Pasa del 6,5% actual al 5,58% de 2020 a 2025

La CNMC desoye a las eléctricas y recortará un 15% la tasa de retribución a la red

El regulador sacará a audiencia pública la próxima semana las circulares con la retrtibución a las redes de electricidad y gas. El organismo mantendrá la metodología de cálculo basada en el WACC

Foto: Tendido eléctrico. (EFE)
Tendido eléctrico. (EFE)

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) rebajará la tasa de retribución financiera a las redes eléctricas del 6,5% actual hasta el 5,58% para el periodo 2020-2025, lo que representa un recorte del 15%. Esta será la propuesta que sacará a audiencia pública el regulador la próxima semana, según fuentes conocedoras de los borradores que ultima el organismo.

La rebaja es exactamente la que ya contempló la sala de supervisión regulatoria presidida por María Fernández en 2018, cuando el papel de la CNMC era de recomendador. En ese momento, el Gobierno le solicitó que elaborara una metodología de cálculo para retribuir a las redes a partir de enero del próximo año.

Se trata de una cuestión que ha generado una altísima expectación, no sólo en las eléctricas, sino también en los grandes fondos que están a la espera de conocer cuál será el nivel de ingresos regulados de las 'utilities' y así poder llevar a cabo sus decisiones de inversión. En ese sentido, la propuesta de la CNMC busca generar la menor inseguridad jurídica posible en los inversores. A su vez, esta rebaja permite aligerar una parte de la factura de la luz que pagan los usuarios, una de las más elevados de toda Europa, según Eurostat.

Hasta el momento, el mercado había asumido la reducción al 5,58% como el escenario base, a pesar de los reparos que han puesto las compañías, tanto en público como en privado. Los recortes están, además, muy lejos de los que planteó en 2017 el exministro de Energía, Álvaro Nadal.

No obstante, analistas que siguen el sector presentaban como factible un escenario incluso más corrosivo para las compañías. La metodología de cálculo que presentó la CNMC en 2018 basaba la tasa de retribución financiera para las redes eléctricas de distribución y transporte en el WACC (Weighted Average Cost of Capital, por sus siglas en inglés). Para determinar el nivel de retribución se debe tener en cuenta el coste de la deuda que asumen las empresas que despliegan las redes.

Ese coste de esta deuda estaba basado en el promedio 2012-2017, según destaca el informe de octubre de 2018. Tomar ese periodo no es baladí. Ya que si se hubiera optado por el sexenio más actualizado, que va de 2013 a 2018, la tasa de retribución hubiera sido menor. En el año 2012 los tipos de interés estaban mucho más altos. Esto hubiera hecho que el WACC fuera más bajo y por consiguiente la tasa de retribución financiera hubiera bajado hasta casi el 5%, según cálculos de expertos consultados por El Confidencial. Esto hubiera supuesto un golpe más profundo para las eléctricas.

Pese a todo, las eléctricas se han mostrado discoformes con esta rebaja del 15%. La patronal Aelec, que engloba a los grandes grupos de la antigua UNESA, señalaba que era insuficiente. Además, las eléctricas han desplegado una importante labor de lobby en los últimos meses para intentar elevar al máximo esta tasa de retorno, canalizada principalmente a través de la consultora Deloitte, que ha tratado de presionar comparando con la supuesta mayor tasa de otros países y la importancia del retorno para las inversiones futuras, consideradas clave para implementar la transición ecológica que desea el Gobierno.

La compañía que más va a sufrir este recorte será Endesa, que es quien tiene más activos. Tras la firma propiedad de la italiana Enel se sitúa Iberdrola y más lejos está Naturgy. También cuenta con una importante red de distribución Viesgo, en manos de los fondos Macquarie y Kia, y la portuguesa EDP.

Otro de los grandes afectados de esta bajada en la tasa de retribución es Red Eléctrica de España. Además, la compañía presidida por Jordi Sevilla se enfrenta a una potencial pérdida de la base de activos regulados. En las distintas circulares que debe hacer públicas, la CNMC tendrá que determinar si elimina la retribución de aquellos activos puestos en servicio antes de 1998, lo que supondría un duro golpe para el operador del sistema eléctrico.

Pese a todo, a partir de la semana que viene se abrirá un periodo de alegaciones. Las circulares deberán estar aprobadas definitivamente en otoño.

El gas, algo por encima de la electricidad

También sufrirá un descenso de la retribución los activos de transporte y distribución gasista, tal y como adelantó El Confidencial. No obstante, al igual que ocurre en la actualidad, la retribución regulada de las redes gas será superior a la de la electricidad. Esto se debe a que la distribución gasista cuenta con mayores elementos de riesgo, ya que cobran por punto de suministro. Además, el nuevo marco retributivo entrará un año más tarde, en 2021.

Sin embargo, aquí el golpe es muy desigual entre las distintas compañías. El que enfrenta una potencial mayor caída de los ingresos será Naturgy. Según los expertos consultados, alrededor del 50% de los activos de distribución gasista de la compañía presidida por Francisco Reynés son anteriores al año 2000 y todo apunta a que estos pueden dejar de ser retribuidos. Esto supondría un descenso de alrededor del 30% de los ingresos de esta parte del negocio.

La situación es menos dramática para Enagás, que aunque también sufrirá la rebaja de la tasa de retribución financiera, su base de activos no variará sustancialmente. La incógnita está en los potenciales cambios de la retribución por continuidad de suministro, una de las variables que afectan a los ingresos de la empresa que dirige Antonio Llardén.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios