Es noticia
Menú
Los bonos chinos: la pesadilla de los inversores en deuda de todo el mundo
  1. Mercados
  2. The Wall Street Journal
Mercados: deuda china

Los bonos chinos: la pesadilla de los inversores en deuda de todo el mundo

La inestabilidad china no solo afecta a los especialistas en mercados emergentes: sus efectos se sienten en fondos de bonos tradicionales que compraron deuda de empresas chinas en los últimos años

Foto: EC
EC
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Las medidas políticas adoptadas en Beijing están afectando a los bonos corporativos chinos y repercutiendo en los mercados mundiales a través de los gestores de fondos estadounidenses y europeos que han invertido en estos valores en los últimos años.

Los inversores de mercados emergentes llevan mucho tiempo enfrentándose a este tipo de situación, pero los bonos chinos están tan extendidos que las variaciones de sus precios ya afectan incluso a los fondos de bonos que no se especializan en países emergentes. Entre ellos, se incluyen fondos gestionados por Pacific Investment Management Co. (Pimco) y BlackRock.

Según un análisis del Wall Street Journal, elaborado a partir de datos de Morningstar, a lo largo del mes pasado, los fondos globales que acumulan las mayores cantidades de deuda corporativa china obtuvieron resultados por debajo de sus índices de referencia. El bajo rendimiento ha coincidido con la caída de las acciones y los bonos de empresas chinas de educación privada, tecnología, e inmobiliarias que han provocado los últimos cambios políticos y legislativos.

Foto: iStock.

Recientemente, las autoridades chinas revelaron planes para convertir empresas de educación privada, como New Oriental Education & Technology Group Inc., en organismos sin ánimo de lucro, así como para contener las acciones de grandes empresas tecnológicas como Meituan, especializada en entregas, y el gigante de internet Alibaba Group. Así mismo, el Gobierno también ha indicado su interés en restringir el excesivo endeudamiento de los promotores inmobiliarios. En julio, aumentó el temor por la posibilidad de que la empresa inmobiliaria China Evergrande Group, que se enfrenta a un nivel muy elevado de deuda, llegue a encontrarse en situación de suspensión de pagos.

Según el análisis de los datos de Morningstar, nueve de los diez fondos de bonos de mercados no emergentes con las mayores participaciones en bonos corporativos chinos por importe en dólares obtuvieron un rendimiento inferior al de sus índices de referencia en el punto álgido de las turbulencias que se produjeron recientemente en los mercados de deuda chinos. La rentabilidad de algunos de los fondos ha pasado a ser positiva en los últimos días, como resultado de la recuperación de los precios de los bonos corporativos chinos.

Según Nish Popat, gestor de fondos de mercados emergentes de Neuberger Berman Group, es probable que la inestabilidad no haya tocado aún a su fin, en especial para las empresas inmobiliarias con calificaciones crediticias por los suelos. “Aún no creemos haber salido del atolladero”, matizó.

Los fondos de bonos globales gestionados por gestores de dinero occidentales han crecido

Los bonos de mayor calificación crediticia también tienen problemas. Los datos obtenidos de MarketAxess indican que los precios de los bonos de Meituan, calificados como bonos triple B, que vencen en 2030, cayeron el pasado viernes a unos 91 céntimos por dólar, por debajo del valor nominal, o 100 céntimos a mediados de julio. Meituan se enfrenta a un mayor escrutinio reglamentario, tal como refleja el reportaje publicado el viernes pasado por el Wall Street Journal, en el que se informó de que los reguladores chinos tienen previsto imponer una multa ‘antitrust’ a la empresa por valor de unos 1.000 millones de dólares.

Según la Asociación Internacional del Mercado de Capitales (ICMA), las empresas chinas cuentan con unos 6,55 billones de dólares en bonos en circulación, de los cuales unos 752.000 millones han sido vendidos en divisas extranjeras como el dólar. Si se tiene en cuenta la deuda pública, el mercado nacional de bonos chino asciende a unos 15 billones de dólares, lo que lo convierte en el segundo más grande después del estadounidense.

Al mismo tiempo, los fondos de bonos globales gestionados por gestores de dinero occidentales han crecido, lo que significa que incluso la consagración de pequeñas cantidades a la deuda china puede llevar a grandes sumas.

placeholder Banco central de China (Reuters)
Banco central de China (Reuters)

El Strategic Income Opportunities Fund de BlackRock, un fondo de unos 42.000 millones de dólares, declaró recientemente ante Morningstar una posición del 1,45% en deuda china no gubernamental, lo que equivale a unos 610 millones de dólares. El principal componente de la deuda no gubernamental, según Morningstar, son los bonos corporativos, pero también incluye otros activos como bonos municipales y respaldados por activos.

Otros gestores de fondos hicieron grandes apuestas en bonos chinos de alto rendimiento para compensar los bajos tipos de interés de la deuda corporativa en Estados Unidos y Europa. El Global Investment Grade Credit Fund de Pimco, un fondo de 20.000 millones de dólares de valor, declaró ante Morningstar una asignación de aproximadamente el 5%, o 1.000 millones de dólares, a bonos chinos no gubernamentales. Según un estudio de Citigroup, los bonos de empresas tecnológicas chinas rinden aproximadamente un 0,9% más que los bonos estadounidenses con grado de inversión.

El mes pasado, los fondos de BlackRock y Pimco se quedaron en torno a un 0,1% por debajo de sus índices de referencia. No obstante, hubo un gestor de fondos de bonos globales que se quedó mucho más corto debido a que apostó fuerte por las empresas chinas.

Algunos analistas han recomendado a los inversores que aprovechen la reciente liquidación para buscar gangas

Según una portavoz del fondo Enhanced Reserve Fund, fondo de 3.000 millones de dólares, con sede en el Reino Unido, la empresa tiene alrededor del 20% de sus inversiones, es decir, 600 millones de dólares, en bonos corporativos chinos. Los datos de Morningstar indican que, el mes pasado, el fondo tuvo un rendimiento inferior al de su índice de referencia por 1,77% y desde entonces ha reducido la diferencia a aproximadamente medio punto porcentual.

"El Fidelity Enhanced Reserve Fund es una cartera muy diversificada (más de 400 valores) de bonos corporativos de alta calidad", aseguró el gestor de carteras de Fidelity, Morgan Lau, en un correo electrónico. Sostuvo además que "los efectos de la reciente volatilidad sobre el fondo han sido limitados".

Algunos analistas han recomendado a los inversores que aprovechen la reciente liquidación para buscar gangas. El equipo de análisis de mercados emergentes de Citigroup opinó a finales del mes pasado que “con los niveles actuales, el crédito chino parece relativamente atractivo” y recomendó a los clientes que comprasen más deuda corporativa china.

*Contenido con licencia de ‘The Wall Street Journal’.

Las medidas políticas adoptadas en Beijing están afectando a los bonos corporativos chinos y repercutiendo en los mercados mundiales a través de los gestores de fondos estadounidenses y europeos que han invertido en estos valores en los últimos años.

Bonos corporativos BlackRock Inversores Países emergentes Tecnología