santander am se suma a la sostenibilidad

El nuevo reto de Lola Solana: demostrar que una empresa ética también es rentable

Santander AM registra en CNMV un nuevo fondo de inversión de bolsa que está llamado a convertirse en el producto estrella de su gama sostenible que puso en marcha en enero

Foto: Lola Solana, gestora de Santander Asset Management.
Lola Solana, gestora de Santander Asset Management.

Después de llevar a lo más alto el fondo de pequeñas y medianas empresas del Banco Santander, su gestora más mediática, Lola Solana, se ha puesto un nuevo reto: demostrar que una empresa que es ética y sostenible, también puede ser rentable. Para ello, Santander AM ha lanzado un nuevo fondo de inversión de bolsa, el Santander Sostenible Acciones, que está llamado a convertirse en el producto estrella de su gama sostenible que puso en marcha a primeros de año con dos mixtos.

La oferta de estos tres fondos sostenibles es una nueva baza comercial de la gestora, que espera que tenga éxito en la red. Banco Santander ha tenido un inicio de año peor que el resto de grandes jugadores en la venta de estos productos, clave para diversificar los ingresos en un momento en el que la banca tiene problemas para aumentar su rentabilidad por los tipos al 0%. En mayo, según el último dato disponible de Inverco sobre fondos españoles, Santander AM tuvo reembolsos netos de 76 millones de euros, quedando con un patrimonio de 38.568 millones de euros, tercera en el ranking. En el acumulado de 2018 la entidad ha captado 270 millones de euros, lejos de las cifras de más de 2.000 millones de BBVA AM o de 1.500 millones de CaixaBank AM.

Así, los productos sostenibles son una nueva apuesta de la entidad con la que espera tener un nuevo impulso comercial, aprovechando las capacidades de su gestora estrella. En un momento en el que la tendencia del sector se dirige hacia las nuevas tecnologías, el blockchain y la inteligencia artificial, Solana prefiere apostar por lo emocional, las personas y la gestión activa. Y por sostenible entiende no solo empresas que tengan un impacto positivo en el medio ambiente, sino que además tienen que se empresas que trabajen activamente en mejorar la sociedad y que sean éticas en la manera de ser gestionadas.

Por ello, para entrar en el universo de este nuevo fondo de valores europeos de cualquier tamaño, una empresa tiene que cumplir con tres requisitos: buen rating de sostenibilidad, que sea solvente financieramente y ética en el negocio. Si falla uno de ellos se queda fuera de la cartera, explica Solana.

"Queremos demostrar que una empresa sostenible puede ser rentable y no hay nada más sostenible que una empresa ética”, afirma Solana que asegura que cuando tiene la "más mínima sospecha de que puede haber fraude o se están tergiversando las cuentas, o se ve implicada en una mínima controversia ese valor está automáticamente fuera de la cartera, sea con pérdidas o con ganancias, no la quiero".

Se ve implicada en una mínima controversia ese valor está automáticamente fuera de la cartera, sea con pérdidas o con ganancias, no la quiero

El fondo 100% de renta variable, que se ha registrado este fin de semana en la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), es el tercero de la nueva gama sostenible del Santander, que lanzó el pasado mes de enero Santander Sostenible 1 y Santander Sostenible 2, ambos mixtos, con un mínimo del 75% y del 50% de renta fija respectivamente, gestionados por Solana en la parte de renta variable y por Carmen Borondo como gestora de renta fija. El Santander Sostenible Acciones tendrá como índice de referencia o 'benchmark' el MSCI Europe, una comisión de gestión del 1,6% y un 0,1% de depositaría.

Solana contará con un equipo de tres personas, cuatro con ella, dedicado a analizar todas las compañías del espectro de inversión y, aparte, la gestora cuenta con un departamento de análisis de controversia que se encarga de monitorizar cualquier problema que pueda surgir, chantajes, fraudes, actuaciones negativas que se le puedan escapar a los gestores y dan la voz de alarma.

Cuadrillas de 'sacadores de corcho en la dehesa salmantina
Cuadrillas de 'sacadores de corcho en la dehesa salmantina

En este sentido, es escenario de inversión se ha ampliado a toda Europa porque, como reconoce la propia Solana a Cotizalia, el mercado español "se quedaba muy corto". Aún así, se pueden encontrar buenas empresas que encajan en la filosofía del fondo que, en general, deben ser compañías sin deuda, con márgenes altos, con beneficio y sostenibles en todos los ámbitos.

Impacto medioambiental y social

Por ejemplo, hay sectores que quedan directamente fuera del radar como las petroleras o aerolíneas, que "por mí rentables que sean, contaminan muchísimo", adelanta la gestora. Por el contrario, aquellas empresas de energía renovable o dedicadas al transporte eléctrico como puedan ser los trenes sí, porque además de ser el medio de transporte más limpio, hacen además un gran bien para la sociedad sacando del aislamiento hasta la región más remota.

En este sentido, Solana asegura que quiere "que el cliente tenga la sensación de que está comprando empresas que hacen que este mundo sea mejor y para ello la red no sólo va a saber en qué invierte el fondo, sino que va a conocer lo que hace cada una de sus principales apuestas para, primero, convencerse de ello y luego poder explicarlo".

Así, hay dos tendencias diferenciadas, por un lado las empresas con un impacto medioambiental, como puedan hacer aquellas que hacen por la reforestación de los bosques (Corticeira Amorin), la gestión de residuos (Befesa o Veolia), energía renovable (Acciona o Vestas) y movilidad (Valeo); y, por otro, aquellas compañías con impacto social ya sea porque su modelo de negocio está dirigido al envejecimiento de la población (GN Store o Essilor), salud (Novartis o Roche), agroalimentación (Unilever, DMS o Viscofan) o conectividad (Orange).

Estos mismos criterios también se aplican en la parte de renta fija en la que invierten los dos mixtos, el Santander Sostenible 1 con un peso mínimo del 75% de deuda y el Santander Sostenible 2 con al menos un 55% de renta fija. La responsable de esta inversión es Carmen Borondo. Para que un bono sea compatible con estos fondos el emisor debe cumplir idénticas características que para la renta variable. La decisión de invertir dependerá del "análisis fundamental, tendencias de crecimiento, apalancamiento y rating de la empresa o duración", señala Borondo. En este sentido, pone como ejemplo bonos verdes o emisiones dedicadas a la financiación de inversiones enfocadas con mejoras sociales o con el respeto al medio ambiente.

Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios