de forma generalizada en Europa, por lo que tampoco se explican las divergencias entre países durante el primer semestre.

Tampoco el efecto de la divisa explicaría las diferencias entre la proporción de los distintos países europeos, ya que todos ellos se denominan bajo la moneda emitida por el BCE del mismo modo. Las coronas noruegas se revalorizaron más de un 5% durante el primer semestre, impulsando el valor de su patrimonio invertido en bonos europeos, aunque también de forma generalizada entre sus posiciones en Europa.

Los datos del fondo soberano noruego terminan a cierre de junio, por lo que no recogen la tendencia de la deuda que se ha dado durante el resto del verano. Los bonos han estado recogiendo el miedo de los inversores por el auge de la variante delta del coronavirus, que ha forzado a algunos gobiernos a volver a tomar medidas de contención pese al rápido avance de las campañas de vacunación. En el caso de España, por ejemplo, el bono a 10 años ha pasado de un tipo del 0,42% a una rentabilidad del 0,23%, reflejando de forma inversa una caída en los precios.

En este contexto, los bonos denominados en euros suponían a cierre de junio un 11% del patrimonio invertido en deuda

A cierre del semestre, la deuda soberana suponía la mitad de la cartera fija de bonos que tiene Norges, siendo esta un 25% del total. La deuda soberana restó un 3,15% de rentabilidad en este periodo. En este contexto, los bonos denominados en euros suponían a cierre de junio un 11% del patrimonio invertido en deuda del fondo (con un retorno del -5,3% en esta primera mitad del ejercicio, siendo del 3,7% en la divisa local).

Los datos del fondo soberano de Noruega son relevantes porque se trata de uno de los vehículos inversores con más músculo a nivel global. A cierre del primer semestre, el valor del fondo era de 11,67 billones de coronas suecas (en torno a 1,12 billones de euros). En el semestre y juntando también las inversiones en renta variable y el sector inmobiliario, el fondo dirigido por Nicolai Tangen se había revalorizado más de un 9%.

Norges Bank Investment Management Noruega Renta fija
El redactor recomienda