tras un 2020 de fuertes ganancias

El septiembre negro de las tecnológicas: de máximos históricos a caer en doble dígito

No está siendo un buen mes para el sector 'tech' en Wall Street. Los principales valores protagonizan caídas superiores al 10% y arrastran con ellas a todo el parqué

Foto: Un hombre con mascarilla frente a la fachada de Wall Street. (Reuters)
Un hombre con mascarilla frente a la fachada de Wall Street. (Reuters)
Adelantado en

Wall Street ha iniciado el curso con muchas dudas. El sector tecnológico, que lleva tirando del carro prácticamente en solitario desde los inicios de la pandemia, se ha pegado un batacazo inesperado en septiembre, algo que sin duda ha afectado a los principales índices bursátiles del mundo.

No es habitual que todos los gigantes 'tech' estén en rojo de forma simultánea. Y no se trata de leves retrocesos de un par de puntos fácilmente corregibles en una o dos sesiones, sino de pronunciados descensos que rebasan los dobles dígitos en la mayoría de los casos.

"Con el aumento de las ventas y los inversores corriendo en busca de refugios seguros, las acciones tecnológicas son el área más vulnerable del mercado", explica Haris Anwar, analista de Investing.com, que apunta a una corrección después del "potente repunte de los últimos meses que ha extendido las valoraciones hacia los niveles observados por última vez durante la era de las 'puntocom'.

Para terminar de añadirle sorpresa a la situación, a la cola del maltrecho pelotón tecnológico encontramos a Apple. Pese a recibir los halagos del mercado después de la 'keynote' de este martes, en la que se echó de menos a un iPhone que tardará un mes en llegar, la compañía se deja un 17% en lo que llevamos de septiembre. Después de convertirse en la primera cotizada en rebasar los dos billones de capitalización, parece que los accionistas han decidido empezar a recoger beneficios.

Entre marzo y el de 1 septiembre los títulos se revalorizaron algo más de un 80%, llevando a Apple a cotizar a 31 veces sus ganancias, su múltiplo más elevado de la última década. Sin embargo, el retraso en el desembarco del iPhone y a la exposición a China están lastrando su comportamiento en lo que llevamos de mes.

Hace unos días Goldman Sachs rebajó su precio objetivo hasta 80 dólares por acción, casi un 30% por debajo de los valores actuales. Sus analistas consideran que "el modelo del iPhone es muy difícil de seguir" y que "no es probable que sus servicios y 'wearables' sean lo suficientemente grandes como para devolver a la compañía al crecimiento".

Compradores en una tienda de Apple. (Reuters)
Compradores en una tienda de Apple. (Reuters)

Apple no es el único gigante en problemas. Tesla ha perdido un 11% de su valor en apenas 18 días, un guarismo que sería mucho más abultado si este viernes no hubiera logrado remontar casi cinco puntos. Buena parte de la culpa de este descenso se le puede achacar al pasado 8 de septiembre, cuando el fabricante de automóviles más grande del mundo por capitalización vivió la peor sesión de su existencia con un descenso del 21%.

Después del espectacular avance del 500% protagonizado por la compañía californiana en lo que llevamos de 2020, ha habido un par de noticias este mes que han empujado su valor. En primer lugar, su plan de vender hasta 5.000 millones en acciones con la idea de financiar el crecimiento ahora que se van a abrir nuevas fábricas. A eso hay que sumar que el fondo escocés Bailie Gifford, que en febrero tenía un 7,67% del capital de Tesla, empezó a vender su participación hasta quedarse con el 4,25% a finales de agosto.

Quedarse fuera del S&P 500, pese a cumplir ya con los criterios exigidos para entrar —hasta tres valores mucho más pequeños han tenido luz verde—, tampoco ha ayudado a la cotización de Tesla. Como explican desde Credit Suisse, uno de los factores que había impulsado a la firma ha sido "los inversores pasivos que compran acciones antes de una posible inclusión en el S&P 500".

Netlfix, otro de los valores que habitualmente solo miran hacia arriba, está recibiendo buenas noticias de los analistas, pero eso no se está trasladando a bolsa. Desde que arrancó septiembre se deja un 11% y apenas ha logrado cerrar tres sesiones en verde —y una de ellas con avances de solo dos décimas—. Pese a ser uno de los triunfadores de los confinamientos, parece que no ha logrado escaparse de esta ola de correcciones.

En cualquier caso, los expertos de Raymond James consideran que Netflix es "un ganador en el largo plazo del cada vez más amplio escenario de los contenidos 'on demand'" y señalan que "hay un gran potencial para más revisiones y subidas una vez que existan más certezas sobre el panorama poscovid".

El consenso de los analistas también es positivo. Apenas seis de los 44 que cubren en valor recomiendan a sus clientes vender. Además, el precio objetivo medio señala que los títulos tienen un potencial del 8,4% desde el entorno de los 468 dólares en los que cotizan ahora mismo.

Interior de la bolsa de Nueva York. (Reuters)
Interior de la bolsa de Nueva York. (Reuters)

Ese escenario de correcciones también ha atrapado entre sus garras a Amazon, Microsoft, Alphabet o Facebook. El gigante del comercio electrónico se deja un 14% este mes, después de acumular subidas provocadas por el auge de las ventas 'online'. La matriz de Google vive una situación similar, con un retroceso de casi 11 puntos porcentuales desde que tocara sus máximos históricos el pasado 2 de septiembre, arrastrado por las ventas.

El caso de Microsoft es muy parecido al del buscador de internet, pues a principios de este mes se aupó a los niveles más altos de su historia bursátil antes de desandar el camino un 11,2%. En ambos casos las sesiones inmediatamente posteriores a romper su techo fueron especialmente negativas, por todos los inversores que aprovecharon para hacer líquida su participación con buenos beneficios.

Tal y como explica Ismael de la Cruz, analista de Investing.com, el Nasdaq apenas ha tardado tres días en pasar de sus máximos históricos a una corrección superior al 10%, aunque explica que se debe mantener la calma, ya que "las otras situaciones similares anteriores históricamente tuvieron rendimientos fuertes y favorables un año después".

Señala que "un dato a tener en cuenta es que el Nasdaq ha tenido cinco septiembres desde 1974 en los que cayó al menos un 4%, y en cuatro de esas cinco ocasiones —correspondientes a los años 1974, 2000, 2001 y 2008— había acumulado ese retroceso en los primeros cinco días operativos, al igual que ha ocurrido ahora".

Mercados
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios