LA BAJA RENTABILIDAD DE LA BANCA ES UN RIESGO

Guindos aprieta las tuercas a la banca: insiste en la opción de recortar tipos

El vicepresidente del BCE insiste en que los tipos bajos tienen aún un efecto positivo en los bancos, a los que pide mejorar en eficiencia mediante reducción de costes y de dudosos

Foto: Luis de Guindos (Efe)
Luis de Guindos (Efe)

El Banco Central Europeo (BCE) insiste en allanar el camino para la opción de tipos de interés negativos, aunque paralelamente asegura ve ya la baja rentabilidad de la banca como el mayor riesgo para el sistema financiero europeo. Así lo ha dejado claro este jueves Luis de Guindos, vicepresidente de la autoridad de política monetaria, que ha advertido del deterioro de las variables macro contra el que actuará la institución y ha pedido esfuerzos a la banca para mejorar su posición de capital y retornos sobre el mismo. Sobre la economía española, alerta de que hay segmentos del ladrillo con signos preocupantes.

El giro del BCE se hace más evidente con cada aparición de alguno de sus altos cargos, como la del ex ministro español este jueves en el curso de finanzas sostenibles en Santander organizado por la APIE y la Universidad Menéndez Pelayo, en colaboración con BBVA. Luis de Guindos ha insistido en que la nueva guía del BCE ('forward guidance') implica "no subir los tipos de interés hasta el próximo verano", un matiz importante ya que el comunicado de la última reunión hizo referencia a mantener. Esto es, ni recortar ni elevar el 'precio del dinero', aunque ahora el vicepresidente ha dejado claro que la opción cerrada únicamente es no subirlo.

De Guindos ha dibujado un escenario económico de desaceleración a escala europea y global, con riesgos como la potencial guerra comercial o el Brexit. En este sentido, "lo importante es que en el último Consejo de Gobierno (del BCE) se decidió actuar en el supuesto de que estos riesgos se fueran materializando o que cada vez sean más tangibles", arguye el ex ministro de Economía. De Guindos asegura que "hay un rango de actuaciones de política monetaria con el 'forward guidance', la nueva ronda de liquidez (TLTRO III), la reinversión de activos o las compras netas que se ejecutaron hasta diciembre, cuya reactivación es una posibilidad que está ahí. Tenemos también la posibilidad de tipos negativos o la tasa de facilidad de depósito, que está en el -0,4% y que se podría modificar en función de nuestro análisis sobre cómo se comporta la economía".

El vicepresidente del banco central no se ha pronunciado sobre si el BCE tendría capacidad de reactivar las compras netas por el volumen y variedad de los bonos sin cambiar los pesos de cada país, algo que cuestionan los expertos. Aun así, no ha abierto la puerta a nuevas medidas, algo con lo que se ha especulado este año siguiendo el ejemplo del Banco de Japón y otras autoridades monetarias.

Pide esfuerzos a la banca

En su intervención, Luis de Guindos también ha aprovechado para pedir esfuerzos a los bancos para mejorar sus niveles de solvencia y rentabilidad, pese a que ha dejado claro que el BCE no se fija en estas variables para decidir sobre política monetaria, sino sólo en su objetivo de estabilidad de precios buscando una inflación por debajo pero próxima al 2%. En este sentido, cree que si los precios del petróleo se mantiene la inflación subyacente tendrá a elevarse desde un nivel actual inferior al 1%, aunque no espera lo mismo por ahora para el IPC global, en un contexto en el que el crecimiento previsto para 2019 de la eurozona de 1,2%, movíendose al entorno del 1,5% en 2020 y 2021.

Pese a que no está en el centro de las decisiones, la situación de la banca preocupa en Fráncfort. "En estos momentos, el principal riesgo para el sistema financiero europeo es la escasa rentabilidad de la banca europea", comenta De Guindos, que recuerda que el promedio de rentabilidad sobre el capital de las entidades europeas, que se ha mantenido constante en los últimos años, está en torno al 6%, frente a un coste del capital entre el 8% y el 10%. "Esto implica un descuento (en bolsa) del 50% en Europa frente al valor en libros, mientras que en Estados Unidos los bancos cotizan por encima", añade, lo que implica menor capacidad para acudir al mercado para levantar capital o para generarlo orgánicamente.

Precisamente, el vicepresidente considera relevante que la banca española está por debajo de la media europea en combinación de capital, apalancamiento, provisiones y calidad de los activos ponderados por riesgo (APR), y defiende su mensaje posterior a los últimos test de estrés en los que señaló a un grupo de bancos por estar por debajo del resto, entre ellos BBVA y Banco Sabadell. "El test de estrés te pone en un escenario muy adverso e intenta determinar cuánto capital se consume, y había una serie de bancos que en este escenario extremo tenían un consumo de capital que les dejaba en una situación más baja desde el punto de vista capital. En sentido macroprudencial es lógico que el supervisor pida mayor nivel de capital", asegura, al tiempo que defiende que en las próximas pruebas se incluyan los riesgos asociados al cambio climático.

Para mejorar la capacidad de generar retornos más atractivos para los accionistas, De Guindos pide a los bancos europeos medidas para reducir sus capacidades y mejorar su eficiencia con ratios más bajas en ingresos sobre costes, que ahora están en una media del 66% frente a niveles del 50% en Estados Unidos. Los bancos españoles, en este sentido, están en estándares aproximados a los norteamericanos después de que "el proceso de consolidación ha sido más intenso". Además, como hizo Pablo Hernández de Cos, considera que gracias al impulso de los tipos bajos al crecimiento, la reducción de morosidad o la recuperación del crédito, el efecto neto es positivo, aunque "depende del horizonte temporal".

Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios