El PIB creció un 2,8% tras el estado de alarma, el mejor segundo trimestre de la serie
  1. Economía
Recupera ya el 70% de la caída

El PIB creció un 2,8% tras el estado de alarma, el mejor segundo trimestre de la serie

La actividad rebotó con fuerza a partir del mes de mayo, con el consumo de los hogares creciendo un 6,6% gracias al final de las restricciones y al inicio de la campaña de verano

placeholder Foto: El fin del estado de alarma y el inicio del verano impulsaron el PIB. (EFE)
El fin del estado de alarma y el inicio del verano impulsaron el PIB. (EFE)

La economía española rebotó con fuerza en el segundo trimestre del año gracias al final de las restricciones del estado de alarma y el inicio de la temporada turística. Los datos publicados este viernes por el INE muestran un crecimiento del 2,8%, lo que supone el mejor segundo trimestre de toda la serie histórica del INE que arranca en el año 1970. Esta cifra se sitúa claramente por encima de las expectativas de las principales casas de análisis, lo que evidencia la intensidad del rebote. El gran motor de la actividad fue el consumo de los hogares, que creció nada menos que un 6,6% en términos reales (descontada la inflación). En toda la historia solo hubo un trimestre de mayor crecimiento del consumo privado, el del verano de 2021 tras el final del confinamiento.

Gracias a este rebote, la economía española recuperó el 70% de toda la caída de la producción sufrida como consecuencia de la pandemia. El PIB está todavía un 6,8% por debajo de los niveles previos a la pandemia, lo que indica que todavía queda un largo camino para recuperar toda la actividad perdida. De hecho, con estas cifras, es difícil pensar que en los dos trimestres que restan de año se puedan recuperar los niveles precrisis.

Esta fase de la salida de la crisis se está apoyando sobre el consumo de las familias. En este rebote están siendo claves dos factores. El primero, la gran bolsa de ahorro acumulada durante la pandemia, que alcanza los 50.000 millones de euros. El segundo, la confianza de las familias en el futuro próximo, ya que esperan que la recuperación sea rápida y sólida. La suma de estos dos elementos ha provocado que las familias no hayan dudado en disparar su consumo cuando se han levantado las restricciones. Con este rebote, el consumo de los hogares ha recuperado el 85% de la caída sufrida durante el gran confinamiento y se sitúa un 4% por debajo de los niveles previos a la crisis. Es de esperar que el consumo de las familias termine el año ya en niveles precrisis, en buena medida porque el turismo nacional no está viajando fuera del país, lo que se acumula dentro del territorio en forma de mayor consumo.

Foto: Una mujer espera ante una oficina de empleo en Madrid. (EFE)

El turismo nacional dejó ya en junio niveles positivos, en especial en la costa del sur y el este de España, lo que explica que hayan sido la hostelería y el comercio los dos sectores que hayan tirado de la economía en este trimestre. En concreto, este sector del comercio, el transporte y la hostelería creció un 5,5%, esto es, el doble que el conjunto de la economía. El sector del ocio y las actividades recreativas, muy vinculado al turismo, también se recuperó con fuerza, con un crecimiento del 20% en un solo trimestre.

[Panel: consulte los principales indicadores de la economía española]

Pero más allá del rebote evidente por el final de las restricciones, hay algunos datos que invitan a la cautela. Es el caso, por ejemplo, de la construcción, que lleva ya tres trimestres estancada. De hecho, el Ministerio de Economía recortó esta misma semana su previsión de inversión en vivienda en el cuadro macroeconómico como consecuencia de esta atonía de la construcción. También la industria deja dudas después de registrar un crecimiento 'pírrico' del 0,5% y que es insuficiente para contrarrestar la caída del 2,3% que registró en el primer trimestre. Esto significa que la producción en las fábricas sigue todavía por debajo de los niveles del cuarto trimestre de 2020. En este caso, los graves problemas de oferta por la escasez de bienes intermedios pueden estar detrás de esta ralentización del sector.

Las exportaciones también mostraron una importante debilidad, creciendo apenas un 0,4%. En este caso, la debilidad de la industria explicaría este mal dato. Las exportaciones de servicios crecieron algo más rápido, un 2,4%, gracias a la recuperación del turismo internacional. Sin embargo, todavía siguen un 50% por debajo de los niveles previos a la pandemia, lo que muestra hasta qué punto todavía siguen hundidas las llegadas de viajeros extranjeros.

En tasa interanual, la economía española creció un 19,8%, una cifra nunca antes registrada, ya que compara con el segundo trimestre de 2020, el del gran confinamiento. En este periodo, el consumo de los hogares ha crecido casi un 30% y la inversión, un 19%. Otro dato relevante es el del crecimiento en términos nominales, esto es, en precios corrientes. El rebote de la inflación hizo que el crecimiento fuera del 3,3% trimestral y del 21,1% interanual.

Economía PIB Recuperación económica