Serán retribuidos con arreglo a la CNMC

Iberdrola anuncia una inversión de 600 M en redes inteligentes sin esperar a la CNMC

La eléctrica pretende reforzar la digitalización de las redes de distribución que posee en los grandes núcleos urbanos para desarrollar nuevos usos, como el autoconsumo o el vehículo eléctrico

Foto: Operaria, en un cuarto de contadores de Iberdrola.
Operaria, en un cuarto de contadores de Iberdrola.

Iberdrola pretende invertir 600 millones de euros durante los próximos 10 años para reforzar su red de distribución en las grandes ciudades de España. La eléctrica vasca busca, a través de la digitalización, hacer de su red de baja tensión un mallado inteligente capaz de integrar los nuevos usos que vienen, como el autoconsumo o el vehículo eléctrico. Con todo ello, la firma presidida por Sánchez Galán quiere transformar las ciudades en 'smart cities', capaces de tener sistemas más eficientes y sostenibles que contribuyan a la descarbonización que se ha puesto por objetivo España para la próxima década.

Este anuncio llega pocos días antes de que la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMC) haga pública la primera versión de las circulares que dictaminarán cuál va a ser el nivel de retribución regulada que se asigna a estas inversiones durante los próximos seis años. Este es sin duda un elemento clave en el negocio futuro de las redes eléctricas. Aunque por ahora no ha trascendido nada, se espera que el regulador rebaje la retribución a las nuevas inversiones en redes, tal y como reflejaban las recomendaciones que en 2018 hizo al Gobierno, cuando el papel del organismo que dirige José María Marín Quemada era de mero consejero del Gobierno. Sin embargo, con el traslado de competencias que exigía Bruselas, será el encargado de fijar tanto la tasa retributiva como qué activos y en qué medida deben ser retribuidos.

Las intenciones de la CNMC no convencen del todo a las empresas. Aelec, la patronal de las grandes eléctricas antes conocida como Unesa, señaló ya a finales del año pasado que la retribución propuesta por la CNMC para las redes era "insuficiente". El regulador propuso pasar de una tasa del 6,5% actual al 5,58% entre 2020 y 2025, aunque la caída solo puede ser del 0,5% como máximo al año.

En aquel momento, fuentes de Aelec recordaban que "en España habrá que hacer un fuerte esfuerzo inversor en redes la próxima década, pues la distribución va a jugar un papel esencial para facilitar el proceso de transición energética a una economía más electrificada".

También añadían que la distribución es una actividad intensiva en capital y los periodos de recuperación de las inversiones son largos, por lo que sin una rentabilidad suficiente, capaz de atraer el capital necesario para hacer esas inversiones, será difícil afrontar con éxito los retos de la descarbonización de la economía". En este periodo, el servicio de consultoría de Deloitte ha realizado varios estudios para las propias eléctricas que apuntan en la misma dirección: España necesita una inversión bien retribuida en redes para llevar a cabo la transición energética.

Con estos mimbres, y a pocos días de que la CNMC emita su veredicto, Iberdrola señala ahora que los 600 millones de inversión "irán destinados, principalmente, a un mayor desarrollo de la red de distribución eléctrica, para integrar recursos energéticos clave para una ciudad inteligente, así como a aumentar la inteligencia de la red de distribución, potenciando la digitalización y permitiendo, así, mejorar la calidad de información y servicio".

“Las redes inteligentes se han convertido en una de las claves del proceso de descarbonización de nuestra economía y de la transición energética, favoreciendo la integración de la movilidad eléctrica y las renovables para un 'mix' energético más limpio y descentralizado”, explica Juan Ríos, director de Planificación y Regulación de i-DE, la nueva denominación de marca que ha creado Iberdrola para su negocio de redes.

Fuentes del sector señalan que, en línea con el discurso que vienen manteniendo tanto Aelec como Deloitte, las inversiones en redes que prevén las grandes compañías dependerán en gran medida del nivel de retribución que se les asigne. De hecho, es con estos argumentos con lo que están tratando de convencer a la CNMC de que no rebaje los estándares, ya que España cuenta con una de las mejores redes del mundo. Sin embargo, el regulador también recibe presiones y peticiones de la gran industria consumidora de electricidad, que está sufriendo, según explican, serios problemas por el alto coste de la luz que les está llevando a cierres y ERE, como en el caso de Alcoa.

Iberdrola opera en España 270.000 kilómetros de líneas eléctricas y destaca que genera más de 10.00 empleos entre directos y a través de sus proveedores. Según sostiene, en 2018 gastó 500 millones de euros a 2.000 empresas locales. En su plan estratégico a 2022, Iberdrola prevé invertir 2.000 millones de euros en redes en España, dentro de los cuales estarían estas inversiones en redes inteligentes dentro de las ciudades.

Alineado con el Gobierno

El proyecto de digitalización de las redes de Iberdrola trata, entre otras cosas, de "poner a disposición de los ayuntamientos su conocimiento de las redes eléctricas para impulsar un plan de despliegue de puntos de recarga eficiente, económico y accesible a los ciudadanos". En este sentido, Iberdrola explica que "ya trabaja en esta iniciativa con media docena de ayuntamientos y comunidades autónomas, prevé extender el proyecto a más de 40 municipios españoles durante 2019, incluyendo capitales de provincia y ciudades de más de 100.000 habitantes, en las regiones en las que opera como distribuidora".

Actualmente, Iberdrola cuenta con seis centros de control de distribución en España, con los que monitorizar y evaluar el impacto del vehículo eléctrico en su red de distribución.

El desarrollo de este negocio se da en línea con algunos objetivos del Gobierno. Este mismo martes, el secretario de Estado de Medio Ambiente en funciones, Hugo Morán, señalaba: "Necesitamos empoderar a los alcaldes y corporaciones locales para que se adopten medidas en favor de la movilidad sostenible y la lucha contra el cambio climático".

Entra en una 'startup' de recarga de vehículos eléctricos

Iberdrola anunció este martes su entrada en la 'startup' Wallbox, una firma dedicada a dar soluciones de recarga de vehículos eléctricos. En una ronda de financiación de 15 millones de euros, Iberdrola ha encabezado el proceso.

Esta operación se enmarca en el Plan de Movilidad Sostenible de Iberdrola, que contempla el despliegue de 25.000 puntos de recarga de vehículos eléctricos en España hasta 2021, así como en otros mercados.

En esta línea, la compañía pondrá electrolineras en las estaciones de la gasolinera independiente Ballenoil, tal y como avanzó El Confidencial en mayo.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios