nada es para siempre...

La racha alcista más larga de Wall Street: ¿cuándo dejará de correr 'el toro'?

Tras nueve años y medio sin caer más de un 20%, El S&P afianza el 'bull market' más duradero de su historia, pero ciertos factores ya ponen nerviosos a los inversores

Foto: La estatua del toro en Wall Street (Nueva York) simboliza las etapas en las que los mercados están fuertes. (Reuters)
La estatua del toro en Wall Street (Nueva York) simboliza las etapas en las que los mercados están fuertes. (Reuters)

El miércoles, Wall Street perdía la oportunidad de alcanzar máximos anuales tras cerrar la sesión plano, en los 2.861 puntos. Sin embargo, fue un día histórico: el índice S&P 500 cumplió 3.453 días de racha alcista, lo cual supone el 'bull market' más largo de su historia. Las subidas del selectivo estadounidense están viejas y, ante el fin de ciclo económico y los tambores de guerra comercial, los inversores se preguntan si quizá este 'rally' no está demasiado anciano como para aguantar las penurias.

Tras recuperarse de las pérdidas acusadas en el estallido de la crisis financiera, la bolsa neoyorkina lleva nueve años, cinco meses y 13 días al alza. Lo que los anglosajones tildan de 'bull market' ('mercado toro' si se traduce literalmente del inglés) no tiene una definición fija, pero por lo general se trata de una racha en la que el mercado aumenta de forma constante, sin llegar a caer más de un 20% respecto a los máximos alcanzados durante ese periodo de tiempo.

Los mercados alcistas no tienen porqué morir de viejos. Según explica Tom Stevenson, director de inversiones en Fidelity International, "la extensión récord del rally actual no es razón suficiente para pensar que el fin está cerca, sin valoraciones excesivas o una confianza inversora sumamente optimista", explica el analista. "Sí, el 'bull market' está viejo ya, pero creo que puede extenderse todavía más".

Es difícil saber a ciencia cierta cuando una temporada de bonaza está a punto de llegar a su fin. Desde marzo de 2009, el índice principal de la bolsa estadounidense ha subido más de 323% - una subida que pocos habrían llegado a predecir tras los mínimos de octubre de 2007. Sin embargo, se perfilan nubarrones oscuros en el horizonte: los inversores temen el impacto del proteccionismo de la administración de Donald Trump y las guerras comerciales que pueda traer, un dólar robusto y la retirada del estímulo de los bancos centrales a golpe, además, de la subida de los tipos de interés

"La bolsa estadounidense ha registrado la racha alcista más extensa de su historia, alargada en un principio por la liquidez ofrecida por la Fed en los últimos diez años", explica por su parte Sandra Crowl, miembro del comité de Inversión de la gestora Carmignac. "2018 es distinto debido al comienzo de la reducción de la Fed la hoja de cuentas de los 4.500 millones de dólares a los 2.500 - 3.000 millones en los próximos años. El mercado bursátil no ha ni pesetañeado y ha continuado avanzando". Cabe recordar, sin embargo, que esta buena racha es el más larga pero no la que más dinero a dado: el premio se lo lleva el alza de los noventa, donde desde octubre de 1990 hasta marzo de 2000 el S&P 500 se revalorizó un 417%.

"Es cierto que [el S&P 500] es uno de los mercados bursátiles más defensivos y consistentes del mundo. Más del 30% de su capitalización está compuesto de empresas del e-comercio y tecnológicas que han catapultado a los mercados estadounidenses a subir", matiza la consultora. "Estos nuevos 'defensivos' tienen unos resultados de crecimiento excepcionales con una generación de caja abundante y no deberían verse muy lastrados por la subida de los tipos de EEUU. Aun así se espera que haya una leve recogida de beneficios ya que algunos valores están cotizando por encima de la media".

Sin embargo, Matt Benkendorf, CIO de Quality Growth, opina que un escenario de mayor volatilidad como el que puede presentarse en un mercado alcista maduro con riesgos puede generar oportunidades para los inversores. "Aunque parezca contradictorio, nosotros como inversores damos la bienvenida a titulares sobre la guerra comercial o la subida de los tipos de interés", explica el directivo.

Benkendorf justifica que "estos factores están favoreciendo un ambiente de inversión más volátil y eso puede permitir a los 'stock pickers' como nosotros no sólo encontrar nuevas ideas de inversión, sino también demostrar las virtudes de tener una cartera compuesta por negocios de alta calidad que puedan defenderse bien en mercados bajistas".

De momento, la víspera del jueves da comienzo a la reunión de los dirigentes de los grandes bancos centrales del mundo en la cumbre de Jackson Hole, que durará hasta el fin de semana. Está previsto que el presidente de la Reserva Federal de EEUU, Jerome Powell, comparezca el viernes ante los asistentes en un momento en el que todavía resta incertidumbre por el futuro de la política monetaria estadounidense y apenas días después de que el presidente Donald Trump alegase que no está "entusiasmado con la subida de los tipos de interés".

"Los mercados alcistas no se mueren de viejos", insiste Stevenson. "Los mata la Reserva Federal. Si Powell puede resistir la tentación de reestringir [la economía] demasiado rápido, el 'bull market' permanecerá intacto".

Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios