POR EL CORONAVIRUS

Ganadores de la crisis: la 'startup' de costura que factura cuatro veces más

La 'startup' We Are Knitters se ha visto desbordada ante las medidas de aislamiento en Italia y España, y las cuarentenas voluntarias en Estados Unidos

Foto: Alberto Bravo y Pepita Marín, fundadores de We Are Knitters.
Alberto Bravo y Pepita Marín, fundadores de We Are Knitters.

A río revuelto, ganancia de pescadores. Las medidas tomadas por la expansión del coronavirus han creado ganadores empresariales inesperados. Uno de ellos es la 'startup' española We Are Knitters, especializada en la venta de lana y tutoriales para tejer. Esta compañía ha multiplicado súbitamente su facturación en las últimas semanas ante el confinamiento decretado en países como Italia y España.

"La semana pasada batimos el récord de facturación en un solo día: 100.000 euros", explica Pepita Marín, consejera delegada y cofundadora de We Are Knitters. "Nuestras ventas se han visto multiplicadas por cuatro frente a la semana anterior, sobre todo por el volumen recibido de España, Italia, Francia y Estados Unidos", añade Alberto Bravo, el otro cofundador de la compañía.

Productos de la 'startup' We Are Knitters.
Productos de la 'startup' We Are Knitters.

La actividad ha crecido hasta tal punto que marzo puede convertirse en un mes histórico para esta empresa española creada en 2011, cuando habitualmente es uno de los peores. En Estados Unidos, por ejemplo, los ingresos se han multiplicado antes incluso de que Donald Trump decida si restringe movimientos como ha ocurrido en Europa. Esta empresa, que factura unos 10 millones anuales, cierra su año fiscal en marzo. Espera cerrar con crecimientos del 100%.

Los cofundadores de esta 'startup' creen que este tirón comercial está llegando tanto por parte de clientes habituales, que han pedido nuevos materiales para aprovechar el tiempo libre que ofrece la cuarentena, como de nuevos usuarios que compran kits para tejer y acceden a los tutoriales 'online' que pone a su disposición la compañía.

Producción en España

"Es un 'hobby' casero. Tiene un lado terapéutico, relaja, ayuda a no estresarse. La gente lo está haciendo más no solo por pasar el rato sino para mejorar su estado anímico", señala Marín. "Es el yoga del siglo XXI. Y tiene la ventaja de que se puede hacer con niños, les ayuda a concentrarse", apunta Bravo.

El repunte de la demanda ha hecho que esta compañía tenga que pedir nuevo 'stock' para no quedarse sin existencias. Además, han decidido traer la producción a España —desde Alemania— para seguir dando servicio.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios