tras anunciar pérdidas de 1.600 millones

Suma y sigue... Cuarto profit warning de Daimler en lo que va de año

Su ganancia antes de impuestos va a situarse significativamente por debajo de los niveles del año pasado por el aumento de las provisiones en 1.000 millones de euros

Foto: Las estrellas de Mercedes en una fábrica de Alemania (Reuters)
Las estrellas de Mercedes en una fábrica de Alemania (Reuters)

El mayor fabricante de coches de lujo del mundo lejos de salir de la espiral bajista en la que se encuentra ha vuelto a hacer un aviso a navegantes y ha venido a decir que en junio se quedó corto revisando a la baja su previsión de beneficio. Y es que Daimler ha realizado este viernes su cuarto profit warning en lo que va de 2019 anunciando que su ganancia antes de impuestos va a situarse significativamente por debajo de los niveles del año pasado.

La compañía ha culpado al aumento de las provisiones en 1.000 millones de euros para abordar la retirada de los airbags Takata defectuosos, así como el aumento del coste de los procedimientos legales y las multas económicas por las emisiones de los vehículos diesel. De esta manera, el resultado del segundo trimestre del año ha arrojado pérdidas de 1.600 millnes de euros antes de impuestos.

Las acciones del fabricante alemán caían más de un 2% en el arranque de la última sesión de la semana hasta los 45,7 euros. De esta manera, el valor se ha comido ya toda la subida experimentada en el primer trimestre del año y acumula una caída del 22% desde sus máximos anuales firmados el pasado 18 de abril.

Y es que después de recortar su guía hace apenas un mes, ahora ha asegurado que la rentabilidad de su principal división que es Mercedez-Benz se reduzca entre un 3% y un 5%, con un impacto negativo de 500 millones en el segundo trimestre, aumentando la presión sobre el nuevo CEO de la compañía, Ola Kallenius, que con el de hoy es el segundo profit warning que realiza desde su llegada al cargo el pasado mes de mayo, aumentando la presión para que implemente con éxito una ambiciosa reducción de costes y la vuelta a los números negros.

El pasado mes de junio la Autoridad Federal de Transportes por Carretera de Alemania obligó a Daimler a retirar de circulación unos 60.000 coches del modelo GKK 220 CDI tras confirmar que los todoterrenos con motor diesel fabricados entre 2012 y 2015 llevaban un software ilegal para reducir las emisiones de gases tóxicos.

Por el momento, el resto del sector se está librando del contagio y, de hecho, Renaul se movía con subidas que rondaban el medio punto porcentual, al igual que Fiat Chrysler y Volkswagen y eso a pesar de encontrarse en un momento delicado en el que los datos económicos, la amenaza de la guerra comercial, la incertidumbre por un Brexit sin resolver y las políticas mediambientales que están afectando a los vehículos de combustión ha llevado a los principales fabricantes a encontrarse en el punto de mira de los inversores.

Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios