EN PLENA TEMPORADA DE RESULTADOS

El S&P 500 aguanta al filo de los máximos históricos tras borrar las caídas de antaño

Pese a cotizar plano el miércoles, el índice ha alcanzado en las primeras horas de la sesión máximos del año, en un entorno que, sin embargo, todavía guarda mucha incertidumbre

Foto: iStock
iStock

Wall Street vuelve a la euforia del verano de 2018. El S&P 500 ya ha borrado las caídas acusadas en la segunda parte del año, poco después de que en agosto el índice superase la racha alcista más larga de la historia. Pese a cotizar plano el miércoles, el índice ha alcanzado en las primeras horas de la sesión el umbral perdido desde octubre, cuando alcanzó máximos históricos por última vez. No en vano, el parqué neoyorquino acumula una subida del 24% desde los mínimos alcanzados en Noche Buena.

Si se mira al rendimiento del S&P 500 en los últimos diez años, el índice ha subido un 436%, en un contexto de política monetaria laxa, crecimiento económico y el impulso de algunos sectores como el tecnológico (un alza del 698%) o el consumo discrecional (un avance del 786%). Sin embargo, en los últimos meses, la pausa en la normalización económica, la publicación de algunos datos macroeconómicos y resultados corporativos débiles y tensiones geopolíticas como la guerra comercial han desatado el nerviosísmo de los inversores hasta terminar en caídas bursátiles, huídas de los fondos de inversión y hasta anomalías como la inversión de la curva invertida.

"El máximo del S&P 500 supone otro hito para el 'bull market' menos querido de la historia", explica Ritu Vohora, directora de inversión del equipo de renta variable de M&G. "Con tal nivel de desconfianza por parte de los inversores, y las posiciones tan defensivas, puede que este récord del índice sea una victoria pírrica".

No en vano, está por confirmar si las alzas están fundadas o son un mero espejismo. Por un lado, pese a que la temporada de resultados en EEUU (que empezó hace dos semanas con los resultados de JP Morgan y Wells Fargo) está siendo relativamente buena, todavía quedan muchas empresas por presentar cuentas. Del mismo modo, las negociaciones comerciales entre EEUU y China todavía no han llegado a un acuerdo y todavía está en el aire si la Reserva Federal mantiene tipos o —tal como se teme el mercado— los baja este año. Es decir, la principal incógnita es si la desaceleración económica se materializará en una recesión a corto plazo o si, por el contrario, apenas ha sido un susto.

Durante la sesión del miércoles, con todo, ha sido tranquila, con un descenso del 0,10%, perdiendo los récords (2.935 puntos) que había afianzado a primeras horas de la jornada, tras borrar oficialmente las pérdidas con el cierre del martes en los 2.933 puntos. Tras los resultados presentados el martes por Twitter, Harley Davidson y Coca-Cola, el miércoles Wall Street ha recibido las ansiadas cuentas de Boeing, que avanza un 0,37%. La empresa es el fabricante de los aviones que sufrieron los accidentes mortales en Etiopía e Indonesia de los últimos meses —unos eventos que han llevado a suspender su publicación de perspectivas para el año según gestiona el calvario del 737 MAX—.

Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios