LOS FONDOS MUEVEN FICHA

Las estrategias del capital riesgo para cazar las 'startup' ganadoras de esta crisis

Departamentos de bancos y fondos cambian sus análisis de nuevas empresas a contrarreloj. Muchos están cargados de munición para identificar tendencias que se están acelerando

Foto: iStock
iStock
Adelantado en

Cuando todo vuelva a la normalidad, habrá tendencias que se han acelerado estas semanas y que no se detendrán. Esta es la premisa con la que trabajan a contrarreloj gestores y analistas de fondos de capital riesgo o departamentos de bancos dedicados a la inversión y financiación de 'startups' y emprendedores. También, para asegurar la supervivencia de sus participadas. El capital riesgo llega a esta crisis desde inversiones récord en 2019, por encima de los 8.500 millones.

"Son compañías más débiles, necesitan financiación. Pero por su naturaleza tienen más agilidad y, en general, han reaccionado bien. Deben mantener equipos por la batalla de retener talento especializado, por eso están haciendo expedientes de regulación temporales de empleo (ERTE) controlados y recortar otros gastos", explica Sergio Pérez, director de venture capital de Banco Sabadell. "Hay dos prioridades, la liquidez y gestión diaria y dirigir el modelo de negocio para que esté preparado para cuando superemos el coronavirus, reinventándonos a la carrera para analizar cómo va a ser el cliente del futuro", indica Javier Jiménez, director general de Lanzadera, la aceleradora de 'startups' de Juan Roig.

"Seguimos viendo oportunidades", añade el experto. Sabadell, de hecho, firmó en los albores de la presente crisis una inversión de 1,2 millones con Essentialist, dedicada a los viajes de lujo. "El ecosistema de emprendedores va a sufrir cambios. Estamos migrando a mirar empresas que pueden salir reforzadas, como sectores de educación en remoto o control y mejoras en los procesos del teletrabajo", agregan.

"Antes del Covid-19 se hacía trabajo en remoto pero con cautela. Hay empresas que permiten hacer más eficiente el teletrabajo, y hay mucha demanda estas semanas. Esto no va a desaparecer después, se han acelerado tendencias porque una vez pruebas soluciones que te ayudan, entran para quedarse", expone Sergio Pérez desde Sabadell.

"Para comprender en qué sectores es más interesante invertir a día de hoy hay que ir más allá de los que se están viendo afectados directamente por la situación actual, tanto negativamente (viajes, movilidad o retail) como positivamente (comunicaciones, tecnología educativa —'edtech'—, salud o juegos —gaming—)", recuerdan desde la Fundación Innovación Bankinter.

También hay algunas empresas con 'boom' coyunturales, como las que se dedican a mejorar el posicionamiento en las tiendas online de aplicaciones (las 'store'), y otras sobre las que hay dudas sobre si el impulso es coyuntural o estructural, especialmente en el terreno de la formación o el deporte 'online'.

"Dado que las inversiones en 'startups' se suelen contemplar con un horizonte temporal amplio, habrá que analizar qué tendencias se consolidarán y qué elementos van a cambiar tras esta situación. Por ejemplo, el incremento del teletrabajo, con los cambios sociales y de consumo que implica, posible desglobalización con incrementos de producción local, 'telemedicina', entretenimiento en el hogar o 'e-commerce' (comercio electrónico)", prosiguen desde Bankinter. "Pero también ámbitos en los que no se darían cambios drásticos, como en la compra de productos o en 'food delivery' (comida a domicilio)", puntualizan.

Las 'start-up' relacionadas con el teletrabajo están incrementando su actividad
Las 'start-up' relacionadas con el teletrabajo están incrementando su actividad

Los expertos consultados ponen como ejemplos a 'startups' que trabajan en servicios de teleconferencias, firmas digitales, mayor eficiencia de la logística o que ayuden a la supervisión del trabajo y las conversaciones telefónicas de los empleados. Otra línea en la que hay consenso es la relacionada con la salud, directa o indirectamente. "La 'telesalud', como la formación 'online', ya venían pisando fuerte. Son temas que venían creciendo porque hay cosas que se pueden hacer a distancia, y eso ahora es evidente", opina Jiménez, de Lanzadera.

"Se va a primar a partir de ahora el 'social distancing', sectores que están ligados a la transformación digital, la salud y el B2B (negocio a negocio). Hay cambios que llegan para quedarse, como en su día ocurrió con los 'emails', los chats, etc. Nosotros mismos hemos empezado ahora a usar una red interna de trabajo que ya no dejaremos de utilizar", comenta Ignacio Fonts, coCeo de Inveready.

Durante los últimos años han crecido estos segmentos, pero ahora se han disparado por el confinamiento. Para clases de idiomas o formación para formadores (monitores de gimnasio, profesores de inglés, profesores de cocina, etc.), por una parte, y para realizar actividad física en casa, en la otra. "Ya éramos creyentes del 'elearning' y de la práctica 'online', pero ahora se han intensificado. Son cosas que van a ir a más", arguye Iñaki Arrola, socio de K Fund, que acaba de cerrar un fondo de 70 millones de institucionales listo para invertir.

También está la otra cara de la moneda. "Hemos dejado de analizar segmentos muy afectados por esta crisis, como proyectos relacionados con la restauración o los viajes", lamenta Arrola. "La caída de la demanda va a ser fuerte en viajes, por ejemplo, pero creo que de forma coyuntural. Eso sí, muchos modelos de negocio van a tener que reinventarse", expone Javier Jiménez. "Va a ser difícil la situación para empresas o aplicaciones relacionadas con los viajes, el carsharing, los viajes o las citas", añade a su vez Ignacio Fonts.

Arrola cree que "los mejores años de capital riesgo es cuando más miedo hay". La industria viene de niveles récord en 2019, cuando se alcanzó una inversión de 8.500 millones en 680 operaciones, según estimaciones de la Asociación Española de Capital, Crecimiento e Inversión (ASCRI). En 18 de ellas el montante superó los 100 millones. Los fondos internacionales representaron el 81% del total de la inversión. La desinversión, por el contrario, se situó en 2.260 millones con 258 operaciones.

Evolución de la inversión anual del capital riesgo en España. (Fuente: ASCRI)
Evolución de la inversión anual del capital riesgo en España. (Fuente: ASCRI)

"Ya hay muchos fondos abiertos y con compromisos, y había mucho interés de los fondos internacionales por los activos españoles", explica Iñaki Arrola. Sin embargo, "en España la inversión del capital riesgo se suele hacer en fases muy iniciales, pero para invertir necesitamos saber que después habrá financiación para estas empresas, y ahora eso va a ser difícil. El año 2019 fue muy bueno en captaciones, con muchos fondos ya cerrados o cerca de ello, pero para otros va a ser difícil", agrega Ignacio Fonts.

Consejos para inversores y emprendedores

"Los fondos estamos realizando planes para ajustar los presupuestos y planes operativos para adaptarnos al entorno de recesión que pueda venir. A corto plazo estamos más mirando hacia nuestras carteras que hacia afuera", dice Aquilino Peña, vicepresidente de ASCRI y fundador de Kibo Ventures. "Las consecuencias reales de esta crisis son todavía difíciles de prever y dependerá, en gran medida, de la duración de la pandemia. No obstante, somos muy optimistas respecto a la evolución del sector tecnológico y, por tanto, de la industria de 'venture capital' en España", añade.

Entre los motivos para el optimismo, señala que la evolución a escala global del sector entre 2007 y 2009 fue de una caída del 28%, "no se desplomó". Además, "algunas de las mayores empresas tecnológicas del mundo (Airbnb, Cloudera, Github, Slack, Dropbox, Square…) se fundaron en tiempos de la crisis financiera", y esta coyuntura en concreto "acelerará los procesos de digitalización de muchas industrias y sectores", lo que da oportunidades a multitud de 'startups'.

"El entorno macro es relevante a efectos de éxito en un periodo de más de 10 años, pero a efectos de inversión el entorno mejorará porque las valoraciones serán más atractivas, lo que es especialmente importante para la etapa inicial, en la que estamos todos los 'venture capital' españoles", insiste Aquilino Peña. El punto más negativo es que "'startups' que necesiten levantar capital en los próximos meses y no tengan los procesos avanzados o inversores con capacidad de 'follow-on' (inversión que sigue a una previa), no sobrevivirán".

El vicepresidente de ASCRI cree que hay varias recomendaciones a seguir en este contexto: levantar todo el dinero dispuesto a invertir porque aunque incremente la dilución, da más opciones de supervivencia, anticipar ingresos, parar las contrataciones e inversiones no esenciales y recortar costes no imprescindibles. "Conseguir alargar el 'runway' (pista de arranque de una 'startup') dos o tres meses puede llegar a salvar una compañía", asegura. Y otro consejo, este de Iñaki Arrola, para los propios inversores: "Muchas veces nos equivocamos los inversores. Tenemos que estar muy atentos a cosas que no vemos pero que pueden crecer a partir de ahora".

Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios