POR SUS BAJOS NIVELES DE RENTABILIDAD

El Banco de España insta a la banca a más fusiones y a reforzar capital

La subgobernadora afirma que las entidades operan en su mayoría con rentabilidades por debajo del coste del capital y estructuras de costes “muy pesadas”

Foto: Imagen: EC.
Imagen: EC.

El Banco de España (BdE) ha recuperado un viejo discurso para reforzar el más reciente. El supervisor insta a las entidades a más fusiones -nacionales o internacionales- para aligerar su estructura de costes y mejorar en eficiencia y rentabilidad. Asimismo, reclama una vez más que los bancos refuercen su nivel de capital para redoblar su solvencia.

La subgobernadora del BdE, Margarita Delgado, que asumió el cargo en septiembre, ha sido siempre explícita con el mensaje de que los bancos están a la cola en Europa con sus posiciones de capital y que necesitan mejorarlo. Pero lo que no es tan habitual es que vuelva al tradicional mensaje de instar a mayor concentración, sobre todo teniendo en cuenta que hay expertos que cuestionan su efectividad y que hay experiencias negativas con la fusión de antiguas cajas de ahorros.

“El papel del supervisor no es decidir qué fusiones son deseables y cuáles no, sino valorar en qué medida una nueva entidad, resultante de un proceso de fusión, tiene como base un modelo de negocio sólido y genera valor en su conjunto”, matiza Delgado en una entrevista hecha por el propio Banco de España para su Memoria de Supervisión, publicada este martes. No obstante, añade, “sí que considero que, en el actual contexto de bajos tipos de interés, en el que muchos bancos están operando con rentabilidades por debajo de su coste de capital y con estructuras de costes muy pesadas, las fusiones son una alternativa clara para mejorar la rentabilidad y ganar en eficiencia”.

Hasta ahora solo ha habido fusiones a escala nacional, explica la subgobernadora, con "ahorros de costes por sinergias y optimización de redes evidentes", pero "a medida que avancemos en la Unión Bancaria no sería descartable que se produjeran fusiones transfronterizas en esta área, lo que favorecería claramente una mayor integración financiera en Europa", puntualiza.

En efecto, la mayoría de bancos exhibe rentabilidades inferiores al coste del capital, en algunos casos con una brecha muy relevante. El sector suele decir que este indicador, que refleja la rentabilidad exigida por los inversores por el perfil de riesgo, está entre el 8% y el 10%, aunque el supervisor estimó el año pasado que se sitúa por encima del 10%. Y si se tienen en cuenta los PER (veces que se repite el beneficio por acción en el precio) proyectados a diciembre, el coste implícito del capital supera con holgura el 12%.

Por el contrario, el retorno sobre el capital de los bancos (ROE) está en casi todos los casos por debajo del 10%, salvo Bankinter y BBVA, entidad que tampoco alcanzaría el coste implícito del capital. La actividad bancaria en España tiene un ROE castigado por los tipos bajos y la presión regulatoria de entre el 6% y el 7%, ligeramente por encima de la media europea, pero lejos del coste del capital.

Por ello, entre los principales retos para la banca, según Delgado, está “mejorar los niveles de rentabilidad en un entorno competitivo cada vez más agresivo debido a la aparición de nuevos competidores no bancarios y a la irrupción de nuevas tecnologías”, para lo que cree que “es preciso que las entidades revisen sus modelos de negocio”. El supervisor también vigila que no se venda por debajo de coste, y evaluará "las políticas de concesión de crédito de las entidades".

¿Culpables de la baja rentabilidad?

Mario Draghi y Luis de Guindos, presidente y vicepresidente del Banco Central Europeo (BCE), rechazaron en los últimos días que los tipos bajos sean la razón de las rentabilidades reducidas del sector, aunque abrieron la puerta a medidas paliativas. A juicio del banquero italiano, hay bancos con niveles de retorno sobre el capital aceptables por sus niveles de eficiencia, diversificación de ingresos y la digitalización.

Las fusiones permiten mejorar en estos conceptos. El BCE rotó el año pasado en su “obsesión por la solvencia hacia la rentabilidad, según fuentes del mercado, aunque ahora comparte ambas metas por igual. Así, identificó 24 bancos más rentables que los otros 100 dentro del grupo de entidades significativas, y aunque no encontró un patrón claro, sí presiona a los que tienen problemas para alcanzar el coste del capital con fusiones.

Las operaciones corporativas permiten sinergias por duplicidades a costa de recortes de oficinas y empleos, mejores condiciones de financiación por tamaño, mayor facilidad para invertir en digitalización y más posibilidades de diversificar ingresos. Liberbank y Unicaja anunciaron en diciembre que están negociando una fusión, mientras que Deutsche Bank y Commerzbank, los dos mayores bancos alemanes, están haciendo lo propio. Josep Oliu, presidente del Sabadell, dejó la puerta abierta la semana pasada al estudio de una operación con Bankia. En cualquier caso, los bancos necesitan gastar antes de ahorrar en costes, ya que los procesos de reestructuración son caros.

Nuevamente, el capital es clave. Cuanto mayor sea el nivel, más fácil será que los bancos fusionados puedan llevar a cabo movimientos de este tipo. Además, el BCE quiere que los bancos sean capaces de generar capital de forma sostenible, especialmente si el ciclo económico se deteriora, para lo que la rentabilidad es clave. Por ello, aprieta con el mencionado 12%.

En España, aunque todas las entidades cumplen el mínimo regulatorio, Santander, BBVA, Bankinter, CaixaBank y Sabadell, sobre el que el mercado ha puesto el foco, tienen ratios de capital de máxima calidad (CET1 ‘fully loaded’) por debajo del objetivo no vinculante del 12%.

Para llegar a esta ratio que reclaman los supervisores y también los inversores ante el deterioro del cuadro macro, los bancos necesitan elevar en 8.000 millones de euros su capital si quieren alcanzar el 12%. Sin embargo, esta reclamación no es nueva, aunque cada vez es más efusiva como ha mostrado Delgado, que ha pedido más esfuerzos para reforzar el capital y cumplir con los pasivos elegibles (emisiones para MREL) con los que “fortalecer su situación financiera” y “continuar avanzando en la reducción del volumen de activos deteriorados y adoptar políticas de provisiones coherentes con el nivel de riesgo asumido”.

La subgobernadora recuerda a los banqueros españoles que “aunque en comparación con la media europea las entidades españolas presentan unos niveles de apalancamiento bajos, no es menos cierto que, pese a los esfuerzos que han realizado en estos últimos años, sus ratios de capital siguen presentando niveles claramente inferiores a los de sus competidores”.

Margarita Delgado también ha pedido esfuerzos para mejorar la reputación de la banca, tan dañada últimamente con sentencias judiciales en favor de los clientes o con el caso Villarejo y BBVA. “Se debe producir un cambio cultural en el modo en que las entidades se relacionan con su clientela, afirma. “Para desarrollar y extender esa nueva cultura es fundamental el compromiso de los órganos de gobierno y su implicación, en aspectos como el diseño y la gobernanza de los productos que comercializa la entidad o los mecanismos de incentivos al personal de ventas”, añade la subgobernadora.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
11 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios