IBERDROLA

Solo habrá un dividendo en agosto... y es de los pocos de su sector que no peligra

Los dividendos son el gran atractivo de las energéticas para el accionista. Pero la viabilidad total de muchos de estos planes ha quedado en duda tras el varapalo de la CNMC en junio

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

Agosto será un mes seco en el riego anual de dividendos. La única compañía del Ibex 35 que repartirá beneficio entre sus accionistas es Iberdrola, que el primer viernes del mes abonará veinte céntimos por acción como dividendo complementario. La energética destaca por un ‘pay out’ más modesto que sus compañeras de sector, además de ser de las pocas que se salva del batacazo de la CNMC.

La multinacional dirigida por José Ignacio Sánchez Galán ofrece un dividendo total de 0,351 euros a cuenta de los beneficios de 2018, por lo que su ‘pay out’ se sitúa en el 73%, de los más modestos de su sector. Acumula una subida del 31%, y a precio de 8,64 euros por título, afianza una rentabilidad del 4,1% —en medio del espectro ofrecido por las ‘utilities’ del Ibex 35—.

La que más retorno por dividendo contiene es Enagás (7,9%), de las más dañadas por el recorte a la retribución recibida por la distribución de gas y que en julio ha caído cerca de un 14% tras el anuncio de la CNMC y la consiguiente bajada de ‘ratings’ y valoraciones por parte de agencias y casas de análisis.

El regulador anunció a principios de mes un recorte del 7% a la retribución que reciben las empresas por la distribución de electricidad y cerca de un 18% a la del gas, con el fin de definir un marco regulatorio “estable y riguroso” y adecuado al ciclo económico.

[Lea aquí sobre los dividendos que se entregaron en julio]

La iniciativa todavía tiene que pasar por una serie de procesos para ser definitiva, pero la previsión es que entre en vigor antes del 1 de enero de 2020. La CNMC defiende que este recorte redundará en una factura de luz y gas para los consumidores más barata.

Si bien el recorte eléctrico estuvo dentro de lo esperado por el sector, el de gas fue mucho más profundo de lo que descontaban las expectativas. Además de Enagás, Naturgy ha perdido un 8% en el último mes y Red Eléctrica ha caído un 5%. El golpe más duro ha llegado por parte de los analistas, que advirtieron inmediatamente del peligro que corren los generosos planes de retribución de estas cotizadas.

La gracia del dividendo

La gracia está en el dividendo. Ante el efecto de los bajos tipos de interés, el inversor conservador busca alternativas a activos como el bono donde rascar algo de rentabilidad pero mantener cierta estabilidad. Las ‘utilities’ se perfilan como ese puerto seguro, ya que tienen un modelo de negocio menos expuesto a la ralentización del ciclo económico e impulsan unos programas de retribución al accionista muy generosos, que a su vez funcionan como ‘proxy’ de los bonos soberanos (actualmente en rentabilidades negativas). Tanto es así, que la ponderación bursátil del sector en el Ibex 35 ya está igualando la de los bancos.

Pues bien, los analistas creen que esto podría cambiar en el plazo medio. Los expertos de Goldman Sachs han sido de los más críticos. Recientemente, la firma publicó un informe en el que incluso llegaba a decir que las empresas no habían caído en bolsa lo suficiente como para reflejar la realidad a la que se enfrentaban: “debido a unas restricciones crecientes sobre el balance contable, nuestra expectativa es que las empresas reduzcan la remuneración al accionista a medio plazo, con recortes significativos en el horizonte de Enagás (a partir de 2023) y Red Eléctrica (2023), además de un dividendo plano y sin recompra de acciones a partir de 2022 en el caso de Naturgy (que de hecho ha anunciado que congelará la inversión en Nedgia tras el varapalo). Otras firmas, como JP Morgan o Citi, también han avisado del peligro que corren los dividendos.

“El recorte de la CNMC pone a estas empresas ante una ligera situación de incertidumbre a la que no están acostumbradas”, explica Ángel Llamazares, analista de Renta4 especializado en energía. “El sector energético es conocido por su estabilidad, ya que se rige bajo unos periodos regulatorios que le aseguran mucha visibilidad, tanto a su negocio como a su política de dividendos”.

Iberdrola y Naturgy, al no tener exposición a la distribución eléctrica, cotizan más tranquilas. La primera gana un 1% este mes, mientras que la segunda se deja un 5%, y sus dividendos no han entrado en el radar de los analistas por el recorte de la CNMC.

Más allá de este incidente, Llamazares piensa que la política de dividendos de las ‘utilities’ es sostenible, ya que disfrutan de un negocio previsible y unos planes de inversión sólidos. En el caso de Iberdrola, el analista destaca que tiene una menor orientación hacia la retribución al inversor que sus compañeras, pero, al mismo tiempo goza de un plan de inversión más ambicioso. “Pese a ser un dividendo generoso, el de Iberdrola es menos atractivo si se compara con el de las demás, pero por otro lado la compañía lo compensa con una mayor apuesta por el crecimiento”.

Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios