SUBEN DEL 2,21% AL 2,38%

Las hipotecas se encarecen al nivel de 2015 y se comen la bajada de impuestos de Sánchez

Las entidades suben el precio de las hipotecas por tercer mes consecutivo tras la sentencia del Supremo por el IAJD y el decreto del Gobierno para imponer el coste a los bancos

Foto:

"Nunca más los españoles pagarán este impuesto, lo asumirá el sector financiero". Con estas palabras, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, zanjó la polémica desatada por los vaivenes del Tribunal Supremo sobre el impuesto de actos jurídicos documentados (IAJD) que grava los préstamos hipotecarios. El Ejecutivo corrigió la sentencia definitiva, que liberaba a los bancos de abonarlo, con un decreto que les forzaba a asumirlo. Sin embargo, el tiempo ha dado la razón a los que pronosticaron que esta factura acabaría trasladándose a los clientes.

El tipo medio (TAE) al que concedieron hipotecas los bancos ha subido en febrero hasta el 2,38%, su nivel máximo desde noviembre de 2015, según los últimos datos del Banco de España. En septiembre, antes de que el Supremo abriese la polémica con su primer cambio de criterio, el precio de las nuevas hipotecas estaba en España en el 2,21%. En el momento de la reacción del Gobierno de Pedro Sánchez con un decreto, finales de noviembre, el tipo medio estaba en el 2,25%, 13 décimas por debajo del nivel actual.

Este repunte del precio de las hipotecas supone un encarecimiento de unos 1.900 euros en la vida de un crédito medio (125.000 euros a 20 años) respecto a los préstamos concedidos en octubre. Así, un cliente que contratara una hipoteca antes del decreto de Sánchez pagaría alrededor de 155.000 euros durante la vida total del préstamo, en el supuesto de que no se moviera el euríbor durante los 20 años. Tras el decreto, el precio ha subido a casi 157.000 euros.

Estos 1.900 euros de más en el coste de las nuevas hipotecas se han comido ya todo el efecto del decreto de Sánchez. Si se compara con los precios de septiembre, justo antes de que las sucesivas correcciones del Supremo inocularan la incertidumbre del mercado, el encarecimiento de la hipoteca media asciende a 2.664 euros. Un crédito para la compra de la vivienda medio paga entre 600 y 1.800 euros de IAJD en función de la comunidad autónoma.

Subida del euríbor

Desde el momento en que estalló la polémica por el impuesto de las hipotecas, los banqueros españoles fueron claros en que trasladarían al menos una parte del coste a los clientes. Así lo señaló por ejemplo María Dolores Dancausa, consejera delegada de Bankinter: "No podemos dar hipotecas que no sean rentables, no se puede vender por debajo del coste".

Junto al efecto del 'decretazo', también ha influido la subida que experimentó el euríbor desde finales de 2018, pero este movimiento explicaría menos de una tercera parte de la apreciación de las hipotecas. Este índice de referencia se movía en el -0,15% en octubre, y se situó en el 0,11%. Aun así, el BCE confirmó este lunes que el euríbor ha vuelto a dar un giro a la baja tras la decisión de retrasar la subida de tipos de interés.

Mario Draghi, presidente del BCE, y Pedro Sánchez, presidente del Gobierno.
Mario Draghi, presidente del BCE, y Pedro Sánchez, presidente del Gobierno.

Otro factor que empuja a las hipotecas al alza es la presión del BCE y los mercados para que los bancos españoles aumenten sus ingresos, como vía para mejorar la debilitada rentabilidad. El retorno sobre fondos propios (ROE) del negocio en España de las entidades estaba a mediados del año pasado en el 6,2%, según el último 'Informe de estabilidad financiera'. Un nivel en línea con la banca europea (6,9%) y muy por debajo de lo que pide el mercado (cerca de un 10%).

Por ello, los reguladores llevan años pidiendo que los bancos tomen medidas para elevar sus ingresos, con mayores comisiones, y vigilen de cerca que no se concedan créditos a pérdidas.

Actividad al alza

El encarecimiento de las hipotecas no ha impedido que siga creciendo la nueva concesión de este tipo de créditos. En febrero, los bancos prestaron 3.405 millones para la compra de viviendas, un 6% más que en enero y un 4,7% más que en el mismo mes de 2018. Aun así, la nueva producción es incapaz de compensar las amortizaciones, con lo que el saldo vivo sigue cayendo.

Los tipos de la nueva financiación se mantuvieron estables en otros segmentos como los créditos al consumo, en el 8,6%, y cerca de mínimos en empresas: 2,7% para las pymes, y en torno a un 1,5%-1,6% para las medianas y grandes compañías.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
51 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios